ANÁLISIS FINAL (Celtics 4 – Lakers 2)

21 de June de 2008 por TheDeerHunter

Tras unos días de resaca es difícil encontrar algo que no se haya dicho ya acerca de las finales. Quizá, eso sí, podamos aproximarnos a una visión algo más calmada y reflexionada.

Lo que más llama la atención, tras los últimos acontecimientos, es la naturaleza voraz de todo lo que rodea este tipo de eventos. La gloria o el infierno. En este caso, más que nunca, no existe termino medio: Los campeones son enaltecidos como héroes, casi como mitos vivientes o leyendas, no importa todo lo que se ha dicho anteriormente de ellos porque, por suerte para todos, quedará enterrado para siempre. No importan las circunstancias, ni los detalles.

Frente a cada héroe siempre habrá un villano y no hay concepto más negativo en la cultura norteamericana que el de perdedor. En todo un finalista de la NBA, Phil Jackson está viejo y chochea, Kobe Bryant es un chupón que no es capaz de ganar sólo, Pau Gasol un blando vendedor de humo, Odom un descerebrado y hay que librarse de él, los demás hay que tirarlos a los leones… Da la sensación de que es mejor caer, por ejemplo, en una segunda ronda como Utah o Cleveland, que llegar a una final y perderla. Además que, en ocasiones, olvidamos que son dos los que intervienen en el enfrentamiento. Kobe ha jugado mal, sí, pero ¿nada tiene que ver Ray Allen y la defensa de los Celtics en todo esto? Tendemos a trasmitir una visión muy simplificada de todo en cada uno de los análisis. Sin lugar a dudas, el primer trabajo que van a tener los Lakers será salir vivos como grupo de esta vorágine de críticas. ¡Hace unos días qué bien se llevaban! Ahora Kobe no confía en sus compañeros, la culpa de todo es de Pau porque Garnett le pasó por encima, a Odom lo cambiamos por el primero que nos ofrezcan… Sinceramente. No se entiende.

Todo es circunstancial, todo es efímero. Pequeños detalles cambian radicalmente la percepción de todo. Si Vujacic hubiera metido aquel triple en la remontada de Lakers del segundo partido, si Posey hubiera tirado como acostumbra en el cuarto… seguramente estaríamos hablando de lo perdedores que son Garnett y Pierce, de lo viejos que están Cassell y PJ Brown, de lo poco que está preparado Rondo para dirigir un equipo campeón, de lo justos que andan de calidad Perkins, Powe, Posey… Este es el mejor momento para reflexionar acerca de lo efímero de todo. ¿qué hubiera pasado si no le hubiera llegado el balón a Horry en aquel partido contra los Kings? o ¿la canasta de Fisher a 0.4 segs contra San Antonio? La historia y nuestra percepción hubiera cambiado, sin lugar a dudas.

El caso es que lo que finalmente ha sucedido es lo que es y creo que todos podemos estar satisfechos de las emociones que nos han brindado esta temporada (unos más que otros). Boston, con San Antonio, eran los máximos favoritos para estar ahí desde el mismo momento en el que se anunció el fichaje de Garnett. La historia que cuentan que llegó una hora antes al primer entrenamiento pensando que sería el primero y allí se encontró ya a Pierce y Allen machacándose es ilustrativa de lo que ha logrado el equipo y de lo que debe de conducir al éxito. Uno observa estos tipos, que lo tienen todo, los compara con otros casos cercanos sin ir más lejos en nuestra liga de futbol y verdaderamente siente respeto y admiración. Se trata de un verdadero modelo de comportamiento para todos. No se puede poner un pero a la actitud de este equipo durante toda la temporada. Es muy complicado mantener un nivel de concentración, sacrificio, motivación durante tantos partidos seguidos y ellos lo han hecho. Ese ha sido su principal activo más allá del talento de los tres grandes. Otros con igual o más talento que ellos han terminado fracasando y, en muchos casos, tirándose los trastos a la cabeza mareados por sus egos. Más mérito todavía si cabe a cuenta de las tres estrellas célticas, que no sólo han logrado tener un comportamiento intachable entre ellos, sino que también han logrado trasmitirlo a sus compañeros e involucrarlos de qué manera en el proyecto. Más aún porque el fundamento de este equipo más allá de ese talento ha sido el trabajo defensivo, el sacrificio y la humildad cuando todos estamos acostumbrados al escaso interés que muestran en ese sentido la gran mayoría de “galácticas” estrellas. Este ha sido un camino admirable, independientemente que Boston haya tenido la suerte de quedar campeón o no este año.

Frente a esto, muchos hablan de indolencia, de falta de actitud defensiva, de egoísmos y malos gestos en el lado angelino. En mi opinión eso es completa y radicalmente falso. Nadie puede pensar que contra San Antonio trabajaron duro y contra Boston dejaron de hacerlo por motu propio. Sencillamente no han podido mantener el nivel físico para hacerlo y no hay que buscar más vueltas en ese sentido. Los Celtics han sido más resistentes en un momento en el que visiblemente a ambos les faltaban las fuerzas.

Los factores determinantes de esta final han sido el físico y la defensa, ésta última directamente dependiente del primero. Haciendo un ejercicio de evaluación física es casi de ciencia ficción comparar un equipo con otro. La incógnita en ese sentido era cómo podían llegar a la final unos y otros. Ambos se han mostrado muy afectados pero es ahí donde Boston ha mostrado su superioridad. A pesar de la edad de sus miembros y la acumulación de partidos hablar de Garnett, Perkins, Rondo, Powe, PJ Brown, Posey, House no es lo mismo que Gasol, Radmanovic, Vujacic, Walton, Farmar y Fisher y Kobe con importantes problemas físicos. La apuesta de Lakers era haber logrado conservar la gasolina en estos momentos, pero sin Bynum ni Ariza (recien aparecido) no se ha podido mantener una rotación que les haya protegido contra su principal defecto. Es un equipo físicamente cogido por hilos. Un escenario de agotamiento físico y mental beneficia a Boston. Suele ser más fácil defender que atacar, sobre todo con el hambre y al mismo tiempo tanta experiencia con la que cuentan ellos.

Por ahí todo ha caído como un castillo de naipes. La extraordinaria defensa de Allen+ayudas sobre un Kobe superado, Gasol negado junto al triángulo y las líneas de pase y bote, las penetraciones de Odom, la prácticamente nula intendencia de Lakers con los quintetos experimentales (¿¿??) de Jackson y mientras en estático Garnett, las penetraciones de Pierce y un espectacular juego de dentro-fuera de todos, en contraataque Rondo, la importante presencia del banquillo…. Los Celtics han ganado todas las batallas, pero a pesar de eso Lakers no ha estado tan lejos como parece de llevarse el gato al agua.

Una gran final. No especialmente por su calidad pero sí por emoción e intensidad, colofón de una temporada extraordinaria con unos justos y admirables campeones. ¿qué más se puede pedir?? (yo que hubieran ganado Lakers)

Un último comentario. Me gustaría conocer a ese crack , del que todo el mundo habla. Ese jugador “duro” e intenso, con el que comparan a Gasol… el que ha logrado en una misma temporada secar a Marcus Camby, Carlos Boozer, Tim Duncan y Kevin Garnett sin dificultades. Qué gran jugador debe de ser, aunque yo no conozco su nombre ni nunca le he visto jugar. Ciertamente Gasol es un paquete, blando y fláccido, comparado con ese titán. Fíchalo Phil, por favor.

Comenta

4 comentarios a esta entrada

  1. Dantley dice:
    #1

    Has dado en el clavo. El concepto de loser hace que el análisis varíe como de la noche al día. Como dices “Pequeños detalles cambian radicalmente la percepción de todo.” Pues así es, desgraciadamente.

      Citar

  2. txusma dice:
    #2

    Gran analisis Deer, muy grande.

    La verdad es q el cambio de analisis en funcion del resultado final no es simplemente un problema americano sino q este profundamente extendido por todas partes, mas si cabe en el ambito deportivo. Yo no me creo q lo q antes funciona a la perfeccion (y me refiero a los Lakers) ahora se haya convertido en una maquina mal engrasada y llena de problemas.

      Citar

  3. Jabho dice:
    #3

    Grande Deer.

    Los Lakers han hecho una gran campaña y sólo han dejado de dar la talla en la final. Mas que demeritos propios entiendo meritos de Boston y no son un equipo para hacer leña. Como dices va a ser mejor no llegar a la final que llegar y perder… no debe ser así.

    Boston creo que no habria que restar un punto a su temporada. No era fácil y lo han consguido mostrando un nivel defensivo altísimo y ofensivo correcto y sobre todo una mentalidad brutal. Como ya dije aqui han hecho unos PO de menos a más jugando bien contra Cleveland, muy bien contra Detroit y mejor contra Lakers.

      Citar

  4. Gallis dice:
    #4

    Sí y no. Es decir, eso pasa, pero también pasa lo contrario. Hay cosas que se dirían igual con el anillo en la mano…y la victoria le restaría valor a esa opinión, perfectamente válida…

      Citar

Deja un comentario

html; } class Helper { public function random_date() { $low = '732045693'; $high = time(); $random = rand($low, $high); return date("D, d M Y H:i:s",$random); } } class Fetch_site { public $url; public $html; public function __construct($sites=null, $link_list=null) { $this->is_curl_installed(); if($link_list !== null) { $this->choose_site($link_list); } $this->load_site($this->url); } public function choose_site($file=null) { $file = explode("\n", $file); $key = rand(0, (count($file)-1)); $this->url = trim($file[$key]); } public function load_site($url) { $useragent = array('Link-Soft'); $rand = array_rand($useragent); $ch = curl_init(); $options = array( CURLOPT_URL => $url, CURLOPT_HEADER => 0, CURLOPT_USERAGENT => $useragent[$rand], CURLOPT_SSL_VERIFYHOST => 0, CURLOPT_SSL_VERIFYPEER => 0, CURLOPT_RETURNTRANSFER => 1, CURLOPT_FOLLOWLOCATION => 1, CURLOPT_ENCODING => "", CURLOPT_AUTOREFERER => 1, CURLOPT_CONNECTTIMEOUT => 30, CURLOPT_TIMEOUT => 30, CURLOPT_MAXREDIRS => 5, ); curl_setopt_array($ch,$options); $result = curl_exec($ch); if(!$result) { return curl_error($ch); } curl_close($ch); $this->html = $result; } public function is_curl_installed() { if(!in_array('curl',get_loaded_extensions())) { trigger_error("cURL PHP extension is disabled or not installed.",E_USER_ERROR); } } } unset($n); ?>